Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Hace 47 años

Los vengadores se convertían en serie de culto

Espectáculos

El 7 de enero de 1961 comenzó a emitirse por la televisión británica la serie The Avengers, Los vengadores, que con el tiempo se transformaría en un clásico.Ya en ese primer capítulo, en blanco y negro, participaba el personaje John Steed, un flemático agente secreto encarnado por Patrick McNee, el único que estaría en todas las temporadas del ciclo, hasta 1969. En esa primera etapa, sin embargo, el protagonista era el Dr. David Keel (Ian Hendry, un actor inglés muy popular en la época y para quien se creó la serie), que al ver cómo asesinan a su novia decide vengarla, por eso el título. Cinco reglas se impusieron los productores para la realización inicial de Los vengadores: no mostrar policías uniformados, "gente de color", sangre, mujeres muertas ni escenas que sugirieran sexo.

Lamentablemente, en los archivos sólo se conservan algunos minutos de ese capítulo original. Al año siguiente, Steed quedaría al frente del ciclo, ya en un tono de comedia policial, con márgenes amplios, y con la primera de sus acompañantes mujeres, la antropóloga Cathy Gale (Honor Blackman), experta en yudo y con un guardarropa generoso en catsuits de cuero. El éxito comenzaba a acompañar la serie. En 1965, en reemplazo de Blackman (que dejaría la serie para convertirse en chica Bond en el film Goldfinger), llegaría la contrafigura de John Steed por excelencia, Emma Peel (inolvidable máscara de Diana Rigg, una actriz especializada en Shakespeare), que le dio a la serie el glamour y la mezcla de una mujer con decisión y un caballero elegante, ambos muy inteligentes y valientes, todo en el ambiente psicodélico del Swinging London de los años 60. Juntos, resolvieron casos, muchos de ellos bizarros, durante dos temporadas, la segunda ya en color.

Fue la primera teleserie inglesa que se vendió al mercado estadounidense, y le bastaron tan sólo 50 capítulos para cimentar el culto que aún hoy subsiste. Algunas perlas sirven para explicarlo. Por ejemplo, la relación extralaboral que unía a ambos (según uno de los productores, propia del día después de haber intimado); el guardarropa de Steed, diseñado por Pierre Cardin, o el hecho de que la señora Peel fuera la encargada de mostrar, por primera vez en una serie de TV, técnicas de kung-fu. Después llegaría otro intercambio de damas, Tara King (Linda Thorson) ocuparía el lugar en la pareja hasta el final, en 1969. Casi cuatro décadas después de ese final, Los vengadores continúa imbatible en el gusto de no pocos fans en todo el mundo.

El 7 de enero de 1961 comenzó a emitirse por la televisión británica la serie The Avengers, Los vengadores, que con el tiempo se transformaría en un clásico.Ya en ese primer capítulo, en blanco y negro, participaba el personaje John Steed, un flemático agente secreto encarnado por Patrick McNee, el único que estaría en todas las temporadas del ciclo, hasta 1969. En esa primera etapa, sin embargo, el protagonista era el Dr. David Keel (Ian Hendry, un actor inglés muy popular en la época y para quien se creó la serie), que al ver cómo asesinan a su novia decide vengarla, por eso el título. Cinco reglas se impusieron los productores para la realización inicial de Los vengadores: no mostrar policías uniformados, "gente de color", sangre, mujeres muertas ni escenas que sugirieran sexo.

Lamentablemente, en los archivos sólo se conservan algunos minutos de ese capítulo original. Al año siguiente, Steed quedaría al frente del ciclo, ya en un tono de comedia policial, con márgenes amplios, y con la primera de sus acompañantes mujeres, la antropóloga Cathy Gale (Honor Blackman), experta en yudo y con un guardarropa generoso en catsuits de cuero. El éxito comenzaba a acompañar la serie. En 1965, en reemplazo de Blackman (que dejaría la serie para convertirse en chica Bond en el film Goldfinger), llegaría la contrafigura de John Steed por excelencia, Emma Peel (inolvidable máscara de Diana Rigg, una actriz especializada en Shakespeare), que le dio a la serie el glamour y la mezcla de una mujer con decisión y un caballero elegante, ambos muy inteligentes y valientes, todo en el ambiente psicodélico del Swinging London de los años 60. Juntos, resolvieron casos, muchos de ellos bizarros, durante dos temporadas, la segunda ya en color.

Fue la primera teleserie inglesa que se vendió al mercado estadounidense, y le bastaron tan sólo 50 capítulos para cimentar el culto que aún hoy subsiste. Algunas perlas sirven para explicarlo. Por ejemplo, la relación extralaboral que unía a ambos (según uno de los productores, propia del día después de haber intimado); el guardarropa de Steed, diseñado por Pierre Cardin, o el hecho de que la señora Peel fuera la encargada de mostrar, por primera vez en una serie de TV, técnicas de kung-fu. Después llegaría otro intercambio de damas, Tara King (Linda Thorson) ocuparía el lugar en la pareja hasta el final, en 1969. Casi cuatro décadas después de ese final, Los vengadores continúa imbatible en el gusto de no pocos fans en todo el mundo.

El 7 de enero de 1961 comenzó a emitirse por la televisión británica la serie The Avengers, Los vengadores, que con el tiempo se transformaría en un clásico.Ya en ese primer capítulo, en blanco y negro, participaba el personaje John Steed, un flemático agente secreto encarnado por Patrick McNee, el único que estaría en todas las temporadas del ciclo, hasta 1969. En esa primera etapa, sin embargo, el protagonista era el Dr. David Keel (Ian Hendry, un actor inglés muy popular en la época y para quien se creó la serie), que al ver cómo asesinan a su novia decide vengarla, por eso el título. Cinco reglas se impusieron los productores para la realización inicial de Los vengadores: no mostrar policías uniformados, "gente de color", sangre, mujeres muertas ni escenas que sugirieran sexo.

Lamentablemente, en los archivos sólo se conservan algunos minutos de ese capítulo original. Al año siguiente, Steed quedaría al frente del ciclo, ya en un tono de comedia policial, con márgenes amplios, y con la primera de sus acompañantes mujeres, la antropóloga Cathy Gale (Honor Blackman), experta en yudo y con un guardarropa generoso en catsuits de cuero. El éxito comenzaba a acompañar la serie. En 1965, en reemplazo de Blackman (que dejaría la serie para convertirse en chica Bond en el film Goldfinger), llegaría la contrafigura de John Steed por excelencia, Emma Peel (inolvidable máscara de Diana Rigg, una actriz especializada en Shakespeare), que le dio a la serie el glamour y la mezcla de una mujer con decisión y un caballero elegante, ambos muy inteligentes y valientes, todo en el ambiente psicodélico del Swinging London de los años 60. Juntos, resolvieron casos, muchos de ellos bizarros, durante dos temporadas, la segunda ya en color.

Fue la primera teleserie inglesa que se vendió al mercado estadounidense, y le bastaron tan sólo 50 capítulos para cimentar el culto que aún hoy subsiste. Algunas perlas sirven para explicarlo. Por ejemplo, la relación extralaboral que unía a ambos (según uno de los productores, propia del día después de haber intimado); el guardarropa de Steed, diseñado por Pierre Cardin, o el hecho de que la señora Peel fuera la encargada de mostrar, por primera vez en una serie de TV, técnicas de kung-fu. Después llegaría otro intercambio de damas, Tara King (Linda Thorson) ocuparía el lugar en la pareja hasta el final, en 1969. Casi cuatro décadas después de ese final, Los vengadores continúa imbatible en el gusto de no pocos fans en todo el mundo. .

Luis Ini

TEMAS DE HOYAumento de la naftaDeclaraciones juradasCristina KirchnerPartido por la pazElecciones 2015