Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Fuerte jugada de Macri para preservar el colegio de La Salle

El oficialismo porteño presentó un proyecto de ley para proteger el edificio

Miércoles 23 de enero de 2008
0

El valioso edificio del colegio de La Salle se convirtió anteayer en el primer ejemplo de cómo será la política del gobierno macrista en cuanto a los edificios históricos de la ciudad.

A pedido expreso del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y con la firma del vicepresidente primero de la Legislatura, Diego Santilli, el presidente del bloque Pro, Oscar Moscariello, y el diputado Fernando De Andreis, el oficialismo presentó anteayer un proyecto de ley para proteger y mantener el uso educativo del edificio -que ocupa la manzana de Riobamba, Tucumán, Ayacucho y Viamonte-, y así frenar la intención de sus dueños que, según trascendió extraoficialmente, pretenden darlo en concesión por 30 años a un grupo económico que construirá un hotel cinco estrellas y un centro de convenciones.

"Nuestra voluntad es ir adelante con este proyecto, que para nosotros es un leading case (caso testigo) de lo que vendrá: un interés generalizado en relación con muchos edificios que tengan estas características. No queremos eliminar la propiedad privada, pero la idea es tratar que la necesidad de dinero o de inversiones no atente contra los que se considera un patrimonio histórico", explicó ayer a LA NACION Moscariello.

Y añadió que la iniciativa salió del propio jefe de gobierno que, en la reunión de gabinete que mantuvo anteayer con sus colaboradores, pidió: "Quiero que nuestros legisladores se ocupen de este tema".

El proyecto plantea catalogar al edificio de fines del siglo XIX con nivel de protección estructural (se protege la fachada y lo más valioso del interior) y garantizar el funcionamiento y prestación de servicio educativo. "El colegio todavía no presentó ningún proyecto, pero queremos que ante todo se plantee lo que pretenden hacer. Por eso, en principio, frenamos cualquier proyecto y le damos protección estructural", dijo Santilli a LA NACION.

Esta iniciativa de ley ya había sido impulsada por la diputada Teresa de Anchorena (Coalición Cívica), en octubre último, y actualmente está en estudio. "El La Salle ya está protegido. Cuando hay una catalogación en trámite, el Ejecutivo no puede aprobar ningún proyecto posterior de demolición o de construcción hasta no resolver primero el pedido anterior. Además, el edificio está en el listado de edificios representativos de la ciudad, y por ello para ser aprobado el proyecto debe pasar por el Consejo Asesor de Asuntos Patrimoniales, algo que todavía no sucedió", dijo Anchorena a LA NACION.

Los propietarios del colegio no contestaron las reiteradas requisitorias periodísticas.

La presidenta de la Comisión de Planeamiento Urbano, Silvina Pedreira (FV), adhirió al pedido de protección estructural presentado por Anchorena. También el diputado Aníbal Ibarra presentó ayer un proyecto en ese sentido.

Aunque fuentes legislativas consideraron tardía la reacción de Ibarra: recordaron a LA NACION que, cuando el diputado era jefe de gobierno, su Ministerio de Cultura impulsó un expediente, para proteger al La Salle, que no pudo avanzar porque Ibarra nunca lo firmó.

El proyecto, que necesita de 40 votos para convertirse en ley, sería tratado en la próxima sesión extraordinaria, el 7 de febrero, previa reunión, el martes próximo, en la que se unificarán todos los proyectos. "Dado el interés demostrado, creo que llegaremos al número necesario para salvaguardar la construcción", se esperanzó Moscariello.

Historia en tres siglos

Los hermanos de La Salle llegaron a la Argentina en 1889. Primero colaboraron con los padres lazaristas y luego, con los padres jesuitas. El edificio original era propiedad de las hermanas irlandesas de la misericordia, y allí funcionaba un orfanato que tiempo después se trasladó a la zona de Flores. El 3 de marzo de 1891 los hermanos De La Salle concretaron el anhelo de tener un colegio propio, que comenzó con 60 alumnos y que por entonces se llamaba Colegio Católico, hasta el 14 de mayo de ese mismo año, fecha en que tomó el nombre del fundador de la comunidad, que lleva actualmente.

Por Nathalie Kantt De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas