Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otro día de furia en Ezeiza

Pasajeros varados reaccionaron indignados por la cancelación de los vuelos de Aerolíneas

Domingo 13 de enero de 2008
0

En una nueva jornada de furia, el aeropuerto internacional de Ezeiza estuvo ayer al borde del colapso a raíz de los graves incidentes protagonizados por pasajeros de Aerolíneas Argentinas, que reaccionaron enfurecidos por la falta de información sobre la partida de sus vuelos.

La rotura de una puerta de vidrio y agresiones a guardias de seguridad y a un vocero de la compañía aérea fueron algunos de los hechos desencadenados por los propios pasajeros, que, indignados, impidieron incluso la salida de vuelos de otras empresas durante cinco horas.

Los vuelos al exterior de Aerolíneas Argentinas venían sufriendo cancelaciones y reprogramaciones desde el jueves, cuando comenzó un conflicto gremial que dejó varadas a más de 4000 personas, muchas de las cuales debieron pasar tres noches en el aeropuerto sin saber cuándo podrían volar. Sólo a las 20 de ayer el conflicto se atenuó, cuando la empresa anunció una nueva reprogramación de los vuelos, que llevaban más de un día de retraso.

Turistas forcejeaban ayer con guardias de seguridad en un intento de ingresar en las oficinas de la compañía aérea en busca de información
Turistas forcejeaban ayer con guardias de seguridad en un intento de ingresar en las oficinas de la compañía aérea en busca de información. Foto: Fernando Massobrio

Las protestas habían comenzado cerca del mediodía cuando pasajeros atacaron los mostradores de la empresa y provocaron destrozos en su interior. Pasadas las 12, los empleados decidieron dejar de atender porque consideraron que no contaban con las medidas de seguridad necesarias. Como había ocurrido el día anterior, con los mostradores de la empresa vacíos, muchos pasajeros aprovecharon la situación para usar los teléfonos de la empresa y llamar a sus familiares en el exterior. "A cuenta de Aerolíneas", festejó un turista brasileño.

Pero con el transcurrir de las horas y la falta de información, aumentaba la ira de los pasajeros. A las 17, alrededor de 50 de ellos forcejearon con el personal de seguridad y rompieron la puerta de entrada de Migraciones. Inmediatamente después, comenzaron un "piquete" que durante cinco horas impidió a los pasajeros de otras aerolíneas realizar el trámite de embarque para salir del país.

"La única solución es hacer un piquete. Los extranjeros que pueden viajar son mayoría y pueden llamar a sus embajadas para que presionen y así se solucione este caos", justificó Gioba, de 44 años, un venezolano que llevaba 24 horas varado.

Los problemas en el aeropuerto empezaron el jueves, cuando los empleados de la firma de acarreo de equipajes Aerohandling, una contratista de Aerolíneas Argentinas, optaron por trabajar "a reglamento" para exigir un plus salarial por inflación de 1200 pesos.

La situación se profundizó luego de que los empleados de Aerohandling decidieran ayer ampliar la medida "hasta que se resuelva el reclamo del plus salarial".

Por su parte, Edgardo Llano, secretario general de la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), que nuclea al personal de tierra de Aerolíneas que ayer abandonó los mostradores, afirmó que desde el gremio no se tomó ninguna medida de fuerza y atacó a los pasajeros. "La creciente demanda, la falta de personal y el deterioro de los equipos para la gestión en rampa hicieron que los vuelos se demorasen. Grupos de pasajeros están funcionando como patotas, violentando, rompiendo y agrediendo a quien se cruce en su camino", dijo Llano.

El vocero del gremio de los pilotos (APLA), Gerardo Cuadro, aclaró que sus afiliados "están en conciliación obligatoria y no quieren salir de la ley" por lo que los desligó del conflicto.

LA NACION intentó comunicarse en reiteradas ocasiones con Aerolíneas Argentinas pero no obtuvo respuesta. Durante la jornada, Jorge Molina, vocero de la empresa, fue agredido por pasajeros enfurecidos.

Vale recordar que en noviembre último el Gobierno notificó al grupo Marsans -la empresa española dueña de Aerolíneas- la decisión de hacer uso de la opción que aumentaría su participación accionaria del 5 al 20 por ciento, lo que se encuentra actualmente en negociación.

Quejas e indignación

"Hasta que no llegue al check-in no voy a estar tranquilo", decía Alejandro Antonetti, de 24 años, luego de que Aerolíneas Argentinas anunciara la reprogramación de su vuelo hacia Venezuela.

Natalia Giraldo, 30 años, colombiana, pasó la noche durmiendo abrazada a su maleta, recostada sobre el piso del hall central del aeropuerto, con apenas una botella de gaseosa y un paquete de galletitas. "Hace dos días que estamos en el aeropuerto sin poder volver a nuestro país. Estamos con mucha bronca e incertidumbre, no sabemos si ir a un hotel o pasar otra noche en el aeropuerto."

Mientras tanto, en las mesas de atención al público de Aeropuertos Argentina 2000, empresa que tiene la concesión de la terminal, decenas de pasajeros llenaban planillas repletas de quejas contra Aerolíneas Argentinas y el aeropuerto.

Carlos Zambelli, 27 años, brasilero, que llevaba en su mano un pasaje con destino a Porto Alegre, afirmó: "Yo pensaba que en Brasil teníamos problemas con los vuelos, pero ahora que conozco la Argentina, creo que en mi país no estamos tan mal".

Giovannina Morgado, 53 años, venezolana, ironizó, ante una larga fila de pasajeros que la oían, con mezcla de apoyo y resignación: "Los Kirchner son unos desagradecidos. Chávez les envió la valija con los dólares y en vez de tratar bien a los venezolanos, nos tratan como si fuésemos perros".

"Me da vergüenza porque cada vez que viajo afuera defiendo al país, pero ahora con esto nuestra imagen es indefendible", dijo Aníbal Brullio, de 31 años, mientras hacía la fila de embarque para viajar a Francia a través de Air France.

Bartolomé Santana, un español, de 67 años, que se dirigía hacia Venezuela, manifestó: "No sabemos siquiera adónde están nuestras maletas. Esto es insólito. ¿No le preocupa al gobierno de la Argentina que no estén saliendo sus aviones?"

Informes de Paula Soler y Franco Ruiz

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas