Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Realizaron la primera operación a corazón abierto a distancia

Información general

En Francia, un cirujano intervino a su paciente con la asistencia de un robot

PARIS.- Un cirujano francés anunció ayer que a comienzos de mayo realizó la primera operación a corazón abierto con la asistencia de un robot manipulado por una computadora.

La intervención, que tuvo lugar el 7 de mayo, fue dirigida por el profesor Alain Carpentier, responsable del sector de cirugía torácica cardiovascular del hospital Broussier, de París.

Desde entonces, otros cinco enfermos, siempre en París, fueron operados con el mismo sistema.

Los pacientes sufrían de afecciones coronarias, valvulares o de malformaciones congénitas. Todos los operados están bien y dos de ellos regresaron a sus casas, informó el médico.

"Nos encontramos frente a una auténtica revolución -señaló Carpentier-. Considero que es mi deber recurrir a lo mejor puesto a nuestra disposición por las técnicas modernas: la posibilidad de utilizar instrumentos piloteados por el cirujano, pero accionados por el ordenador."

Durante las intervenciones, el cirujano operó a partir de una consola de computadora y dirigió los instrumentos quirúrgicos dentro del cuerpo del paciente.

La computadora transmite con la máxima fidelidad a los instrumentos robotizados todos los movimientos del cirujano.

La técnica, denominada "intuitiva", aporta una visión más amplia, estable y tridimensional de la zona del corazón que debe ser operada y los utensilios animados por ordenador tienen la misma agilidad que la mano de un cirujano, y, en operaciones muy delicadas, posibilita aumentar la precisión.

¿Doctor robot?

Carpentier excluyó que esta técnica pueda llegar a sustituir un día a los cirujanos, ya que la utilización del ordenador y del robot sólo constituye una parte de la intervención quirúrgica.

"Eso no es un robot, es una tecnología robótica, pues el cirujano está presente, recibe ayuda y es guiado por una computadora que le da precisiones y una mejor vista, pues está dentro del corazón".

En lo que respecta a una eventual interrupción no hay problema, pues el médico aseguró que hay varias "computadoras repetidas", como en los aviones.

Durante más de un año el profesor Carpentier y sus asistentes llevaron a cabo experiencias con animales, en especial en los Estados Unidos, con Intuitive Surgical, empresa norteamericana especializada en la aplicación de la tecnología de los robots a la cirugía.

Este sistema posibilitará a los cirujanos "hacer más fácil lo que es difícil y posible lo que no lo es", agregó Carpentier, tras calificar esta noticia como un salto tecnológico.

"Desde el momento en que se tiene una microcámara en el interior de un corazón y uno parece estar dentro de una caverna, se pueden ver cosas no observables con frecuencia", dijo ayer el cirujano francés.

"Por supuesto -agregó- hay que miniaturizar todo eso y no se podrá todavía hacer una operación en niños, pero presiento que habrá muchas aplicaciones posibles de la técnica."

Carpentier, de 64 años, es autor de varias publicaciones sobre cirugía cardíaca y perfeccionamiento e implantación en el hombre de una "bioprótesis" valvular en 1968.

En la actualidad, el doctor Carpentier se encuentra trabajando sobre trasplantes de órganos y en un corazón artificial.

Anteriormente desempeñó labores con el doctor Frederic Moll y el ingeniero Robert Youn, especialista de los sistemas de imágenes médicas, como la ecografía.

Los antecedentes

La técnica utilizada por el doctor Alain Carpentier en París para operar a corazón abierto fue probada por primera vez en 1995 por médicos italianos.

El 1º de septiembre de ese año, un grupo de especialistas en urología del Policlínico de Milán llevó a cabo una biopsia prostática a distancia, asistido por una computadora.

La operación, que fue dirigida por el doctor Enrico Pisani, se realizó en ocasión del Congreso Mundial de Robótica, y en presencia de médicos de 51 países.

Comandado desde un aula del Politécnico de Milán, un brazo mecánico instalado en una sala de operaciones ubicada a tres kilómetros de distancia, en el Policlínico, introdujo una aguja en el cuerpo de un paciente con anestesia general.

El doctor Pisani, director de la Clínica Urológica de la Universidad de Milán, identificó en una imagen ecográfica el punto donde efectuar la biopsia y comunicó al robot las coordenadas mediante su computadora.

La operación, la primera de esta clase en todo el mundo, fue todo un éxito.

La puesta en marcha del nuevo sistema fue ideada por el departamento de biomecánica del Policlínico, dirigido por el profesor Alberto Rovetta. Colaboraron también en el proyecto algunos técnicos de la NASA.

El avance logrado por los médicos italianos fue luego motivo de controversia ya que el paciente no había sido informado de que sería intervenido por un robot, sin cirujanos en la sala de operación.

En los Estados Unidos

Dos días después de ese primer acontecimiento, en Honolulu, Hawai, se llevó a cabo una operación a distancia, pero con un médico presente en la sala.

El doctor Carlos Weber logró corregir el problema gástrico que tenía su paciente en Honolulu, siguiendo en una pantalla las indicaciones del doctor James Rosser, desde New Haven, Connecticut, a 8000 kilómetros de distancia.

Durante la intervención se utilizó un monitor y un telebeam, artefacto similar al que usan los comentaristas deportivos para describir la acción en una cancha de fútbol. .

TEMAS DE HOYConsejo de la MagistraturaLa relación EE.UU. - CubaEl caso Mariano BeneditElecciones 2015