Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se concretó la venta del 14,9% de YPF a un grupo argentino

La empresa Petersen, de Enrique Eskenazi, pagó US$ 2235 millones a la española Repsol

Sábado 22 de diciembre de 2007
0

A ocho años de que la española Repsol se quedara con casi toda YPF, una empresa que entonces valía US$ 15.168 millones, el 14,9 por ciento de la petrolera argentina pasó ayer a manos de un holding autóctono. El grupo Petersen, que preside el banquero Enrique Eskenazi, de estrecha relación con el ex presidente Néstor Kirchner, le compró a Repsol YPF esa tajada de YPF SA, la sociedad que reúne todos los activos argentinos del grupo español, por 2235 millones de dólares. Es decir que, actualmente, YPF se cotiza en 15.000 millones, pese a que el barril de crudo ahora vale más de 90 dólares, en lugar de los casi 10 de 1999.

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner logró así una parcial "argentinización" de la mayor empresa de la Argentina, dueña de recursos estratégicos como el petróleo y el gas. Repsol YPF, como contrapartida, ratifica su objetivo de diversificarse en el mundo y "desargentinizarse" un poco. Y Petersen da un salto como grupo económico, tal como dice el comunicado de prensa firmado por la compañía y por Repsol YPF.

El acuerdo se conoció en Madrid, a las 21 de la capital española, tras la firma del memorando de entendimiento entre el presidente ejecutivo de Repsol YPF, Antonio Brufau, y Eskenazi, que firmó como "administrador único" de Petersen Energía, una sociedad creada en España para la operación. La porción de Repsol en YPF pasó del 99,06% al 84,16%, mientras que un 0,94% cotiza en la Bolsa. La transacción debe materializarse antes del 15 de febrero próximo. El convenio prevé que Petersen podrá comprarle en los próximos cuatro años a Repsol YPF otro 10,1%, de modo de elevar su participación al 25%. Hace un año y medio, Brufau había manifestado su intención de vender un cuarto de YPF a un grupo privado argentino y de sacar a Bolsa otro 20 por ciento.

Socios: Antonio Brufau, número uno de Repsol, y Eskenazi, ayer, en Madrid, al firmar la operación
Socios: Antonio Brufau, número uno de Repsol, y Eskenazi, ayer, en Madrid, al firmar la operación. Foto: EFE

Finalmente no se pudo concretar la venta de todo el 25% a Eskenazi por una cuestión operativa. El estatuto de YPF dice que quien compre más del 15% de la sociedad deberá hacer una oferta pública de acciones (OPA) a todo el 100%. Es decir que el Grupo Petersen no hubiera podido cerrar el negocio rápidamente con Repsol YPF sino que hubiese debido consultar al 0,94% de los accionistas en Bolsa, lo que hubiera demorado cuatro o cinco meses más el ingreso del socio argentino en la ex petrolera estatal, convertida en sociedad anónima en 1993.

Por eso se decidió que primero se vendiera el 14,9%. Fuentes cercanas a la operación desestimaron que la venta se hubiera acotado por la supuesta falta de recursos del grupo Petersen para afrontar una compra del 25%, que hubiese demandado US$ 3750 millones.

Repsol YPF cambió entonces de planes y adelantará la salida del 20% de YPF a Bolsa antes de que Eskenazi eleve su porción al 25%. En el acuerdo firmado ayer, Brufau y el empresario argentino de la construcción y la banca pactaron la oferta pública de valores (OPV) del 20 por ciento.

Cuando se venda ese 20%, Repsol YPF pasará a tener el 64,16% de su filial argentina. Los gobernadores de las provincias de Chubut, Santa Cruz, Salta y Mendoza, todos oficialistas, han manifestado su intención de que sus Estados aprovechen la OPV para volver a contar con acciones de YPF, como las tuvieron entre 1993 y 1999.

Financiantes

En el memorando de entendimiento se dice que, antes del acuerdo, Petersen consiguió de "determinadas entidades financieras de prestigio internacional un compromiso irrevocable de financiación de la transacción". En el parte de prensa se menciona a "bancos internacionales, como Credit Suisse [Suiza], PNB Paribas [Francia], Goldman Sachs [Estados Unidos] y Banco Itaú [Brasil]". Además, el memorando reconoce que la propia petrolera española financiará a Eskenazi con un préstamo de US$ 1015 millones, casi la mitad del total de la operación.

El dueño de los bancos Santa Cruz, San Juan, Santa Fe y Entre Ríos sólo desembolsaría menos del 10% del valor de la operación, según fuentes cercanas a la transacción. Nada se informó sobre qué garantías dio Eskenazi para conseguir que bancos de prestigio internacional lo financien. "La operación consolida un tándem en el que se combinan las capacidades complementarias de ambos socios: la eficiencia global de Repsol YPF en el negocio petrolero y la eficacia en la gestión de los negocios en la Argentina del Grupo Petersen", declaró Brufau en el comunicado. "Representa un hito significativo para los argentinos, ya que YPF es un símbolo ineludiblemente ligado al desarrollo la historia de nuestro país".

El propio Brufau reemplazará a Antonio Gomis como presidente de YPF. El vicepresidente de la petrolera argentina será Eskenazi, mientras que su hijo Sebastián será el vicepresidente ejecutivo. Gomis quedará como director de operaciones (COO, según sus siglas en inglés).

En el parte de prensa, Repsol YPF reconoce que la venta "impulsará la diversificación de activos", que comenzó en 2005 con inversiones en otras regiones del mundo. "Repsol YPF reequilibra el peso de América latina en su balance", agrega. "Compartimos la misma cultura empresarial y la misma filosofía de negocio, basada en la transparencia, la eficacia y el compromiso", dijo Brufau en relación a su alianza con Eskenazi.

Las repercusiones

Eduardo Macaluse (ARI)

"Es significativo que la venta de parte de YPF se haga el mismo día en que el Gobierno reconoce la crisis energética al cambiar de horario. La política fue que las petroleras saqueen, se cambien las bombitas y los taxistas trabajen menos días."

Ernesto Sanz (UCR)

"El Estado perdió una inmejorable oportunidad de recuperar YPF favoreciendo a un empresario amigo en lugar de involucrarse. Con Lavagna presentamos un proyecto para argentinizar YPF, pero prefirieron seguir alentando un capitalismo de amigos."

Enrique Devoto (Especialista)

"No es mal negocio para Repsol, que seguirá ejerciendo el control. Este grupo [por Petersen] más bien parece teledirigido por el Gobierno, como si fuera una suerte de reestatización a través de capitales nacionales. El tema es si generará inversiones en exploración o no."

Félix Herrero (Moreno)

"Es una reprivatización. No significa mayores inversiones en la Argentina. Ingresa un grupo financiero que había sido asesor de las colocaciones por la venta de las acciones de Santa Cruz en YPF. Es el proceso de privatización, con deuda, que después se paga con utiliades."

Aldo Abram (Exante)

"Es un mundo donde las petroleras ganan plata, Petrobras reduce personal, Esso se quiere ir de la Argentina, Repsol reduce su participación en YPF y Shell aguanta por no abandonar la trinchera. Esto demuestra que la política de hidrocarburos actual no permite visualizar el negocio en el largo plazo."

Daniel Peralta (Santa Cruz)

"Estamos evaluando comprar acciones de YPF, al igual que otras provincias, aunque la mejor estrategia es realizarla en el marco de la Organización de provincias productoras de hidrocarburos ".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas