Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Soda Stereo cerró su tour monumental

Cerati, Bosio y Alberti tocaron por sexta vez en el estadio de River Plate y dejaron unas cuantas postales para el recuerdo

Lunes 24 de diciembre de 2007
0

"Somos de Argentina, man , estamos re orgullosos." Sí, éstas fueron las últimas palabras de Gustavo Cerati en el concierto final de Soda Stereo, las equivalentes al "gracias totales" de una década atrás.

En algo más de sesenta días vimos volver y volver a irse al trío y, a diferencia de la despedida de 1997, la del viernes último tuvo sabor a victoria, a deber cumplido, a celebración por una gira récord (sólo en la Argentina los vieron más de 500 mil personas), por conciertos soberbios e, incluso, por un volver a empezar en las relaciones personales entre los tres. Si hasta un Cerati emocionado, después de tres horas intensas de show, se tomó tiempo para improvisar un resumen de los hechos: "Estamos tremendamente felices por el amor de ustedes... Esto se trata de música, aunque se habló de plata y de la mar en coche... Un éxito no menos importante es el interno: recompusimos nuestras relaciones". Aplausos, muchos aplausos de los últimos 70.000 asistentes a un show de Soda Stereo. ¿Habrá sido el último?

Como un buen anfitrión, apenas pasadas las 21, Cerati recibió a todos con un "bienvenidos a la gran fiesta del rock". Una fiesta algo desordenada, a diferencia de los cinco antecedentes porteños, que tuvo en el viento que se movió en remolinos a un enemigo difícil de vencer. Por su culpa hubo rebotes en el sonido que, a la vez, llegó algo sucio a las plateas en varios pasajes del extenso show.

Una fiesta sin invitados no es una fiesta, habrá pensado el trío y por eso se lanzó a convocar a los músicos que se embarcaron junto con ellos en distintas giras de Soda Stereo. El guitarrista Carlos Alomar (productor de Doble vida ), la percusionista Andrea Alvarez, el tecladista Fabián Quintiero, el trompetista Gillespi y el guitarrista Richard Coleman estuvieron en el Monumental. Más cerca de la improvisación que del set ensayado y concebido al detalle que caracterizó a cada una de las paradas del tour Me Verás Volver, la inclusión de los invitados aportó algo de confusión y cierta desprolijidad, sobre todo en el caso del Zorrito Quintiero a la hora de sumar un teclado para "Prófugos".

Palabras y postales, eso es lo que todos retendrán con mayor fuerza de la segunda despedida. Postales como ésa que dejaron los tres alrededor de la batería, jugando animados con los palillos. Y palabras, muchas palabras salidas de la boca de Cerati, un cantante encandilado por una luna llena que, después de tres horas y cuarto de show , se posó justo en el medio del estadio, como alineándose con los músicos.

Entre "Juegos de seducción" y "Te hacen falta vitaminas" transcurrió el desenlace de la "burbuja en el tiempo", con algunas sorpresas como "Si no fuera por" ("un tema que no tocamos en toda la gira") y también con algunos signos de cansancio que, en lugar de profundizarse con el transcurrir de las canciones, fueron mermando. Pasaron "Hombre al agua", "En la ciudad de la furia", "Cuando pase el temblor", "Signos", "Sobredosis de TV", "Persiana americana" y "De música ligera"; pasaron los primeros bises y los últimos, con "Nada personal" y "Te hacen falta vitaminas". Pasaron por escena cada uno de los implicados en la maquinaria gigante denominada Soda Stereo y, suponemos, también habrán desfilado los recuerdos de los días iniciales, cuando la gran aventura del rock era sólo un sueño.

Después de las imágenes retro, todo volverá a ser como antes. Nada más queda. Sólo, vaya paradoja, el clásico de Simple Minds que suena ni bien los 70.000 presentes emprenden la retirada. ¿Qué clásico? "Alive & Kicking", es decir, vivos y coleando.

Sebastián Espósito

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas