Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Autonomías: el lobby mapuche en Europa

A través de alianzas con partidos independentistas de Europa, entre ellos Batasuna, embajadores mapuches buscan apoyo para llevar adelante en Chile el modelo de autonomías vigente en España, como paso previo a la plena independencia

Domingo 10 de febrero de 2008
0

MADRID.- La huelga de hambre de Patricia Troncoso dejó en evidencia una situación inadvertida hasta ahora en Chile, que se ha fraguado silenciosamente en las principales ciudades europeas durante la última década: los dirigentes y representantes de los grupos mapuches realizan un potente lobby en países como España, Holanda e Inglaterra, y han establecido alianzas formales con partidos políticos nacionalistas e independentistas, para recibir adoctrinamiento sobre la administración de territorios autónomos. Entre los "socios" de los mapuches en Europa figura Batasuna, el brazo político de la banda terrorista ETA.

Este lobby se intensificó en las últimas semanas con la masiva realización de manifestaciones en capitales europeas. En Atenas, los activistas terminaron quemando un automóvil del consulado chileno. En Madrid, durante esta semana, manifestantes levantaron pancartas, repartieron volantes y gritaron "¡La tierra no se vende, se ama y se defiende!". Entre ellos estuvo Alvaro Briales, el estudiante de la Universidad Autónoma de Madrid que fue deportado de Chile, en octubre pasado, por su supuesta participación en la toma de un fundo.

Estas protestas se desarrollaron en las puertas de la Casa de América, donde se celebraba el Tercer Encuentro de Parlamentarios Indígenas Iberoamericanos. A su salida del evento, el embajador Osvaldo Puccio intentó dialogar con los agitadores, tal como ha hecho durante todos estos días con representantes de la prensa, del gobierno español, de colectividades políticas y de diversas organizaciones civiles que han llegado hasta la delegación diplomática chilena para pedir explicaciones por la situación de Patricia Troncoso.

Una movilización reciente en España
Una movilización reciente en España. Foto: El Mercurio/GDA

Entre todas esas muestras de solidaridad, hubo una que llamó especialmente la atención del embajador: "Recibimos también una declaración de apoyo de Ezquerra Repúblicana", confirmó Puccio a El Mercurio . Se refiere al partido nacionalista de izquierda que gobierna en Cataluña junto a los socialistas, que se ha caracterizado en los últimos años por tensionar al máximo la relación entre Barcelona y el gobierno central de Madrid, exigiendo cada vez mayores grados de autonomía administrativa.

Un partido "importado"

Los nacionalistas europeos mantienen estrechas relaciones políticas con las organizaciones de indígenas chilenos. Los parlamentos de Galicia y de Cataluña ya aprobaron mociones de "apoyo al pueblo mapuche". Y la Alianza Libre Europea (ALE), una agrupación de partidos independentistas del Viejo Continente, quiere que el Parlamento Europeo les dé su reconocimiento oficial.

La ALE presentó su solicitud a petición de dos de sus socios: la Unión Democrática Bretona (UDB) y el Bloque Nacionalista Gallego (BNG), con los cuales los mapuches firmaron recientemente acuerdos de colaboración que terminaron en la fundación de un nuevo partido político, el Wallmapuwen ("Tierra Mapuche"), inscrito en el Servicio Electoral, en noviembre pasado.

Fueron precisamente los bretones y los gallegos los que pidieron a la ALE que promoviera la causa indígena a escala multilateral. De resultar esta iniciativa, la contradicción con Chile sería evidente, pues la Constitución de 1980 no reconoce expresamente a los pueblos originarios, lo que representa una vieja aspiración de algunos de estos grupos.

En el acuerdo que firmaron los representantes mapuches con el Bloque Nacionalista que gobierna Galicia, ambas partes se comprometen a "promover espacios de debate que permitan construir una alternativa a la globalización neoliberal, basados en el principio de autodeterminación de los pueblos y el reconocimiento de la diversidad cultural, como piedras angulares de una paz real".

El diputado Bieito Lobeira, promotor de la causa indígena en el interior de BNG, explica a El Mercurio : "No hablamos necesariamente de independencia, pero sí de una estructura política propia que le permita al pueblo mapuche tomar sus propias decisiones o codecisiones con los estados de Argentina y Chile".

BNG recomendó a los mapuches la creación del partido Wallmapuwen. Lo mismo hizo Ezquerra Republicana de Cataluña. Su dirigente, Daniel Condeminas, ha visitado varias veces La Araucanía y estuvo presente cuando se anunció la formación de Wallmapuwen.

En una entrevista concedida al periódico Azkintuwe , Condeminas explicó: "Comenzar a plantear un proyecto claro de organización política para vuestro pueblo, esto que han denominado como proyecto de autonomía territorial, pone a nuestro juicio en entredicho este Estado de matriz profundamente centralista donde estáis situados... Esto último me conecta con la realidad que vivimos los catalanes... Compartimos quizás el haber recibido la caricia de la bota del ejército español y muchas muertes por el plomo de sus ejércitos, en diversas etapas de nuestra historia".

El presidente de Wallmapuwen, Pedro Gustavo Quilaqueo, reconoció abiertamente la influencia hispana: "Si en el interior de España existe el País Vasco o Cataluña, y nadie en Chile se escandaliza mayormente, ¿por qué en Chile no podría existir un País Mapuche?".

Wallmapuwen también apoya a los independentistas del País Vasco, incluso a los grupos más radicales, como Batasuna, el brazo político de ETA. Su órgano oficial, Taiñ Rüpü, expresa: "No son pocos los pueblos sin Estado en el mundo, que se ven impedidos de ejercer sus derechos políticos. Gráfico resulta el caso de Batasuna, partido nacionalista vasco de izquierda, ilegalizado el año 2003 por el juez Baltazar Garzón, acusado de ´complicidad con ETA . Diversas voces se han levantado en Europa, exigiendo la revocación de dicha medida dictatorial, avalada por el gobierno socialista español y que afecta a miles de ciudadanos del País Vasco".

En junio del 2007, Batasuna envió a su emisario Walter Wendelin a Chile. Además de participar en un encuentro organizado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), visitó a los mapuches encarcelados en Angol.

Las redes en Europa

Reynaldo Mariqueo y Rafael Railaf son los "embajadores" de los grupos mapuches en Europa. Mariqueo está al frente de Mapuche International Link, con sede en Inglaterra, y Railaf dirige la Fundación Folil, en Holanda. Ambos comparten algunos datos biográficos: salieron exiliados de Chile en la década del setenta, lucharon contra Pinochet durante los ochenta y se reconvirtieron en defensores de la causa indígena tras la instalación de la democracia.

"En el Parlamento Europeo logramos una resolución contra el gobierno argentino, por violaciones a los derechos humanos de los mapuches, y ahora estamos trabajando en otra contra el Gobierno chileno", dice Reynaldo Mariqueo, quien se queja de "la aplicación arbitraria" de la ley antiterrorista en contra de los mapuches procesados. Railaf agrega: "También hacemos lobby ante ministerios del Parlamento Europeo, como el de Agricultura y el de Medio Ambiente, para que pongan mayores exigencias a las empresas europeas con inversiones que pueden afectar al pueblo mapuche, como las salmoneras y las forestales".

Mariqueo y Railaf reciben asesoría de entidades internacionales no gubernamentales, como la Organización de Pueblos y Naciones sin Estado (ONPU) y Nizkor, ligada a la defensa de los derechos humanos en América latina. También mantienen una fluida relación con Amnistía Internacional, que hace pocos días organizó una conferencia de prensa en París. Entonces, su representante para América latina, Genevieve Garrigos, señaló que el tratamiento aplicado a los prisioneros mapuches podía ser asimilado, desde el punto de vista legal, a casos de "tortura y tratos degradantes". En la misma ocasión, Danielle Mitterrand, viuda del ex Presidente francés, defendió las reivindicaciones indígenas en nombre de la organización France Libertés, y dijo que éstos luchan contra un "sistema de dictadura económica que, en nombre de la rentabilidad, pone en peligro la vida".

Rafael Mariqueo también ha hecho gestiones ante la Santa Sede, y ha dirigido cartas a Juan Pablo II y a su sucesor, Benedicto XVI, días antes de que éste recibiera a la Presidenta Michelle Bachelet. Otra de sus misivas tuvo como destinatario el Dalai Lama. En marzo próximo, participará en el consejo de derechos humanos del grupo de trabajo de pueblos indígenas de las Naciones Unidas, y en abril asistirá a la conferencia de países sin Estado, que se realizará en Bruselas.

"Queremos algún grado de autonomía o autodeterminación, como el que plantea la declaración de derechos de los pueblos indígenas de la ONU, o como el que tienen las comunidades autónomas de España y los países de Escocia, Gales e Irlanda", sostiene Mariqueo, quien, en su calidad de representante del pueblo mapuche, ha sido entrevistado hasta por la influyente BBC.

A pesar de su discurso "antiglobalización", ambos mantienen actualizadas sus respectivas páginas web en varios idiomas. A través de su sitio en internet, la Fundación Folil también pide donaciones económicas. Es que el objetivo de los dirigentes mapuches en Europa es seguir captando el apoyo y la solidaridad de la rica y poderosa opinión pública europea, para conseguir su objetivo más preciado: la autonomía administrativa de Wallmapuwen, "la tierra mapuche".

Por María Eugenia Tamblay

LA NACION y El Mercurio

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas