Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Wang Wei, presidente de la asociación de los especialistas en fusiones y adquisiciones, dice que para invertir China quiere condiciones de mercado

Afirma que los fondos destinados a la Argentina podrían incluso superar los US$ 20.000 millones

Domingo 23 de diciembre de 2007
SEGUIR
LA NACION
0

Wang Wei debe de estar por estas horas escalando el Aconcagua.

Es una de las dos cimas que buscará conquistar en la Argentina. La otra es crear vínculos entre empresarios chinos y argentinos para "competir globalmente" en forma conjunta. Wang, que ha escalado cumbres en otros tres continentes, tiene también una amplia experiencia en la construcción de alianzas corporativas: no por nada es el presidente de la China Mergers & Acquisitions Association, que agrupa en su país a las firmas especializadas en fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés).

El ejecutivo chino tiene su propia alianza con una consultora argentina, Sapin, presidida por el ex secretario de Industria Néstor Farías Bouvier. En ese marco, ya tiene en marcha el estudio de acuerdos corporativos en las áreas de agroquímicos y alimentos. Su obsesión es crear vínculos entre los sectores privados de ambos países, más allá de las acciones de los gobiernos. Si se establecen esos vínculos -dice a LA NACION horas antes de volar a Mendoza- es muy posible que lleguen los 20 mil millones de dólares de inversión que alguna vez imaginó el gobierno argentino.

-¿Hay interés de inversores chinos en la Argentina y en América latina en general?

-Los empresarios chinos han adoptado una visión global. Hace 20 años sólo miraban a Japón. Diez años atrás miraban a Estados Unidos y Europa. Pero ahora sienten que el mundo se ha globalizado tanto que miran a otros continentes. América del Sur ya no es una región remota como antes pensaban. Mucha gente allí quiere venir a América del Sur, ya sea para hacer negocios, vender sus productos, comprar o simplemente establecer contactos.

-¿En qué áreas ve oportunidades para hacer negocios con China?

-China ha crecido fuertemente durante más de 20 años. Los primeros diez, el crecimiento se basó en transacciones, comercio, importaciones, exportaciones. Los segundos diez años, creció por la manufactura; se transformó en el gran taller del mundo. Pero los próximos diez años China se va a convertir en un país de servicios, incluidos seguros, servicios financieros, M&A, servicios tecnológicos... No sólo va a potenciar la economía china, sino que va a facilitar los negocios con América latina. Nuestro trabajo es tratar de establecer el acceso en ambas vías.

-¿Cree que ese acceso va a ser fácil de habilitar, o nota algún tipo de obstáculos?

-Siempre hay dificultades. Al principio, todo puede ser dificultoso y, a veces, uno se puede sentir frustrado. Pero así pasa siempre. Nosotros somos pioneros. Hace diez años fundamos una firma especializada en M& A, cuando nadie hablaba de M&A, pero ahora en China ese concepto está en boca de todos. Hoy quizá sólo seamos tres personas que hablan de la posibilidad de alianzas entre China y la Argentina, pero dentro de cinco años podría ser una realidad muy extendida. Por supuesto, hay ciertas dificultades en relación con sistemas contables, mentalidad, cultura, entendimiento, viajes largos, pero el mundo hoy es más chico. Las diferencias culturales no son tan amplias en relación con 50 años atrás o incluso cinco años atrás.

-Si los servicios van a constituir el próximo motor de la economía china, ¿en qué áreas la Argentina puede aprovecharlo?

-Como es mi primera vez aquí, preferiría hablar de América latina. Hay mucho en común con China. Ambos sufrimos gobiernos militares en la misma época. Ahora tenemos la misma curva económica. Todos pertenecemos al mundo en desarrollo o en rápido desarrollo. En infraestructura, tecnología, obras, estamos casi en el mismo nivel. Pero ustedes están mucho más cerca del sistema capitalista y China apenas está viviendo una transformación que comenzó hace 30 años. Tenemos mucho para aprender de América latina, de su management, de su mercado, de sus emprendimientos, de la protección ambiental. El otro factor es la cantidad de recursos que podemos obtener en forma complementaria: petróleo, energía, gas, pesca, químicos. Debemos trabajar conjuntamente y establecer alianzas futuras para competir globalmente.

-¿Está trabajando en algún proyecto en concreto?

-Estamos trabajando en un acuerdo relacionado con la industria química, que va muy bien y también en el sector de procesamiento de comida.

-En 2005 el presidente Hu Jintao visitó la Argentina. Desde el Gobierno se especuló con que vendrían US$ 20.000 millones de inversiones. ¿Es esa cifra creíble?

-Sí, conozco la historia. Es muy posible, y pienso que la cifra puede ser incluso mayor. China tiene hoy reservas por 1,4 billones de dólares. Y va a invertir esos recursos globalmente. América latina tiene muchos recursos naturales, energía y muchas otras cosas. Hasta ahora, China invirtió principalmente en Estados Unidos, Japón y Europa. Podríamos dedicar una importante porción de eso a América latina. El tema es conforme a qué principios China ha invertido. Nosotros preferimos hacerlo según las reglas del mercado, a la manera de los negocios y no de la política. No mostrar que China tiene poder, que quiere mostrar su ego, que quiere gastar plata; sino que queremos que sean los empresarios los que inviertan su plata. La relación debe ser impulsada por la comunidad empresarial y no sólo a nivel de los gobiernos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas