Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Recuerdos de la crisis de 2001

Varios apostaron en contra del país

Domingo 02 de diciembre de 2007

Los meses anteriores que precedieron a la crisis de fines de 2001, que terminó con la devaluación del peso en el verano de 2002, es otro de los momentos que Hernán Iglesias Ille relata en el libro Golden Boys . Y de allí se extraen varias anécdotas de lo que fue aquel momento de decisiones millonarias.

"El 2001 de los traders fue mucho menos culposo y atribulado que el de los analistas: todos con los que conversé me confesaron, algunos con fanfarria, otros con tacto, que ya desde febrero sus posiciones estuvieron apostadas en contra de la recuperación de la Argentina. Quizá por esa costumbre de los traders de preferir pasar por malvados antes que por boludos, ninguno se atrevió a decirme que había perdido plata con la Argentina aquel año", cuenta el autor que ganó el Premio Crónicas Seix Barral en su primera edición, realizada en 2006.

Luego relata una declaración de un trader que no deja dudas respectos de los sentimientos encontrados que les provocaba a aquellos argentinos de Wall Street.

"No es una cuestión de moral; es mi trabajo. Si yo no gano toda la guita que puedo, me corren a un costado y ponen a otro. Es así de fácil", reveló una de las fuentes del autor.

Otro más gracioso prefirió hacer una comparación. "Es como si vos, porque tradeás petróleo, dijeras que estás estás haciendo un mal geológico [sic] . ¡Ja, ja! Cualquier cosa."

La caída de la fama

Pero más allá de los cuestionamientos internos de cada uno de los ejecutivos, el trabajo por entonces consistía en apostar al default.

"Para algunos argentinos de Wall Street, su trabajo, que había sido motivo de envidia y orgullo en sus familias, empezó a volverse sospechoso. Impulsada por el alto perfil de analistas y banqueros, su cercanía con el [Fondo Monetario Internacional] FMI y su influencia en las políticas más impopulares del gobierno, una inesperada contracorriente de opinión sacudió a los empleados de los bancos de inversión, príncipes de los 90 súbitamente reconvertidos en cipayos vendepatria", relata Iglesias Ille.

Pero las tormentas pasan también para los "pibes de oro" . El pago de la deuda al FMI y la salida de la Argentina de los mercados globales ayudaron a que las aguas fuesen más tranquilas. "En los últimos años, el panorama parece haberse calmado. Wall Street y sus golden boys ya no son castigados en público y a diario por los políticos nacionalistas, economistas heterodoxos y columnistas progresistas que revelaron en el centro de la escena al liberalismo dominante en los 90."

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.