Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Encuesta de TNS Gallup: relevamiento en todo el país

Consume alcohol más de la mitad de los jóvenes

Información general

El dato coincide con un informe oficial, que incluye a menores de 14 años; excesos, un hábito

En el consumo de alcohol, los jóvenes encabezan ampliamente la lista. El dato, que pone en evidencia un preocupante fenómeno que afecta a todas las clases socioeconómicas, surge de una encuesta realizada por la consultora TNS Gallup.

De las 1000 personas mayores de 18 años que fueron entrevistadas en todo el país, el mayor consumo, con el 53%, se registró entre los individuos de hasta 24 años.

Precisamente, en esta franja de edad se revelan cifras muy altas de consumidores "fuertes", como se denomina en el estudio a quienes suelen beber cinco o más tragos por ocasión. "Es un hábito de moda que en Europa se conoce como binge drinking, una especie de atracón con bebidas alcohólicas", explica Constanza Cilley, de TNS Gallup.

Según el trabajo de la consultora, siete de cada diez jóvenes mayores de 18 años que consumen alcohol en la Argentina confesaron haber bebido cinco o más tragos en una sola ocasión al menos una vez durante el último año.

Pero el acceso al alcohol, en realidad, comienza mucho antes de la mayoría de edad. Según un informe del Observatorio Argentino de Drogas de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar), sobre un total de 39.961 jóvenes, que incluyó a menores de 14 años, también el 53% dijo haber consumido alcohol. "De todas las drogas de comercialización lícita e ilícita, el alcohol es la número uno -asegura Norma Vallejo, subsecretaria de Planificación, Prevención y Asistencia de la Sedronar-. A medida que aumenta la edad, los tomadores jóvenes consumen cada vez más y la realidad es que aún no hay conciencia sobre el riesgo toxicológico, que se puede dar por sobredosis, algo que es muy frecuente en nuestra población joven, y también por el uso prolongado a través de los años."

Para Vallejo, la tolerancia social es uno de los obstáculos más importantes para combatir este conflicto. "Muchas veces, los padres niegan esta situación y resultan ser los más sorprendidos ante un hecho que termina con un cuadro de alto riesgo para la salud de sus hijos -explica la especialista-. Al principio, se trata de un ritual de los fines de semana. Se reúnen en una casa a tomar antes de salir, lo que se conoce como «preboliche». La cerveza es la bebida de base, pero después incorporan otras bebidas destiladas como vodka, whisky y licores, todas con un alto grado de graduación alcohólica", insiste.

Varones, al frente

Según la encuesta de TNS-Gallup, en todos los casos detectados, los hombres llevan la delantera con respecto a las mujeres. Del total de entrevistados que consumieron alcohol durante los 30 días anteriores al estudio, el 64% de las respuestas pertenece al sexo masculino, frente al 26% de mujeres. Pero la brecha se agranda cuando se les pregunta por la frecuencia. Según indica la encuesta, el porcentaje de hombres que consume una vez por semana llegó al 83%, mientras que entre las mujeres alcanzó el 62 por ciento.

Sin embargo, Vallejo advierte que son las mujeres las que tienen mayor labilidad al efecto del alcohol. "La fragilidad del sexo femenino tiene una respuesta científica; por eso es frecuente ver a niñas muy jóvenes descomponerse rápidamente. Los hombres, por su masa corporal y su metabolismo, tienen mayor tolerancia. Pero el daño del sistema nervioso central es para todos."

Para los investigadores, una de las conclusiones que más llamaron la atención es la posición de los argentinos con respecto a la intervención que debería tener el Estado.

El 45% de los encuestados consideró que las personas pueden cuidarse por sí mismas, y la misma proporción opinó que es necesaria la intervención de las autoridades públicas para proteger a los individuos de los daños relacionados con el consumo de alcohol y los accidentes de tránsito.

"La participación del Estado es fundamental, pero la familia es la que debe dar los primeros pasos en la educación -opina Vallejo-. Desde la infancia es necesario poner límites; forma parte del crecimiento y del desarrollo humano. Pero a los padres les cuesta decirles que no a sus hijos, y cuando son adolescentes pretenden ponerles un freno. Pero suele ser tarde."

En Europa

La comparación de los resultados del estudio local con los obtenidos por la encuesta Eurobarómetro, realizada por TNS para la Comisión Europea en 2006, muestra algunas similitudes entre ambos trabajos.

"En Europa, el porcentaje de gente que bebe alcohol es mucho mayor [alcanza al 66 por ciento], pero se da el mismo fenómeno que en la Argentina: los jóvenes beben menos seguido, pero en cantidades mayores que los adultos", repasa Cilley.

Mientras que uno de cada diez europeos que bebieron alcohol en los últimos 30 días dijeron tomar normalmente cinco o más tragos, esta proporción alcanzó al 19% entre los menores de 25 años. La cantidad de tragos bebidos por género también es similar entre los consumidores locales y europeos: "Tanto en Europa como en la Argentina, uno de cada diez hombres [en rigor, el 13 por ciento] declaró beber cinco o más tragos por vez -menciona Cilley-. En cambio, esta proporción entre las mujeres es del 5% en las argentinas y del 7% en las europeas".

Vallejo coincide y agrega: "No sólo se trata del alcohol. La edad de consumo de todas las drogas está bajando en forma alarmante acá y en todo el mundo". .

Por Soledad Vallejos
De la Redacción de LA NACION

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico