Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fracasó la sanción de la ley de emergencia económica

La mayoría kirchnerista no logró que se prorrogara la norma antes del cambio de gobierno

SEGUIR
LA NACION
Jueves 06 de diciembre de 2007
0

Por primera vez en cuatro años y medio de absoluto dominio en el Senado, el kirchnerismo sufrió ayer un auténtico miércoles negro en esa cámara: fracasó en su intento de sancionar las prórrogas de la emergencia económica y de la vigencia de los impuestos a las transferencias financieras y a los cigarrillos, dos leyes clave para la administración de Cristina Fernández de Kirchner.

Ambas iniciativas serán discutidas el miércoles próximo, lo que obligará a la actual primera dama a tener que promulgar, cuando asuma la Presidencia, la ley de emergencia económica, que criticó desde su banca de senadora cuando se aprobó por primera vez, en 2002, en los albores del gobierno de Eduardo Duhalde, y cuya prórroga se negó a votar desde que Néstor Kirchner asumió la primera magistratura.

El fracaso kirchnerista obedeció a la negativa de la oposición, en particular del bloque radical, a votar ambas iniciativas. Pero también fue fundamental la llamativa ausencia de varios senadores kirchneristas a una sesión cuyo temario incluía, además, la ley de presupuesto nacional.

Pichetto no pudo disimular la tensión por el fracaso de la sesión; a su lado, el salteño López Arias
Pichetto no pudo disimular la tensión por el fracaso de la sesión; a su lado, el salteño López Arias. Foto: Gustavo Seiguer

Por la mañana, en una tensa reunión en la Casa Rosada, Cristina Kirchner había hablado con los responsables de los dos bloques oficialistas, Miguel Pichetto (Senado) y Agustín Rossi (Diputados), para tratar de unificar la comunicación entre el futuro gobierno y sus bancadas parlamentarias. Las iniciativas que el kirchnerisno no pudo sancionar ayer son de vital importancia para el Gobierno.

La emergencia económica es una amplia cesión de facultades legislativas al Ejecutivo para disponer en materia económica, cambiaria, laboral y sanitaria, entre otras áreas de la gestión, que le ha permitido al Gobierno llevar adelante su política sin requerir la previa aprobación del Congreso.

En ese sentido, ha sido esencial para renegociar los contratos con las concesionarias de servicios públicos. De hecho, de no prorrogarse volverían a regir los acuerdos del gobierno de Carlos Menem, que contemplan, entre otras medidas, actualizar las tarifas por la inflación de los Estados Unidos.

En tanto, la extensión de la vigencia de los impuestos a las transferencias financieras y a los cigarrillos pone en juego más de $ 15.000 millones de la recaudación, clave para sostener el superávit fiscal que le ha permitido al Gobierno llevar adelante su selectiva política de obras públicas. Y, debido a esto, el control de la relación con las administraciones provinciales.

Según las explicaciones oficiales, hubo una alineación de planetas (senadores que finalizan su mandato y no viajaron a Buenos Aires, problemas personales, la jura de algunos como diputados) que dejó al oficialismo, dos veces, sin el número de legisladores requerido para la sanción de las leyes. Pero en ámbitos oficialistas corrieron otras versiones. Una de ellas aseguraba que varios legisladores faltaron para mostrar su malestar por tener que aprobar una ley que Cristina Kirchner siempre se negó a apoyar.

Otra apuntaba a destacar la molestia de los senadores con el bloque de diputados oficialistas y su decisión de impulsar el inicio del debate de emergencia económica en la Cámara baja, lo que tiró por la borda el acuerdo que habían sellado con el radicalismo para tratar el proyecto del Gobierno, cumpliendo con los tiempos reglamentarios.

Entre las ausencias significativas se destacó la de Carlos Reutemann (Santa Fe), que al momento de votarse la habilitación sobre tablas de la emergencia económica estaba en el Senado, pero no en el recinto.

Como lo que se iba a discutir era el texto que la Cámara de Diputados aprobó anteayer y no tenía dictamen de comisión, el kirchnerismo necesitaba reunir los dos tercios de los presentes, que en ese momento eran 45. Obtuvo 28 votos (22 propios más seis aliados), dos menos que los necesarios.

En el segundo traspié, la ausencia de oficialistas fue aún más notoria. Como los impuestos no se distribuyen entre la Nación y las provincias según la ley de coparticipación federal, para votar su prórroga se requería el voto afirmativo de 37 senadores (mayoría absoluta). Pero al peronismo le faltaban por lo menos diez voluntades. Esto obligó a Pichetto a pedir la suspensión de la votación cuando el presidente provisional del Senado, José Pampuro, ya había solicitado que se prepararan para manifestar su voluntad.

"Salgan a buscar senadores, la puta madre que los parió", explotó Pichetto en dirección a los colaboradores del bloque una vez detenida la votación. No hubo caso.

Unas horas más tarde admitió en el recinto que los impuestos quedarían postergados para la semana próxima: "No tenemos número", confesó. El recurso al que apeló Pichetto salvó al Gobierno de un golpe más duro: de haber sido rechazado, el Gobierno se hubiese quedado sin los impuestos hasta el 1° de marzo, cuando empiece un nuevo año legislativo.

Ley de ministerios

Sin debate y por unanimidad, el Senado sancionó ayer la nueva ley de ministerios que le permitirá a Cristina Fernández de Kirchner asumir la primera magistratura con su gabinete de ministros en pleno. La novedad más importante es la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, cartera que hasta el momento no existe y que ocupará el investigador del Conicet Luis Barañao. La norma también amplía las facultades de Justicia y Derechos Humanos, que a partir del próximo lunes sumará el área de Seguridad, actualmente en poder del Ministerio del Interior.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas