Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Vaticano demora el plácet de Iribarne

Custer regresa mañana a la Argentina

Lunes 28 de enero de 2008
0

El embajador ante la Santa Sede, Carlos Custer, vuelve mañana al país al finalizar su misión de cuatro años. El designado representante para sucederlo en el Vaticano por la presidenta Cristina Kirchner, Alberto Iribarne, aún no recibió el plácet por parte de la Iglesia. Por esa razón, a partir de mañana esa representación diplomática quedará en manos de un encargado de negocios, Hugo Javier Gobbi.

El obstáculo que estaría retrasando la aceptación de Iribarne, según algunos observadores eclesiásticos, sería su condición de separado que convive con una segunda mujer.

Según trascendió, el Gobierno tendría indicios de que los funcionarios del Vaticano están estudiando el tema para evitar que se convierta en un nuevo motivo de roce con la Argentina.

Si bien oficialmente dicen desconocer las razones por las que aún no tienen respuesta sobre el plácet de Iribarne, presentado en diciembre por el gobierno de Cristina Kirchner ante la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires, quienes conocen el estilo del papa Benedicto XVI no dudan de que el estado civil del peronista sea la clave de los miramientos.

Es vox pópuli en el Vaticano la decisión del Papa de bregar por el valor de la familia y no recibir, por ejemplo, a los presidentes separados que piden audiencia en compañía de una segunda o tercera mujer. En el caso de los embajadores de países predominantemente católicos, como la Argentina, no existe una norma escrita que requiera que lleve una vida según las sugerencias morales de la doctrina católica. Sin embargo, es una costumbre que hasta ahora no se ha roto.

"¿Por qué entonces el Gobierno argentino propuso como candidato a un hombre en esa condición? No se pueden aceptar razones de ignorancia en esos altos niveles diplomáticos donde cada paso se analiza al detalle", comentó un observador eclesiástico italiano ante la consulta de LA NACION.

Iribarne es un avezado político que participó de los gobiernos peronistas de la última década. Fue viceministro del Interior durante la gestión del presidente Carlos Menem; secretario de Seguridad en el gobierno de Eduardo Duhalde y, hasta hace poco, ministro de Justicia de Néstor Kirchner.

Según fuentes de la Cancillería, Iribarne tendría muy buena relación con un par de obispos de mucho peso en el Episcopado, aunque no se trate de miembros de la comisión ejecutiva conducida por el cardenal Jorge Bergoglio.

Baseotto y visita del Papa

Custer y su esposa se despidieron el sábado del Papa en una audiencia privada de unos diez minutos y conversaron luego con el secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Tracisio Bertone. Cuando dejen Roma, la embajada argentina ante el Vaticano quedará a cargo de Gobbi, quien se desempeñó hasta hoy como ministro en esa representación.

Los dos temas más urgentes de los que deberá ocuparse el futuro representante ante el Vaticano son la celebración de los 30 años de la exitosa mediación papal en el conflicto con Chile por el canal de Beagle (para la que las presidentas de Chile y la Argentina invitaron al Papa a sus respectivos países) y la aún pendiente designación del sucesor del obispo castrense, monseñor Antonio Baseotto (que renunció en abril del año pasado al cumplir 75 años, la edad reglamentaria para ejercer el ministerio episcopal).

La invitación para que el Papa visite durante este año la zona del conflicto por el que Chile y la Argentina estuvieron al borde de la guerra en 1978 fue formulada por Cristina Kirchner al cardenal Bertone en nombre propio y del de la presidenta del país trasandino, Michelle Bachelet. En noviembre último, Cristina Kirchner transmitió la invitación durante la visita al país de Bertone para la beatificación de Ceferino Namuncurá.

El sábado, Bertone dijo a Custer que el Vaticano estudia la posibilidad de esa visita, pero advirtió que "es muy difícil" que se pueda concretar, porque el Papa tiene ya planeado viajar a Estados Unidos y a Australia, y, por su edad y estado de salud, los médicos no le recomiendan más viajes. Se estaría ideando un plan alternativo: la realización de dos actos conmemorativos, uno en el Vaticano y otro en la zona del conflicto.

Por Silvina PrematDe la Redacción de LA NACION

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas