Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El gasto público aumentó 47% en 2007

Llegó a $ 138.355 millones, frente a 93.622,9 millones de 2006; el superávit fue del 3,2%, con una baja respecto del año anterior

Jueves 17 de enero de 2008
0

El gasto público creció cerca del 47% en 2007 con los subsidios al sector privado y las transferencias a la seguridad social como principales motores, aunque la fuerte alza de los ingresos permitió que el superávit primario (antes del pago de la deuda) se ubicara en el 3,2% del producto bruto interno (PBI).

El resultado del base caja del sector público difundido ayer exhibe un total de gastos primarios por $ 138.355 millones, frente a 93.622,9 millones del año anterior. En diciembre hubo un déficit de 1198,9 millones, por el mayor pago de jubilaciones y el giro de subsidios en un programa de crédito a las pymes, que en total sumaron 1100 millones.

El superávit primario de 2007 fue de $ 25.670 millones, un 3,2% del PBI, frente a 3,5% de 2006; 3,7% de 2005, y 3,9% de 2004. En tanto, los ingresos totalizaron un incremento del 40,5%, con un aporte de $ 7814,3 millones por traspasos de cuentas de afiliados a las AFJP al sistema público previsional.

El secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, destacó que "ante los shock externos, como puede ser la crisis del mercado de hipotecas en los Estados Unidos, la economía argentina no se ve afectada por este fuerte ahorro; la política de superávit fiscal da bases firmes". En declaraciones a la prensa en el Palacio de Hacienda, Pezoa dio a conocer los datos fiscales, que muestran que el superávit financiero (tras el pago de intereses) fue del 1,15% del PBI (unos $ 9247 millones).

"Este año también será sostenido en cuanto al resultado del superávit", aseguró Pezoa, junto con el subsecretario de Presupuesto, Raúl Rigo. La meta oficial es del 3,15%, aunque se cree que el resultado podría llegar al 3,5% por el fuerte aumento de las retenciones a la exportación y porque no se repetirá la moratoria previsional que permitió jubilar a 1,2 millones de personas que no tenían aportes suficientes. De hecho, el 40% de la suba del gasto del año pasado se explica por la seguridad social.

Las transferencias al sector privado que actúan como dique para evitar mayores subas de tarifas de energía y transporte se duplicaron: pasaron de $ 5000 millones a 10.000 millones.

"Tener este superávit fiscal nos permite una señal a largo plazo de un modelo económico sustentable", dijo Pezoa, y destacó que, a partir del ahorro fiscal "no hay necesidad desesperada de buscar financiamiento" para hacer frente a las deudas. Además, subrayó que el Estado mantiene "un alto nivel de inversión pública en dos aspectos, por un lado de infraestructura, necesario para el crecimiento a futuro, y por el otro, la construcción de viviendas y escuelas, de alto impacto social".

El funcionario criticó a quienes afirman que la carga impositiva en la Argentina es elevada al asegurar que "no es uno de los países que más presión tributaria tiene", pese a que luego de Brasil tiene el récord de la región, según cifras oficiales.

"Esto es una concatenación de un proceso de cinco años de altos superávit primarios. En 2008 también tendremos un superávit fiscal acorde a la serie de los últimos años", dijo Pezoa. El alto superávit está destinado a hacer frente a los altos compromisos que mantiene el país por su deuda regularizada de $ 132.000 millones. A ese monto, hay que sumarle unos 27.000 millones de los bonos que siguen en default y cerca de 6300 millones impagos con el Club de París (integrado por 19 países).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas