Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cartas de lectores

Bastón presidencial. Inseguridad pública. Naufragio. Museo. Justicia opaca. Por qué fue citado. Celíacos en avión. La medicina. Puerto Madero

Lunes 10 de diciembre de 2007
0

Bastón presidencial

Se­ñor Di­rec­tor:

“La señora Feliza Libia Tejada, en su carta sobre el nuevo bastón presidencial, nos instruyó respecto del origen de la flor de cardo y la de ceibo, bastardeando la una por ser extranjera, y alabando la otra por ser autóctona, para ser incluida en ese bastón.

“Si bien la de ceibo es denominada «flor nacional», no por ello la de cardo deja de ser parte de la tradición argentina, al haberse expandido en abundancia y por largos años merced a la riqueza de suelos de nuestras pampas. Basta que la señora Tejada trasponga alguna vez la General Paz y compare cuántas flores de ceibo y cuántas de cardo encuentra y puede contar por kilómetro cuadrado, para comprobarlo.

“Por ello no coincido con la sorna dirigida al orfebre del bastón de mando de la futura presidenta por haber incluido una flor de cardo en el mismo. El señor Juan Carlos Pallarols sí contaba con idónea información, pues los símbolos no sólo pueden referir a lo autóctono, sino también a lo tradicional y la inspiración del artista es, en realidad, lo único que les da vida como lo que son.”

Rafael Mauro rafaelmauro@hotmail.com

Inseguridad pública

Se­ñor Di­rec­tor:

“A la luz de los hechos delictivos que se viven en la ciudad de Buenos Aires, me pregunto si el señor ministro del Interior del gobierno nacional tendrá en su agenda alguna reunión periódica con los comisarios de las distintas seccionales para analizar las investigaciones que, me imagino, se realizan para esclarecer los crímenes y atentados que se producen contra la vida de sus habitantes. Algunos hechos parecen reiterarse con exagerada crudeza en algunas zonas de la ciudad.

“Por otra parte, en el tránsito vehicular la violación de la luz roja y la circulación de vehículos con la patente tapada son cosa de todos los días. Sería deseable que los funcionarios se preocupen y se ocupen de solucionar estos problemas, que son de fundamental importancia para mejorar la vida de los ciudadanos.”

Norberto Ferreiro LE 4.420.102

Naufragio

Se­ñor Di­rec­tor:

“El naufragio del Explorer trae a la actualidad un tema que fue ampliamente debatido en innumerables circunstancias y foros: la experiencia antártica. La geografía, el mar, los hielos, la meteorología, son absolutamente distintos en este continente que en otras regiones de la Tierra.

“He tenido el privilegio de realizar cinco campañas antárticas. En dos de ellas como comandante de buque, el querido y recordado Bahía Paraíso, y en otra, como comandante de la Fuerza Naval Antártica. Por ello, me permito opinar sobre el tema.

“Es imprescindible que quien va a navegar esos mares con la máxima responsabilidad sobre la seguridad náutica de un buque, el capitán, tenga experiencia previa. Esto quiere decir simple y estrictamente haber navegado antes bajo la guía o conducción de un experto.

“Si los capitanes de los buques de turismo que hacen cruceros a la Antártida no tienen experiencia certificada, deberían navegar llevando un práctico a bordo. Así se hizo durante años en los inicios de la actividad turística antártica. Sería, entonces, una simple y eficaz solución que, en acuerdo con Chile, se exigiera esa idoneidad a los capitanes o se obligara a la toma de prácticos en los puertos de Ushuaia y/o Punta Arenas.”

Ismael Jorge García Vicealmirante (RE) ijotage36@gesell.com.ar

Museo

Se­ñor Di­rec­tor:

“En un viaje realizado recientemente a la ciudad de Mendoza, tuve oportunidad de visitar el Museo del Pasado Cuyano, en cuyas salas hay elementos de valor histórico que permiten conocer los orígenes de la ciudad y de la región cuyana. El estado de conservación del edificio deja mucho que desear, habiéndome informado, la persona que me guió en la visita, que el museo es monumento histórico nacional (decreto 2282/1970) y como tal depende del gobierno nacional.

“Los diversos reclamos efectuados sólo tuvieron como respuesta que mandaran arquitectos para revisar, pero no hicieron nada por solucionar los problemas existentes que afectan, incluso, la seguridad del edificio. Se trata de un caso más de abandono de nuestro patrimonio cultural por parte de las áreas de gobierno responsables del tema. Sería de desear que se arbitren las medidas necesarias para preservar el inmueble, construido en el siglo XIX y que perteneció a Francisco Civit, gobernador de la provincia de Mendoza.”

Rómulo A. Rojo Vivot Tucumán 731, Capital

Justicia opaca

Se­ñor Di­rec­tor:

“Me desconcierta que un jurista como el doctor Recondo recién se plantee si el sueldo es o no una ganancia pasible de tributación, cuando se insinúa que podrá afectar el bolsillo de los magistrados, y nunca antes se le haya ocurrido plantear la inconstitucionalidad de una norma impositiva que hoy aparece como confiscatoria del esfuerzo del trabajo.

“También merecería una aclaración su advertencia en el sentido de que si se fijara el impuesto «los jueces harán un juicio de amparo y la Justicia siempre les ha dado la razón con tribunales de conjueces».

“No se entiende si es una afirmación descarada del favoritismo corporativo imperante en un poder organizado de forma feudal que sobrevive en una sociedad democrática, o tal vez un reconocimiento brutal pero veraz, como la inolvidable recomendación de Barrionuevo.”

María Isabel Di Biasi DNI 12.078.037

Por qué fue citado

Se­ñor Di­rec­tor:

“En carta de lectores del 29/11, Guillermo Sueldo, a la par de reconocer –gesto que agradezco– que el asesinato del coronel Argentino del Valle Larrabure «ha sido espantoso y cometido por una banda de guerrilleros», alega no comprender por qué he pedido se cite a declarar como testigo al doctor Horacio Sueldo, cuando jamás apoyó a la guerrilla.

“El fiscal general Claudio Palacín destacó, en el dictamen donde considera de lesa humanidad el asesinato de mi padre, que para la doctrina y la jurisprudencia internacionales «el apoyo estatal no tiene por qué estar específicamente referido al acto u actos criminales concretos que se investigan; basta con que el o los Estados involucrados hayan prohijado, alentado y/o tolerado dichas actividades violatorias de los más elementales derechos humanos.

“Durante el debate de la ley de amnistía de 1973, dijo el diputado Horacio Sueldo: «Cuando a nosotros nos preguntan: ‘¿Ustedes quieren la transformación violenta o pacífica?’, nuestra sencilla respuesta es: ¡Queremos la transformación! Es decir: queremos el fin, la meta. Lo demás es método variable, opción de cada momento, de cada coyuntura de la historia. Si no se socializan la riqueza, el poder y la cultura, no habrá revolución, y si no hay revolución seguiremos el camino y la tentación de la violencia de arriba y de abajo».

“Frente a los pasados imaginarios que difunde la «memoria» debemos hacer primar los rastros imborrables de la historia, más aún cuando jamás los políticos efectuaron un mea culpa por haber, irresponsablemente, liberado a los guerrilleros sin desarmarlos, suprimiendo el sistema legal que había permitido combatir al terrorismo preservando la ley y la vida.

“Hoy premian con subsidios oficiales a Hebe de Bonafini, quien, ante la pasividad de los fiscales, arenga a los jóvenes diciéndoles: «¡Socialismo o muerte!». Es una consigna que cada vez me gusta más. La gente dice: «Pero las armas… ¡Caramba, con zapallitos no vamos a poder hacer la revolución! ¡A prepararnos para ser revolucionarios, a prepararnos para armar el socialismo, a prepararnos para hablar de combate! Y a prepararnos, también, para usar las armas si alguna vez es necesario» (discurso en la Universidad de las Madres, en 2002)».

“Mientras, el procurador Esteban Righi acaba de prohibir a los fiscales considerar crímenes de lesa humanidad asesinatos como el de mi padre, sin el decoro de excusarse por haber tenido, como ministro del Interior de Campora, una activa participación en la liberación de los terroristas.”

Arturo Larrabure DNI 13.410.395

Celíacos en avión

Se­ñor Di­rec­tor:

“Por este medio quería dar a conocer que los celíacos no son tenidos en cuenta en la empresa Aerolíneas Argentinas, tanto en vuelos de cabotaje como internacionales.

“Cuando los demás pasajeros consumen un menú común, los celíacos sólo ven ofrecida una fruta. Algo que, realmente si el vuelo es de varias horas, es insuficiente. Salvo por nuestra dieta, somos personas normales y requerimos las mismas atenciones. No contamos con ningún descuento en el pasaje como para privarnos de la comida y tampoco se nos permite llevar nuestra vianda por cuestiones de seguridad sanitaria.

“Necesitamos una pronta resolución a este reclamo, por eso hago pública la situación de todos los celíacos que deseen viajar por Aerolíneas Argentinas.”

Lidia Fabrizio lidiafabrizio@celiacosargentinos.com.ar

La medicina

Se­ñor Di­rec­tor:

“En la edición del 3/11, el doctor Martínez Sagasta firma un artículo en el que deplora el hecho de que la medicina actual se ha «aparatologizado» y su manejo haya pasado a manos de administradores ajenos a la profesión. También apela a un «cambio cultural» del cuerpo asistencial, de manera de mejorar la calidad, la satisfacción y el costo.

“En su análisis, faltan algunos elementos que han modificado totalmente el ejercicio profesional en las últimas décadas: bajos honorarios, tolerancia mínima de los pacientes y familiares a los resultados terapéuticos y su permanente amenaza legal (olvidando que no es una ciencia exacta), la información obtenida de los pacientes vía Internet que reproduce datos sin seriedad científica, etcétera.

“Como director médico, supongo que conocerá estos ítems que influyen decisivamente en la relación médico paciente y conocerá los medios para recuperar «proustianamente» el tiempo perdido.”

Dr. Horacio Frid horaciofrid@hotmail.com

Puerto Madero

Se­ñor Di­rec­tor:

“El 17/11 intenté defender la calidad de vida de nuestro barrio. Esa tarde operaba en el hotel Hilton una grúa de gran porte y que ocupaba parte de la calle Juana Manso al 700, produciendo ruidos ensordecedores. En dos oportunidades llamé por teléfono a Prefectura y me respondieron que concurrirían y con personal apostado en ambas esquinas no tomaron acción alguna.

“Como el ruido se incrementaba me dirigí al hotel; a un patrullero de Prefectura que circulaba por Juana Manso le solicité la aplicación del Código Contravencional, pero respondieron con evasivas y permitieron que por más de hora y media se siguieran infringiendo varios artículos del mismo, sin detener el funcionamiento de la grúa para que cesara el ruido. Ante mi reclamo, se me derivó a la Dependencia con el argumento de que debía radicar la denuncia allí.

“En la dependencia de la Prefectura fui recibido por una oficial con una frase que creí erradicada de las fuerzas de seguridad: «Ya tenemos todos sus datos», y, entretenido por un oficial de mayor rango con argumentos varios y la instrucción de que las actas se labraban en el lugar, tuve que volver al lugar de los hechos.

“La Prefectura fue incapaz de hacer cesar la contravención; sólo labró un acta al operador de la grúa, utilizó de testigo a otro operario, liberó de toda responsabilidad al hotel y demoró más de dos horas a un vecino por un trámite de pocos minutos, intentado desalentarlo de realizar denuncias.”

Roberto Garbarini DNI 10.260.282 rgarba@ciudad.com.ar

A los lectores

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, La Nacion podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar; fax: 4319-4509; dirección: Bouchard 557, 5º piso, Capital. CP: C 1106 ABG

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas