Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Derechos humanos: entrevista con el periodista que descubrió el caso Miara

"Para mí, fue frustrante volver a la Argentina"

Política

Cohen está en contacto con los mellizos

 
 

NUEVA YORK.- "¿Verdad o justicia? Cada sociedad que sale del terror debe elegir. Pero la verdad es menos prolija y la justicia, menos adecuada de lo que reconocemos. La vida consiste en medios tonos que los diarios reflejan con dificultad, y no en absolutos", escribió en The New York Times, la semana pasada, el periodista británico Roger Cohen, quien, 20 años después de haber revelado el paradero de dos hijos de desaparecidos durante la dictadura -los mellizos Reggiardo Tolosa-, volvió al país y se chocó con una amarga realidad.

Tras haber sido restituidos a sus verdaderos familiares en 1989, Matías y Gonzalo Reggiardo Tolosa no pudieron adaptarse y pasaron por varios hogares sustitutos, siempre anhelando volver atrás el tiempo, cuando supuestamente formaban parte de una familia feliz con sus "padres": el subcomisario de la policía Samuel Miara y su esposa, Beatriz Castillo.

"Los periodistas somos como intrusos que nos entrometemos en las vidas de otra gente, escribimos, las dramatizamos y luego seguimos hacia otra historia sin ser conscientes de cuánto los afectamos. Es por eso que creo que muchas veces vale la pena volver a esas historias que tratamos y ver qué efecto tuvimos. En este caso, para mí fue muy frustrante volver a la Argentina", expresó Cohen a LA NACION poco después de regresar a Nueva York, donde trabaja como columnista del diario The New York Times .

En 1987 trabajaba para The Wall Street Journal y fue enviado a abrir la corresponsalía en Río de Janeiro. Fue en uno de sus viajes a la Argentina que se tropezó con la historia de dos mellizos nacidos en cautiverio, en la cárcel de Olmos, diez años antes. El caso se lo contó una colaboradora que el diario poseía en Buenos Aires, Judith Evans, que tenía contacto con un hombre, Adalberto Rossetti, cuya esposa embarazada, Liliana Ross, había sido detenida y asesinada por la dictadura.

"Lo que pasó entre 1976 y 1983 fue barbárico desde cualquier punto de vista, pero a mí hay algo sobre la idea de robar el bebe a una mujer joven embarazada y luego matarla que me parece lleva ese barbarismo a otro nivel -señaló Cohen-. Además, en este caso, habían luego matado a la partera que filtró la información. Fue así que me puse en contacto con las Abuelas de Plaza de Mayo y empecé a investigar."

-¿Cómo encontró a la familia de Miara?

-Por elementos que me habían dado las Abuelas de Plaza de Mayo, las familias Ross y Rossetti y el certificado de nacimiento falsificado que tenía Samuel Miara de sus hijos. Los empecé a buscar y descubrí que con el regreso de la democracia en la Argentina los Miara se habían refugiado en otra dictadura, en Paraguay. Estaba convencido de que valía la pena ir a Asunción y encararlo, aunque no tenía expectativas de que me fuera a recibir. Sin embargo, llegué a su casa en los suburbios de Asunción y ahí estaban, en el jardín delante de la casa, dos pequeños mellizos rubios jugando a la pelota con este hombre moreno y de pelo bien oscuro que fumaba. Inmediatamente se puso agresivo, dijo que yo era parte de un complot de la izquierda y aseguró que los mellizos eran hijos suyos y de su mujer. Para mi sorpresa, al final aceptó y conversamos durante dos horas, en las que me mostró fotos de su mujer en los primeros meses de embarazo, pero nunca en los últimos.

La nota fue publicada en la portada del The Wall Street Journal y la justicia argentina logró la extradición de Miara en 1989. Para entonces, Cohen ya había sido trasladado como corresponsal a Roma, pero a través de amigos se enteró de que las pruebas de ADN de los mellizos demostraron que no eran hijos de Miara. Cohen creyó que había ayudado a dos chicos argentinos a salir de la oscuridad, encontrar su verdadera familia y tener una mejor vida.

Otra historia

Lo que no supo hasta hace unas semanas, cuando volvió a Buenos Aires después de casi dos décadas, era que los mellizos tampoco eran los hijos de los Rossetti-Ross, sino de otros dos desaparecidos: María Tolosa y Juan Reggiardo.

"Por las Abuelas me enteré de que habían sido entregados a un tío, Eduardo Tolosa, pero que la experiencia resultó desastrosa. Luego fueron puestos con una familia sustituta, pero tampoco se adaptaron. Me contaron también que al parecer uno de ellos seguía muy en contacto con Beatriz Miara, la mujer que los crió", relató, todavía sorprendido.

-¿Intentó contactar a los chicos cuando regresó a la Argentina?

-Sí, pero no fue posible. Sin embargo, recibí un e-mail de uno de los mellizos, Matías, diciendo que quería hablar conmigo. Tal vez vuelva a Buenos Aires entonces.

-¿Cómo se siente ahora, con los efectos de lo que sucedió?

-Me di cuenta de que la verdad no es blanca o negra, sino que tiene muchas tonalidades de gris, es más complicada. Para los mellizos, además de tener que adaptarse a nuevas familias, debe de haber sido desgarrador lidiar con las emociones hacia las personas que amaban y veían como sus padres, que en realidad eran impostores y ladrones.

-¿Cómo encontró la Argentina después de veinte años de ausencia?

-Es siempre la misma historia con la Argentina, como que tuviera dos caras. Vas y ves este país seductor, lindísimo, con linda gente, un ambiente europeo, pero por debajo tiene algo profundo que falla. Es un país que nunca desarrolló todo su potencial, que tiene un salvajismo tapado que ha hecho a mucha gente miserable. Me llama la atención siempre que los argentinos son muy patriotas en algunas cosas, como el fútbol, su bandera o las Malvinas, pero en lo cotidiano están siempre pensando en el bien individual en vez del de todo el país; es una lástima.

Hoja de ruta

  • Roger Cohen nació en Londres, Gran Bretaña, en 1955. Estudió historia y francés en la Universidad de Oxford.
  • Fue periodista freelance en París, y luego trabajó como corresponsal de la agencia de noticias británica Reuters en Londres, Bruselas y Roma.
  • En 1983 fue contratado por el diario estadounidense The Wall Street Journal . Se desempeñó como corresponsal en Roma y luego, en 1987, abrió la oficina en Río de Janeiro para cubrir desde allí noticias de toda América del Sur.
  • En 1989 publicó la nota, que fue portada del diario, en la que contó la historia de la apropiación de los mellizos.
  • En 1990 pasó al diario The New York Times , para el cual trabajó como corresponsal en Berlin, París y Zagreb durante la guerra en los Balcanes.
  • En 2001 fue designado editor de la sección Internacional del periódico.
  • Cinco años después, en 2006, fue designado editor general de The International Herald Tribune , diario subsidiario del Times .
  • El año pasado fue nombrado columnista de las páginas editoriales del prestigioso The New York Times .
Por Alberto Armendáriz Para LA NACION
TEMAS DE HOYYPF estatalInseguridadElecciones 2015Cristina Kirchner