Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Argentina, ante una gran oportunidad

LA NACION consultó a seis ejecutivos del área de exportación de servicios sobre el futuro de un sector que trata de consolidarse en un mercado dominado por el gigantesco vulumen que puede ofrecer la India, con más de 1000 millones de habitantes, e Irlanda, que apuesta al valor agregado y a la proximidad de los grandes centros urbanos; las opciones que tiene el país

Domingo 17 de febrero de 2008
0

ATENTO Nelson Armbrust Gerente general

De acuerdo con lo que nos dicen nuestros clientes, el mercado de Asia está algo saturado y por eso Estados Unidos y Europa mira a América latina. La Argentina presenta una alta calidad de servicios que la colocan muy bien frente a otros países de la región. El país tiene que mantener la competividad en un sector en que la mano de obra representa el 70% de los costos. Otros países, como Chile o Brasil, han logrado mantener su ecuación pese a que sus monedas se han revaluado, algo similar a lo que ocurre en Perú. Y si bien el peso ha mantenido su devaluación frente al dólar, la inflación ha hecho que se perdiera algo de competitividad. Las empresas miran esas dos cosas: el valor de la moneda y la inflación. Respecto de la mano de obra, hay un problema para conseguir recursos. Una manera de encontrar buenos recursos humanos es ir al interior, a las grandes ciudades que tengan buena conectividad y que cuenten con buenas universidades. Hay plazas muy importantes como Córdoba y Rosario, y otras que están trabajando mucho para que lleguen proyectos. Salta es una de ellas y Tucumán es otra.

Pero hay que trabajar en la calificación de mano de obra porque hay cada vez más empresas de tecnología que contratan sus servicios aquí y en esas compañías el nivel en muy alto.

GRUPO ASSA Claudio Della Penna Vicepresidente

En el mediano plazo, el país puede competir con India o Irlanda. La historia económica muestra que la India pasó de 40 años de tasas de crecimiento bajas a crecer un 6% anual. Los factores que impulsan el off shoring son varios, pero los más importantes son la escasez de mano de obra calificada en los países desarrollados y su alto costo. La Argentina tiene una posición intermedia entre la India y Europa occidental en términos de costo. En cuanto a recursos humanos, el sector absorbió la capacidad ociosa generada a partir de las diferentes crisis económicas y sólo en el último año se ha enfrentado con el problema de la saturación del mercado laboral. El sector aprovechó, además, otros factores importantes, como son la calidad de los recursos, flexibilidad, afinidad cultural, buen manejo del inglés y huso horario parecido al de Estados Unidos. En cuanto a costo, además de mantener un tipo de cambio competitivo, se requiere promocionar la exportación de estos servicios reduciendo la carga impositiva sobre el trabajo. El problema de la disponibilidad de recursos es una limitante. El mercado mundial de outsourcing sigue creciendo a tasas cercanas al 20% y la participación de la Argentina en el mercado mundial es tan pequeña, que no creo que la crisis sea un impedimento para el desarrollo del sector.

IBM Héctor Ortelli Director del área de delivery

LaArgentina tiene mucho potencial para aprovechar la oportunidad de desarrollo económico, tecnológico y social que significa un nuevo mercado integrado de servicios a nivel mundial. Este potencial se resume en recursos humanos calificados, una buena infraestructura de base, gran capacidad gerencial, afinidad cultural con los mercados a los que exportamos y un huso horario ventajoso.

Sin duda, falta para ser en una potencia exportadora de servicios. Es importante el compromiso que tomamos las empresas junto con el Estado para promover la educación y la capacitación en carreras con orientación tecnológica. La oportunidad que se genera en este nuevo mercado de servicios es muy grande, y esto el Gobierno y el sector privado lo saben.

También es necesario mantener y desarrollar una infraestructura de base que permita la provisión ininterrumpida de estos servicios, como la infraestructura en comunicaciones e informática, edilicia y energética esenciales. En tercer lugar, hay que diseñar un sistema de incentivos para la inversión en el sector. Por último, es fundamental poder posicionar a la Argentina como marca en el mercado internacional de servicios. Hasta el momento, no hemos sentido el impacto de la crisis financiera internacional.

ACCENTURE Daniel Colinas Director general, service center

La India es un país con una población de 1100 millones de habitantes y su producción anual de profesionales que trabajan en servicios guarda relación con tal tamaño. Nos aventaja en cuento a volumen de recursos humanos. Pero no tanto en costos. Irlanda irrumpió en este mercado cuando eran atractivos en términos de costo y localización para los paises de la Unión Europea. Con su entrada en la Unión Europea alguna de estas ventajas se pierden. Argentina ingresó en este club de países luego de la caída de salarios reales después del 2001. Pero si bien el costo bajo fue una señal que atrajo la atención de las grandes corporaciones hoy nos destacarmos por la eficiencia. La calidad de los profesionales argentinos es muy buena y la calidad del trabajo nos diferencia en forma positiva, especialmente, en áreas tecnológicas, financieras, de gestión de compras y recursos humanos. No administramos la masividad de la India y ni estamos a una hora de vuelo de París. Pero tenemos otras ventajas y las estamos aprovechando ¿Cuáles son esas ventajas? Primero, un detalle: el huso horario, que nos sitúa entre Europa y Estados Unidos. Luego, lo esencial: profesionales de gran calidad. Si aumenta la cantidad de egresados en ciencias duras, habría empleo para ellos y más volumen para un negocio con enorme potencial.

CESSI Miguel Colello Presidente, Cámara de Software

Hay que diferenciar los modelos de Irlanda y de la India. La India tiene un modelo de volumen con gran cantidad de técnicos y bajo valor agregado. Irlanda tiene menor volumen, pero un muy alto valor agregado, al igual que Israel. No podemos alcanzar a la India, que tiene un programa de 30 años y una población de más de 1000 millones de habitantes. Tenemos un valor diferencial que es la creatividad, el talento de nuestra gente, y eso va de la mano del valor agregado. Todo indica que tenemos que generar servicios de alto valor agregado: servicios especializados, productos de software y software as a service para estar en el tope de la pirámide. Tenemos que diferenciarnos en donde haya servicios calificados, donde el precio no es la variable principal. La limitante que tenemos para el desarrollo es la cantidad de recursos disponibles. Vamos a desarrollarnos en función de los recursos profesionales y técnicos que tengamos para afectar a los procesos. Para crecer más necesitamos generar mayor cantidad de recursos humanos, profesionales y técnicos. Es una industria de talento intensivo, cerebro-intensivo. La demanda mundial es muy grande, varias veces la capacidad que tenemos. Es lo suficientemente grande para que no veamos la otra punta. Como el océano, no es infinito, aunque se pueda ver el otro lado.

BAUFEST Angel Pérez Puletti Presidente

Exportar servicios implica contar con las personas que los brinden. En la India, son alrededor de 1100 millones. En la Argentina somos más o menos 40 millones. Y en Irlanda, sólo 4. Por cada argentino hay 27 indios y 275 por cada irlandés. ¿Entrarán 27 pumas o 275 pintas en un elefante? Los pumas y los elefantes son bien distintos. Y por más que las pintas irlandesas tengan muy buena pinta, tal vez resulte mejor buscarnos en nuestro propio espejo.

¿Podremos sostener esta vez una generación de empresarios y empresas de origen argentino, que hagan raíces profundas en el país, y vuelquen sus beneficios dentro de nuestra sociedad? Por otro lado, ¡los pumas son difíciles de criar! Necesitamos mejorar la calidad de profesionales que egresan de nuestras universidades técnicas.

Las empresas consumen elefantes, pintas y pumas. Baufest actúa específicamente dentro del sector de servicios de desarrollo de software a medida. Las grandes empresas consumen estos servicios cuando están en ciclos de inversión. Si la inversión se detiene, el consumo disminuye, aunque en la actualidad ya no pueden prescindir de estos servicios. Conclusión: quizá convenga mirarnos en el espejo de los Pumas, que siendo argentinos y amateurs aprendieron de los gringos y mal no les fue.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas