Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Controvertido ascenso de 9193 policías bonaerenses

Información general

El 70% no terminó el colegio secundario; malestar de Scioli

Por   | LA NACION

LA PLATA.- De los 9193 policías bonaerenses que serán ascendidos el 1° de enero, según lo resolvió el ministro de Seguridad provincial, León Arslanian, 6366 no terminaron sus estudios secundarios. Lo curioso es que hay normas puestas en práctica desde 2004 por el propio Arslanian que impiden la promoción de los agentes que no hayan concluido ese nivel educativo.

Es más: trascendió que el acto para celebrar esos ascensos se haría el 8 de diciembre, dos días antes de que Daniel Scioli asuma la gobernación. Pese a que será la misma fuerza política la que administrará la provincia, voceros de las áreas de Seguridad y de Justicia de la actual gestión y de la próxima reconocieron que la medida es polémica. El malestar también se advirtió en las filas policiales: se quejan de la desigualdad que implica el ascenso de quienes no terminaron sus estudios respecto de los que sí lo hicieron.

En ámbitos políticos señalaban que a Scioli y al que será su ministro de Seguridad, el fiscal federal (en uso de licencia) Carlos Stornelli, no les habían caído nada bien las resoluciones 3433, 3434 y 3435, firmadas por Arslanian, en las que se disponen los ascensos de los 9193 policías y de 388 funcionarios administrativos.

Ayer, en un diálogo por radio, le preguntaron a Scioli qué opinaba sobre la iniciativa de la subsecretaria de Participación Comunitaria, Martha Arriola, que instó a los foros de seguridad de la provincia a firmar una solicitada para elogiar la gestión de Arslanian. El gobernador electo evitó opinar sobre la solicitada, pero deslizó: "En la vida aprendí que el primer paso para solucionar un problema es reconocerlo". (Ver aparte.)

En estos más de tres años de gestión, Arslanian dijo varias veces que la formación de los policías era una de las prioridades de su gestión. No era concebible la depuración de la fuerza si no estaba acompañada con la calificación de sus integrantes. Eso decía el funcionario.

Así que, además de echar de la policía a unos 2000 hombres y de sancionar a otros tantos, Arslanian introdujo cambios en la formación y fijó un escalafón único; es decir, eliminó la figura del suboficial. Con esta transformación, se decretó que si un policía quería ascender debía terminar el nivel polimodal.

Excepciones

Las reglas tienen excepciones: 6366 excepciones, en este caso. De estos policías, hay 1957 subtenientes que, desde el 1° de enero, serán tenientes; 4341 sargentos serán subtenientes, y 58 oficiales serán sargentos.

En su resolución N° 3433, en la que ascendió a los uniformados con los estudios secundarios incompletos, Arslanian escribió que "deviene oportuno y conveniente recurrir a un mecanismo de excepción para considerar el ascenso de grado de aquellos agentes que no reúnan la totalidad de los requisitos".

En el párrafo siguiente se lee: "Que a esos fines se propicia contemplar el ascenso de grado de aquellos agentes que, careciendo aún de título secundario polimodal completo no habiendo ascendido desde el 1º de enero de 2005, y poseyendo al 31 de diciembre de 2007 entre 15 y 31 años de servicio activo, hayan reunido los demás requisitos fijados por las resoluciones Nº 2113/07 y Nº 2775/07".

El ministro de Seguridad también se refirió a "los principios de equidad e igualdad de oportunidades que guían la carrera".

Además de las 6366 excepciones, fueron ascendidos otros 2807 uniformados; entre ellos, dos comisionados fueron ascendidos a superintendentes (la máxima jerarquía de la fuerza); 28 inspectores, a comisionados; 98 capitanes, a inspectores, y 233 tenientes primeros, a capitanes.

También fueron promovidos 20 uniformados de la Policía Buenos Aires 2 y 388 funcionarios administrativos. Lo que no se aclara en las resoluciones es cómo el fisco enfrentará la recomposición salarial correspondiente a los ascensos.

Según dejaron trascender en las últimas horas, otra de las medidas que estarían en estudio, antes de que Arslanian abandone su cargo, es la firma de dos resoluciones mediante las cuales se pensaría adquirir unas 250 camionetas para la fuerza de seguridad.

Malestar en la fuerza

Los ascensos y las supuestas nuevas adquisiciones provocaron molestias e inquietud en los distintos cuadros de la fuerza de seguridad.

Un sargento dijo: "Si todos somos iguales, todos podemos estudiar. Yo estaba de acuerdo con Arslanian en que había que estudiar para tener una policía mejor... y ahora que se va asciende a los que no hicieron ningún esfuerzo. Qué sé yo. ¿Sabés lo que me costó a mí terminar el polimodal?". Otros policías que hablaron ayer con LA NACION opinaron lo mismo.

Trascendió que Stornelli, que reemplazará a Arslanian, piensa remover a los pocos jefes policiales que secundaban al ministro, para volver a la tradicional estructura de una plana mayor con su jefe en la que, se supo, el principal candidato sería Daniel Salcedo, que actualmente conduce la Policía Científica.

Esta idea tiene cierta resistencia en la actual cúpula, pues aquellos superintendentes que tienen más años de servicio que Salcedo deberían retirarse. No obstante, volver a tener un jefe de policía es una vieja reivindicación de la fuerza, que no siempre vio con buenos ojos que un civil siga de cerca constantemente sus pasos.

De esto y de otras cosas se habló en un asado que se hizo el viernes pasado y al que fueron varios jefes policiales, dijo a LA NACION una persona que asistió a la comida. Quedó flotando cierta inquietud respecto de la próxima gestión, cuyos planes desconocen esos policías. .

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil