Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Argentina está frente a un nuevo recurso de exportación

De la mano de una tendencia global cada vez más firme, empresarios y funcionarios buscan posicionar al país entre las potencias exportadoras de servicios

Domingo 17 de febrero de 2008
0

La Argentina exporta cada vez más talento, y lo hace sin que eso implique una fuga de cerebros.

Todo comenzó cuando un grupo de empresas vio en una tendencia mundial cada vez más consolidada una oportunidad para exprimir al máximo algunas de las capacidades técnicas, culturales y creativas que se hallan aquí, un activo que muchas veces evita que el país quede hundido en los rankings de competitividad internacionales, muchos de los cuales no suelen ser dóciles con la Argentina. Pero fue hace tan sólo un puñado de años, luego de la devaluación, que el país comenzó a explotar con un mayor ímpetu todas las oportunidades que el mundo globalizado de hoy ofrece. Empresarios y funcionarios buscan ahora conjugar esfuerzos para posicionar al país en lo más alto de la pirámide.

Se trata de la exportación de servicios, un negocio que mueve cientos de miles de millones de dólares por año y que en la Argentina fue, durante décadas, un sector invisible... hasta ahora.

Todo surge a partir de la combinación de cinco fenómenos: la consolidación de un mercado mundial integrado de servicios –una tendencia que algunos llaman global sourcing–, un huso horario similar al de los principales clientes, es decir, los países desarrollados, el talento del recurso humano nativo, un concepto que, cabe aclarar, excede el nivel de calificación–, la afinidad cultural con Occidente, y la devaluación del peso de 2002.

La Argentina no está sola. Países como la India, China, Irlanda, Israel, las naciones de Europa del Este, o Brasil y Uruguay, en la región, son competidores directos. Pero cada uno tiene características propias. De allí que uno de los consensos que ha tomado forma en esta industria naciente –que agrupa al software, el outsurcing y el offshoring, y los call centers, entre otras actividades– es no jugar cara a cara con la India, líder natural con tres décadas de experiencia y 1100 millones de habitantes de los que surge año tras año un nuevo ejército de ingenieros.

La estrategia parece orientarse hacia otra dirección: buscar los nichos donde la calidad y el talento hacen la diferencia, y donde el precio o el volumen de las operaciones, variables donde la India parece inalcanzable, a falta de una palabra mejor, se relativizan.

Puede parecer, a primera vista, una actitud poco ambiciosa. Error. Se estima que el negocio, que crece a tasas de dos dígitos, moverá US$ 827.000 millones este año en todo el mundo, un poco más de tres producto bruto interno (PBI) de la Argentina.

Existen pocos datos oficiales sobre qué porcentaje de ese monto capta el país. Nadie duda, eso sí, de que tiene un potencial nada desdeñable en dos temas que a cualquier gobierno y a cualquier país les interesan: generación de empleo y de divisas.

Algunos datos sobre este último punto pueden encontrarse en el balance de pagos. Allí consta que las exportaciones de servicios, sin contar el transporte y el turismo -los dos rubros principales-, generaron ingresos por casi US$ 2600 millones en los primeros nueve meses de 2007 -más de lo que dejaron el trigo y el maíz en todo el año-, un 24% más que en el mismo período del año anterior. Vale la comparación con el mejor año de la convertibilidad, 1998, cuando las ventas al exterior dejaron, en doce meses, US$ 674 millones. Más simple: el negocio se cuadruplicó, por lo menos, en una década que, cabe aclararlo, incluye cuatro años de profunda crisis económica.

El software, los servicios informáticos, el outsourcing - tercerización de tareas de una empresa en otra- y los call centers ya emplean a más de 100.000 personas. Las cifras son ínfimas si se las compara con, por ejemplo, la industria, el principal empleador del país con 1,2 millones de trabajadores. Es en las cifras de crecimiento donde el sector marca la diferencia. Llama la atención el optimismo que desbordan los empresarios, entusiasmo que, vale decirlo, es compartido por el Gobierno. ¿Hasta dónde puede llegar la Argentina? Hasta donde se lo proponga y quiera, es la respuesta que dan algunos ejecutivos del sector. "Podemos duplicarnos en tres o cuatro años", dice un empresario ligado al software.

El término "infinito" aparece de tanto en tanto ante la pregunta de cuánto crecerá la demanda del negocio.

La crisis financiera global, que amenaza con derrumbar uno de los ciclos más prósperos del capitalismo, aparece como una ventana hacia nuevas oportunidades. No hay ataques de pánico cuando se habla de una probable apreciación del peso, aunque algunos reconocen que es un escenario que puede, en algunos casos, complicarlos, más aún en un contexto inflacionario.

Piden, al unísono, más profesionales, ingenieros y programadores. Su escasez es, para muchos, una traba para el desarrollo pleno del sector, donde el cerebro es el principal insumo y la expansión está, ineludiblemente, atada a nuevas contrataciones.

Tasas de dos dígitos

Mal no les va, pese a todo. "Nosotros crecemos al 50% anual desde hace cuatro años y somos conservadores, elegimos a nuestros clientes", graficó Juan Navarro, socio de Hexacta, una empresa de consultoría y desarrollo de software con oficinas en Buenos Aires, Paraná y San Pablo.

Esta dinámica parece ser la regla. Globant, una empresa de software fundada en 2002, en plena debacle económica, por cuatro socios, cuenta ahora con 700 empleados -o globers , como les gusta llamarse- repartidos en sus oficinas de Buenos Aires, Tandil, La Plata, México, Boston, Palo Alto, Phoenix y Londres. Prevén, para este año, ser 1200 y duplicar sus ingresos.

Hubo, días atrás, una convocatoria del Gobierno que no hizo más que elevar el entusiasmo. "Es una de las cadenas principales en la que vamos a trabajar", dijo en público el ministro de Economía, Martín Lousteau, tras un encuentro de más de dos horas con empresarios y representantes del sector. El jefe del Palacio de Hacienda justificó este impulso en que se trata de "un sector que puede generar cientos de miles de puestos de trabajo de todo tipo de calificación", además de, claro, ser una fuente de divisas. La intención oficial es posicionar a la Argentina entre las diez naciones con mayor potencial para exportar servicios.

"Le doy prioridad absoluta en mi agenda para recibirlos a cualquiera de ustedes que traiga un proyecto", les dijo a los empresarios en privado.

Si bien se reconoce que el sector no es inmune al contexto macroeconómico, no se habla de muchas amenazas que puedan poner en riesgo el buen andar de las compañías -pequeñas, medianas y multinacionales-, que forman parte de un negocio que muchos asocian a los call centers o al desarrollo de software, pero que también abarca el trabajo de ingenieros, arquitectos, contadores, actuarios, médicos, y que implica tareas que van desde la liquidación de sueldos, el soporte tecnológico hasta la consultoría, por nombrar algunas. Existen, no obstante, dos variables que parecen preocupar a los empresarios. Una es la inflación, y la otra, ya se mencionó, la disponibilidad de personal.

La inflación implica suba de costos y, por ende, menos competitividad ante un dólar planchado. Pero también impacta en la evolución de los salarios, o, mejor dicho, en las negociaciones salariales, más allá de que en muchas de estas empresas no existan convenios colectivos sino acuerdos individuales.

Ventajas relativas

Los empresarios repiten una y otra vez que la ventaja que abrió la devaluación, al deprimir los costos en dólares -incluido el salario-, ayudó al despegue de la industria, pero no es el catalizador principal del sector. El talento, la educación, la creatividad, la cultura de los profesionales y trabajadores argentinos sí lo son. Cierto, hasta cierto punto. "Si un programador cuesta lo mismo que en Manhattan, no hay negocio", sentenció Navarro.

Hubo otros argumentos que balancearon esta idea. Uno, que en el mundo desarrollado escasea la mano de obra calificada. Otro, que ante esta realidad, la influencia que tiene el costo del servicio en la elección del proveedor pasa a un segundo plano. "En el libre juego de la economía, cuando alguien encuentra un lugar donde le resuelven su problema, esto es lo que prima. El tema del costo no es el determinante número uno", sintetizó Jorge Bacher, socio de PriceWaterhouseCoopers. Bacher es, además, director de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina (AmCham), que el año pasado organizó un foro de tecnología en la Universidad Austral, uno de los tantos donde se tocó el tema.

No es una casualidad. Existe un interés de las compañías norteamericanas, entre otras, de aprovechar el contexto actual para bajar sus costos y enfrentar la escasez de mano de obra en las economías desarrolladas.

Hay que hacer, en este punto, otra salvedad. Se percibe que los empresarios locales quieren desarrollar el negocio no sobre la base de las ventajas que generó la devaluación, es decir, a partir del menor costo relativo respecto de otras economías, sino sobre el valor agregado que pueda generar el llamado "talento argentino".

Es claro aquí que muchos dudan de que una parte del negocio de outsourcing que llegó al país lo hubiera hecho de no ser por la devaluación. Cercan esta visión sobre los llamados servicios commoditizados , un neologismo utilizado para desmitificar la idea de que todo lo que surge del sector tiene una alta dosis de valor. Existe, también, la oferta no ya de productos sofisticados, sino simplemente de una hora-hombre más barata que en otras latitudes. "Toda inversión es bienvenida, el tema es dónde hay que focalizar", completó un empresario que supo ser pionero en esta industria.

Habrá más iniciativas para alentar el desarrollo del sector (el software ya cuenta con una ley de promoción). Dos temas ya se vislumbran como los principales: incentivar la formación de recursos humanos y de las exportaciones.

"La legislación actual tiene un claro sesgo antiexportador", sostuvo el ejecutivo de Deloitte y presidente de la Cámara de Importadores (CIRA), Diego Pérez Santisteban.

Por Rafael Mathus Ruiz De la Redacción de LA NACION

Los números

Empleo 106.000

Fue la cantidad de empleados en empresas de software, outsourcing, servicios informáticos y contact centers en 2007

Ingresos $ 5800 millones

Fue la facturación del sector, sin considerar los contact centers, en 2007. La cifra fue un 21% superior a la registrada en 2006.

Exportaciones US$ 10.000 millones

Fueron las divisas que habrían generado los servicios, incluidos el turismo y el transporte, en 2007, casi un 30% más que en 2006.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas