Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Veinte minutos y una muerte sin dolor

Política

En veinte minutos, una pequeña cantidad de cianuro impide que el oxígeno llegue a los tejidos, provoca una rápida pérdida de la conciencia y garantiza una muerte poco dolorosa.

Así lo explicó a LA NACION el profesor Carlos Damin, jefe del servicio de Toxicología del hospital Fernández, que relató que para una dosis mortal bastan normalmente de 150 a 200 miligramos. En algunos casos, incluso 50.

De acuerdo con los resultados de los exámenes toxicológicos, Héctor Febres tenía 30 miligramos de cianuro en el cuerpo. "Lo que se encuentra es la disolución de la droga -explicó Damin-. No existe una relación directa entre el cianuro ingerido y el metabolizado. Si se encontraron 30 miligramos, le pueden haber administrado 500."

El problema del cianuro es que es difícil de conseguir. No tiene uso doméstico y no se compra en farmacias ni ferreterías. Sí se utiliza en algunas industrias, como la del plástico, el pegamento, la gomaespuma. También, en joyería, para la aleación de metales.

Aunque puede presentarse de distintas formas, normalmente es un líquido o un polvo.

Durante la década del setenta, por recomendación de sus jefes, algunos militantes de Montoneros la llevaban en forma de pastilla, para suicidarse si eran detenidos.

"Es un tóxico muy potente. Basta una pequeña perlita para provocar la muerte", dijo Damin. "El efecto se ve muy bien en la película La caída , sobre los últimos días de Hitler."

Es la escena en la que, dentro del búnker del Führer, Magda Goebbels, la mujer del ministro de propaganda nazi, asesina a sus seis hijos para que no vivieran la caída del régimen. Lo que les da es cianuro. Los chicos se sacuden y mueren casi al instante. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico