Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Ricardo Darín: sobre el cine, el teatro y la discutida

Espectáculos

El actor vuelve a escena con Art , en Mar del Plata

Por   | LA NACION

MAR DEL PLATA.- El tipo es bueno, de esos artistas que tienen el ego guardado en el fondo del bolsillo y la generosidad a flor de piel. No se la cree. Hace veinte notas sin quejarse; se saca fotos en todos lados; interrumpe el reportaje para saludar a algún tramoyista y emocionarse con sólo pensar que un día después tocará por primera vez la arena. Es Ricardo Darín, el que se hizo inmensamente popular con Historia de un trepador , y el que sorprendió a todos en Nosotros y los miedos . El mismo que dejó en claro que su interés iba por los textos comprometidos como en la obra Algo en común ; el artista argentino contemporáneo más famoso en España, y el actor fetiche del cine nacional.

Estrenó Art , de Yasmina Reza, junto a Oscar Martínez y Germán Palacios, en el viejo Blanca Podestá, en 1998, dirigida por Mick Gordon y Luis Romero. Fue un éxito que también llevaron a España. En una de sus últimas temporadas, Martínez abandonó el proyecto en pleno éxito y todos pensaron que era el turno de que José Luis Mazza, actor-amigo-productor ejecutivo desde el comienzo, se hiciera cargo de ese papel. Y el éxito continuó. A partir de ahí nació un nuevo deseo: hacer Art en la Argentina, con "Pepe" Mazza. Lo lograron y casi por casualidad. A último momento, aparecieron en la programación teatral marplatense. Hoy estrenan en el América, en una reposición de Darín y Palacios.

-¿Siempre se vuelve a Art ?

-Y algún día no se volverá más. Nos cuesta mucho dejarla.

-Justo se cumplen diez años ¿Es casualidad o premeditado?

-En teatro no se puede premeditar nada y en la Argentina, menos. Se fue dando. Es una obra que se abrió camino sola. Nuestra capacidad residía en saber leer esa hoja de ruta. Por eso es que llevamos juntos tanto tiempo. La última vez que la hicimos fue en Valencia, hace un año y medio. Y queríamos hacerla nosotros tres en Buenos Aires. No encontrábamos la oportunidad por diferentes motivos, hasta que Carlos Rottemberg nos invitó, nos miramos, y dijimos que sí. Por eso nos subimos últimos a la temporada.

-Era tentador: volver a trabajar con amigos y en la playa

-¡Claro! Todo forma parte de lo mismo. Te acostumbrás y cuando pasa el tiempo, extrañás. Viajamos mucho juntos y nos conocimos muchísimo.

-¿ Art es una obra de varones?

-No. Me da la sensación de que la autora utilizó la trampa de ejemplificar el conflicto sobre el escenario en la cabeza de tres tipos, pero cuidándose de que el nivel de la discusión no caiga en los lugares comunes de una típica reunión en la que se habla de minas y deportes. Si lo analizás con lupa, el nivel del diálogo está plagado de aspectos femeninos y ahí se nota que es una autora. Pero también es cierto que tiene la mirada ácida de una mujer sobre el mundo masculino. El conflicto que establece es hasta qué punto uno tiene la capacidad de tolerar la discusión de los territorios y de la hegemonía sobre los demás.

-O sea que, en algún punto, Yazmina Reza se levantó a los tres

-Sí, nos enamoró a través de eso. Pero le devolvimos el gesto. Después de muchos años y muchos plantones que nos hizo, vino a ver la pieza a Madrid en la anteúltima temporada. Fuimos a cenar con ella y primero nos dijo que no podía creer que con tantas representaciones no hubiéramos perdido la frescura. Pero el elogio más grosso fue, según sus propias palabras, que logramos que se reenamore de su propia obra. Art está destinada a ser un clásico y, lamentablemente, nunca va a dejar de estar de moda el tema de la tolerancia.

-Te hiciste actor de cine

-Naaa no me hice actor de cine Tuve una volada de películas y de historias que me acercaron, con buenos proyectos. Y cómo no te vas a subir, si me pasé la vida encerrado en un canal de televisión. Imaginate tener la chance de hacer un personaje durante dos meses, meterte a fondo, después sacártelo de encima y saltar a otra cosa. Es lo más agradecido para el actor.

-O sea que el cine te rescató de la tele

-En realidad me rescaté yo de la TV, porque tomé la decisión de no hacer nada antes de que se viniera la maroma del cine. Lo que pasa es que esto coincidió con que me empezaron a acercar proyectos. Ya me ocurría cuando hacía TV, pero ese medio no te da espacio para nada.

-Ahora menos, ¿no?

-Ahora no es que no te da espacio, sino que no hay espacio para ficción, salvo algunas excepciones. Está muy acotado el laburo del actor dentro de la televisión, a menos que te sometas a algunas estructuras perversas.

-¿Te ofrecen cosas?

-Cada vez menos. Por un lado deben creer que soy inaccesible o carísimo. Las fantasías populares y los mitos existen aún en el oficio. Y a lo mejor también decidieron cagarse en mí Puede ser una combinación de todas esas cosas, sumado a que cuando me han ofrecido algo, salvo excepciones, no me resultó atractivo. No hay un espacio en donde tengamos la posibilidad de vernos reflejados a través de lo que nos pasa. Y nos pasa de todo a los argentinos. Casi te diría que forma parte de un plan maquiavélico. La televisión es un medio de penetración tan masivo que prefiere que nos pongamos a observar por la mirilla qué hacen diez personas encerradas en una casa. Sería muy interesante ver qué ocurre con la comunidad con programas de calidad, donde veamos reflejadas las cosas que nos pasan todos los días, como lo que le pasa a un tipo con sensibilidad social y que está de acuerdo con los reclamos populares, si se ve atrapado en un piquete con un hijo enfermo que tiene que llevar a un hospital.

-¿Y no te tienta generar esas cosas?

-Sí. Me estoy tomando un tiempo prudencial. Por otro lado, tengo la manzana medio rodeada. En cine los proyectos se toman con mucha anticipación. Pero lo tengo en la cabeza. Me gusta mucho la televisión. Hay que ser responsables de qué se hace con ella y qué hace ella con nosotros.PARA AGENDAR

Art. Con Ricardo Darín, Germán Palacios y José Luis Mazza.

Teatro América. Luro y Corrientes, Mar del Plata. Desde hoy, de miércoles a domingos, a las 21.

3 motivos para ir

  • Es muy probable que Art no vuelva a Buenos Aires por compromisos contraídos individualmente por los actores.
  • No es habitual ver en vivo a Darín, Palacios y Mazza, tres artistas excelentes.
  • Es una de las pocas obras que se escapan de la típica propuesta veraniega de Mar del Plata.
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil