Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Hacia el referéndum en Venezuela: un giro

Marisabel Rodríguez, de primera dama a incómoda opositora

El Mundo

Diálogo con la ex esposa de Chávez

CARACAS (De una enviada especial).- Cuando habla de él lo llama "este señor". Después de cinco años de matrimonio, María Isabel Rodríguez, ex esposa de Hugo Chávez y madre de su hija Rosinés, se convirtió en una de sus más feroces críticas y en una de las principales opositoras a su plan de perpetuarse en el poder.

Marisabel, como le dicen acá, que participó en la Asamblea Constituyente que reformó la Carta Magna en 1999, se sumó así a la larga lista de disidentes que pasaron de ser fieles seguidores del mandatario a convertirse en sus críticos más incómodos.

En un discurso televisado que tuvo gran repercusión, la ex mujer de Chávez, al que conoció cuando trabajaba como periodista, instó anteayer a los venezolanos a votar por el no y comparó la reforma con un "salto al vacío". Esta mujer de 43 años, de activa participación pública, que representa como nadie la polarización que ha dividido a cientos de familias en torno a Chávez, también pidió perdón por haber apoyado el proceso político de su ex esposo.

En un diálogo con LA NACION desde la ciudad de Barquisimeto, Rodríguez, que se casó en segundas nupcias con Chávez en 1997, se separó en 2002 y se divorció en 2004, advirtió que se está intentando llevar a cabo un "golpe de Estado" y afirmó que muchos chavistas están "muertos de miedo".

-¿Por qué se opone al cambio?

-Primero que nada, me opongo como ciudadana y como ex constituyente. No se puede hacer una reforma o enmienda que cambie el espíritu original del texto constitucional. Este tipo de modificación sólo procede a través de una Asamblea Constituyente. No pueden dar un golpe de Estado de esta naturaleza delante de nuestras narices y menos con el colectivo internacional siendo testigo de esto.

-¿Qué cree que puede cambiar en Venezuela si gana el sí?

-Si gana el sí gana la ilegalidad, gana el presidente y su gente. Pero a la vez también pierde, porque en un tiempo ganó con una mayoría absoluta y la demostración de inconformidad de un muy grueso número de venezolanos. Ellos mismos van a demostrarle que ya no manda con la misma autoridad ni asertividad, sino que lo hace con autoritarismo y con capricho. Perderíamos mucho porque perderíamos garantías, derechos, libertades, oportunidades. Perderíamos el país.

-¿Por qué pidió perdón?

-Porque aunque no tenga una responsabilidad directa sobre la forma en que se está conduciendo el país, siento que en un momento de la historia de este país fui parte de todo esto. Pedí perdón con el corazón para de alguna manera romper el hielo que han fabricado entre muchos venezolanos que están sintiendo la fractura entre familias. También, para tocar el corazón de tantos chavistas que están muertos de miedo por no perder sus trabajos, y decirles que cualquiera se equivoca, pero nunca es tarde para rectificar.

-¿Por qué se alejó del proyecto chavista?

-Me alejé cuando comencé a notar los visos de autoritarismo.

-¿Cómo describiría la personalidad de Chávez?

-No soy quién para juzgar la personalidad del señor presidente. Pero sí puedo decirte que cualquier ser humano que está expuesto a una gran cantidad de poder puede sucumbir a la idea de perpetuarse en él. Lo malo es que se crea imprescindible para los demás y les haga creer eso, y que manipule con que todo se acabará si él no está. Eso no es sano ni normal.

-¿Por qué se separaron?

-Me separé en 2002, justo después del golpe de abril, porque me convencí de que muchas de las cosas que ocurrieron en ese golpe se hubieran podido evitar si él hubiese actuado de una manera más coherente y hubiese escuchado mejor a su pueblo. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteAmado BoudouEl derribo del avión de Malaysia Airlines