Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Escándalo internacional: la investigación judicial en Miami complicaría más al gobierno de Chávez

Prometen más revelaciones en EE.UU. en la causa de la valija

Política

MIAMI.- "No queremos entrar en la pelea sobre la extradición o sobre la investigación en Miami. Pero hay algo que debe quedar claro: muchos hechos más van a salir a la luz". El anuncio fue hecho por una voz norteamericana al tanto de la marcha de la investigación que tiene como eje a Guido Alejandro Antonini Wilson, el hombre que intentó ingresar en la Argentina 800.000 dólares que habrían estado destinados a la campaña presidencial de Cristina Kirchner.

"Quedará claro que la reacción de Venezuela, sobre todo, pero también la del gobierno argentino, fue la equivocada", sostiene el vocero en un tono de decepción. Esa respuesta, dice, "evidenció un error estratégico". La fuente refleja y resume el pensamiento del gobierno estadounidense y también de la oposición.

Nadie precisa qué "hechos" saldrán "a la luz". Ni los fiscales ni la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y mucho menos el poder en Washington. Sólo se sabe con certeza que los investigadores tienen 12 días como máximo para definir su ofensiva, formalizar su acusación y mostrar algunas de sus cartas más fuertes ante los tribunales. El 28 de diciembre será la fecha límite para que un "gran jurado" evalúe los méritos para llevar el caso a un juicio oral. Con Antonini convertido en víctima de un posible delito cometido en Estados Unidos, más que como el presunto ejecutor de otro, en la Argentina.

Las voces consultadas no descartan nada: nuevos arrestos, un acuerdo con uno o más de los detenidos, pedidos de captura. Callan, al igual que la fiscal y vocera de la fiscalía, Alicia Valle.

"No vamos a confirmar por sí o por no", le dijo a LA NACION cuando el ex juez Guillermo Ledesma salió al ruedo a afirmar que era el "argentino", que participó en una reunión clave del caso con Antonini, Franklin Durán y Moisés Maionica. "No respondemos a alegatos [consultas] fuera de la Corte", cortó.

La dimensión más política del gobierno de Estados Unidos difundió, mientras tanto, dos respuestas simultáneas y paralelas durante las últimas 72 horas.

Se esforzó, por un lado, por resaltar que desea mantener la mejor relación bilateral que sea posible con la Argentina.

Así lo han dejado saber durante los últimos días el secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez; el subsecretario de Estado, Tom Shannon, y el embajador, Earl Anthony Wayne, tanto en reuniones en Washington como en Buenos Aires. Los canales de comunicación abiertos son muchos más de los que se saben, coincidieron ayer ante la consulta de LA NACION desde ambos gobiernos.

Pero la administración Bush también dejó en claro su "enojo" por la reacción que mostró la Casa Rosada, expresaron esos mismos interlocutores, que pidieron reservar sus nombres por la "sensibilidad" de todo lo que rodea al "caso Antonini".

Es decir, a las múltiples reacciones en cadena que siguieron al descubrimiento de la maleta con 790.550 dólares en el aeroparque metropolitano Jorge Newbery, en Buenos Aires, en un avión rentado por funcionarios argentinos y venezolanos proveniente de Caracas.

El "fastidio" alcanza también a legisladores republicanos y demócratas, en ambas cámaras del Capitolio, cuya agenda con la Argentina abarca desde el sistema general de preferencias arancelarias y la ofensiva de los holdouts por la deuda en default, hasta la definición de qué países son exentos del programa de visas.

Al menos dos legisladores evalúan sumarse a la posición pública que expresó el demócrata Eliot Angel, que lidera el Subcomité para América latina de la Cámara de Representantes. Dijo que no le sorprendería si el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, envió dinero a la Argentina. "Sabemos que ha utilizado fondos en toda América latina para intentar influir en elecciones", había expresado días atrás.

El malestar se centró, sin embargo, con especial fuerza en algunas áreas del brazo Ejecutivo de este país, que recibió con desagrado las acusaciones provenientes de la Casa Rosada, que continuaron ayer con declaraciones del jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

"Es muy difícil de creer que haya una acción independiente de la justicia norteamericana, fundamentalmente porque es una acción de fiscales y los fiscales no actúan con independencia en los Estados Unidos", afirmó.

Fue mucho más allá: "La investigación en la Argentina avanzó y se reclamó la extradición de Antonini Wilson para poder saber cuál era el origen y el destino de esos fondos, y Estados Unidos sistemáticamente se negó a enviarlo".

En público, Shannon se limitó a reiterar la línea oficial de su país. Se trata de un "caso policial", que lleva adelante el Departamento de Justicia, dijo el jueves en Brasil. El objetivo es "aplicar las leyes dentro de Estados Unidos" ante su supuesta "violación" en suelo norteamericano.

La Argentina, planteó una voz involucrada de lleno en las relaciones bilaterales, "fue poco inteligente en su reacción. Debió haber enviado gente a Miami para coordinar esfuerzos, afirmar en público que querían investigar todo hasta el fondo y ofrecer su colaboración total. Pero optó por acercarse aún más a los venezolanos, que son los sospechados" en este país.

Un ex alto funcionario de la administración Bush recordó, en esa línea, que éste no es el primer caso en que Estados Unidos avanza sobre activos venezolanos o personas de ese origen. Congeló fondos en el pasado, confiscó aviones y detuvo a sospechosos.

"Y lo que ocurrió en la Argentina no es el primer ni el último escándalo de ese tipo", dijo, y señaló el incidente que protagonizó un avión venezolano, que fue apedreado cuando intentaba aterrizar en Riberalta, un pueblo del norte de Bolivia, a principios de este mes. Uno de los pasajeros era un funcionario venezolano, Luis Ferrer, portaba un maletín con 160.000 dólares. .

TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaEl caso Mariano BeneditElecciones 2015