Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Asumió Cristina y delineó los ejes de su gestión

Su marido le entregó la banda presidencial en el Congreso; en el acto de traspaso dio un discurso que duró 50 minutos; luego se trasladó a la Casa Rosada donde tomó juramento a todos su ministros; una multitud la recibió en la Plaza de Mayo donde tuvo lugar un recital

Lunes 10 de diciembre de 2007 • 20:00
0

El atardecer caía sobre la ciudad de Buenos Aires y Cristina Elizabeth Fernández de Kirchner cantaba en la Plaza de Mayo frente a una multitud y junto a un grupo de artistas argentinos, al tiempo que festejaba un día que recordará toda su vida.

La primera mandataria rogó a Dios "equivocarse lo menos posible", al improvisar su mensaje inaugural luego de jurar ante el Congreso como nueva presidenta de la Argentina, la quinta elegida en comicios desde la restauración democrática en 1983 y la primera mujer en ingresar a la Casa de Gobierno por voto popular.

"Seguramente esto me va a costar más, porque soy mujer, siempre nos va a costar más a nosotras, pero creo tener la fuerza para hacerlo", enfatizó en un rato antes al momento de asumir la presidencia de la Nación.

Foto: LA NACION / Maxie Amena

El comienzo de los actos. La ceremonia de la Asamblea Legislativa comenzó poco después de las 14.30 encabezada por el hasta ese momento, vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli. Puntual a las 15, la mandataria electa entró al Congreso de la Nación, vestida con un elegante vestido y tapado de encaje en tono natural y acompañada por el flamante ex presidente Kirchner, su hija Florencia y el vicepresidente, Julio Cobos.

Allí fue recibida al ingreso por el presidente del Senado, Daniel Scioli, y el titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, quienes acompañaron al matrimonio a firmar el Libro de Honor en el Salón Azul del Senado. Con todos los honores de práctica, Cristina Fernández llegó al recinto y fue recibida por una lluvia de papelitos y carteles con la leyenda “Fuerza Cristina” y otros de Compromiso K que le recordaban su paso por la juventud peronista.

La jura presidencial. Ya en el Congreso, la ahora ex primera dama juró "por Dios la Patria y los Santos Evangelios", la misma fórmula que inmediatamente después utilizó el flamante vicepresidente de la Nación, Julio Cobos. Luego se produjo el traspaso de la banda y el jefe de Estado saliente entregó el bastón presidencial. Ella se mantuvo seria; su marido, en cambio, sonreía y hasta se dio tiempo para bromas.

A las 15.20 Cristina empezó su discurso en el que enfatizó los ejes de su gestión.

En los palcos, rebosantes de invitados, se destacaban el que ocupaba Hebe de Bonafini y Madres de Mayo y, al lado, donde estaba sentada la presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto.

Muchos legisladores, que cubrieron un 85 por ciento del recinto -ya que se notó la ausencia de los 35 diputados bonaerenses que todavía no pudieron asumir sus bancas- se acercaron a saludar con especial afecto al presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

Luego llegó el presidente de Brasil, Inacio "Lula" Da Silva y concentró las muestras de afecto de los legisladores, que también fueron recibidas por el mandatario boliviano, Evo Morales. Sobre el inicio de la ceremonia de asunción llegó la presidenta de Chile, Michelle Bachelet y, luego, se agregó su par de Venezuela, Hugo Chávez.

Asumen los ministros. Con un marco de sol radiante y la gente aplaudiendo de fondo, Cristina Fernández arribó a la Casa Rosada a las 17.13, junto a Néstor Kirchner a su lado, para tomar juramento a todos los ministros que componen su Gabinete.

En el auto que la trasladó iba, adelante, su hija Florencia y, detrás, ella y su marido, el ahora ex presidente Néstor Kirchner. Muy efusiva, saludó con ambas manos por fuera de la ventanilla a la gente que se agolpó a su alrededor durante el trayecto que realizó el vehículo por la Avenida De Mayo.

El festival en Plaza de Mayo. Al término de la jura de sus 12 ministros y los secretarios de Gobierno, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner participó del "Festival de la democracia" en Plaza de Mayo, donde sobre el escenario escuchaba a cantantes como Mercedes Sosa y entonó parte del tema "Himno de mi corazón".

Junto a su marido Néstor Kirchner y el vicepresidente Julio Cobos, Fernández de Kirchner presenciaba el show, sobre el escenario montado sobre la calle Balcarce, frente a la Casa de Gobierno. Tanto la Presidenta como su marido se abrazaron con el cantautor Alejandro Lerner y luego comenzaron a aplaudir entusiastas los temas de Mercedes Sosa y de Gustavo Santaolalla.

Posteriormente, Fernández de Kirchner se acercó al micrófono para cantar parte de "Himno de mi corazón" junto al Bahiano, para luego seguir escuchando a Mercedes Sosa con "Dale alegría a mi corazón", un tema de Fito Páez.

Antes de saludar y aplaudir al público, Néstor Kirchner se abrazó con Mercedes Sosa y luego la pareja se retiró del escenario. Entre otros temas, se escucharon "Mañanas Campestres" por Santaolalla y "Solo le pido a Dios", entonada por Mercedes Sosa.

La nueva presidenta permaneció en Casa Rosada, al tiempo que Néstor Kirchner se trasladó a la ciudad de La Plata para presenciar la asunción del gobernador bonaerense Daniel Scioli.

El vallado y el tránsito. La fisonomía de los alrededores de la Casa Rosada se transformó. La Avenida de Mayo, vallada desde el Congreso hasta la Casa Rosada, sirvió para resguardar el tradicional acto y traslado presidencial.

El tránsito se interrumpió en un radio geográfico comprendido por las calles y avenidas: Paseo Colón, Belgrano y Corrientes y Rincón, lo que produjo inconvenientes en el tránsito.

"Contento". En lo que se convirtió en su última aparición mediática como vocero de Néstor Kirchner, Alberto Fernández transmitió el ánimo con el que el jefe del Estado deja el poder.

“Lo veo contento por la sensación del deber cumplido y consciente de que tiene por delante una responsabilidad muy grande, como es articular una fuerza política singular”, señaló el jefe de Gabinete en alusión a la tarea de reconstrucción del PJ a la que el mandatario se abocará a partir de mañana.

“Kirchner es hoy por hoy el líder de la fuerza política más grande que tiene Argentina; llámese como quiera, concertación plural, o peronismo más radicalismo y otras fuerzas independientes", añadió.

Invitados. Mandatarios de la región y enviados de los Estados Unidos, España y Francia acudieron a la ceremonia. También el presidente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, con quien la nueva jefa del Estado se reunirá mañana.

Debido a la complicada relación que mantiene con la Argentina por el conflicto en torno a Botnia, el presidente Tabaré Vázquez no concurrió ayer a la ceremonia de fundación del Banco del Sur, pero estuvo en la asunción de Cristina Kirchner.

Peor es nada. Sobre la breve estada de Vázquez en Buenos Aires, Fernández opinó: "Me preguntaban como interpretaba que el presidente Vázquez venga sólo por cuatro horas. Yo celebro que venga por cuatro horas, peor hubiera sido que no venga".

Asueto. Desde el mediodía rigió el asueto para la administración pública. El Banco Central trabajó hasta las 12 y los gobiernos porteño y bonaerense decidieron que no se dicten clases en las escuelas públicas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas