Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una nueva forma de bajar el costo laboral

Las empresas ahorran en infraestructura

Lunes 17 de diciembre de 2007
0

El Centro de Teletrabajo y Teleformación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) comenzó luego de la crisis de 2001 dando seminarios para que estudiantes y profesores no se fueran del país y consiguieran trabajos a distancia. Hoy está más enfocado a brindar asesoramiento a empresas para desarrollar nuevas herramientas que no afecten las condiciones laborales.

"Esta es una nueva forma de trabajo, con aspectos positivos y negativos", dice Sonia Boiarov, directora del Centro. "Todos los actores deben salir beneficiados: el teletrabajador, la empresa y la sociedad. Hay lugares en donde se implementa el trabajo remoto para evitar la polución del tránsito. En otros, para alivianar el estrés laboral que hay en las oficinas. Muchos lo asocian con la precarización laboral o con un emergente del neoliberalismo. Pero hay otros aspectos que revalorizar: es una forma de trabajo que implica un cambio civilizatorio, es una consecuencia del desarrollo científico tecnológico y no va a volver atrás. La sociedad industrial no puede satisfacer todas las demandas de trabajo de las personas. Está surgiendo una nueva sociedad, la del conocimiento, y van a convivir ambas formas."

Algunas de las empresas que han puesto en marcha proyectos de teletrabajo en los últimos tres años son Fargo, que puso vendedores a recibir pedidos en áreas alejadas de su planta; el laboratorio Pfizer, y empresas de servicios públicos, como Aguas Bonaerenses, que realizó un proyecto piloto de teletrabajo para que los empleados del call center pudieran atender los reclamos de los usuarios desde sus casas.

"Entre las ventajas, permite la incorporación de personas con discapacidad al mercado laboral. También es muy bueno para las pymes, porque pueden juntarse entre varias y ahorrar costos de infraestructura", dice Boiarov. Aunque afirma, tajante: "Esto es trabajo, no es trabajo más barato. No disminuye el sueldo, sino el gasto que hace la empresa alrededor de ese puesto de trabajo, como alquiler de oficinas, seguridad, servicios, etc. Es muy importante que haya un contrato y que se especifiquen los objetivos del trabajo. La empresa no puede exigirle más a un teletrabajador que a un trabajador presencial."

Gisel Saia es gerenta de Relaciones Laborales, Diversidad y Comunicaciones de recursos humanos de IBM. "Me ocupo de las políticas laborales inclusivas, de la coordinación vida privada-trabajo", explica. ¿Es más barato para una empresa un trabajador remoto? "Si se tiene una plantilla ciento por ciento trabajando como homeworker se ahorran costos laborales, porque en este momento, por el desarrollo de la tecnología, es más barato una conexión que alquilar una oficina en el centro", cuenta. "Pero en IBM no tiene que ver con reducción de costos, sino con una política mundial para una mejor integración vida-trabajo."

De los 7000 empleados que tiene IBM en la Argentina, alrededor de 200 profesionales trabajan full desde la casa, a los que se les brindan las facilidades de infraestructura (computadora, conexión a Internet, un interno como si estuvieran dentro de la oficina, etc.) y el mismo contrato laboral que los demás.

"La gran mayoría usa la flexibilidad laboral para trabajar uno, dos o más días desde afuera. Depende de cada caso y de cada gerente." Saia advierte que el teletrabajo presenta desafíos adicionales: "Es un aprendizaje, para el jefe y para el empleado. Hay que aprender a gerenciar empleados remotos, no se les ve la cara, no se sabe cómo están. El contacto personal siempre suma".

Desde el punto de vista de los empleados hay que saber organizarse en un ambiente que no es el típico laboral, fijar límites a la vida doméstica, poder cumplir con los objetivos propuestos. "La tecnología irrumpe en nuestra vida, nos invade y hace que ocurran cambios profundos", culmina.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas