Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juicio contra sus apropiadores

Una hija de desaparecidos querelló a quienes la habían criado

Miércoles 20 de febrero de 2008
0

Se trata de un juicio atípico y comenzó ayer en el Tribunal Oral Federal 5. La Justicia evaluará el caso de María Eugenia Sampallo Barragán, hija de padres desaparecidos durante la dictadura militar, que querelló a quienes la criaron y al militar acusado de entregarla.

Los acusados son Osvaldo Rivas y María Cristina Gómez Pinto, el matrimonio con el que creció María Eugenia, y el capitán retirado del ejército Enrique Berthier. Los tres ayer se negaron a declarar, luego de escuchar un alegato de más de cuatro horas en los Tribunales.

Se los acusa por los delitos de sustracción, ocultamiento y retención de la menor, y de la falsificación de la partida de nacimiento.

En la audiencia estuvieron presentes miembros de Abuelas de Plaza de Mayo, representantes de Hijos y el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde.

En otro sector, había un grupo de mujeres encabezado por Cecilia Pando de la agrupación Verdad Completa a quienes Berthier les dedicó un saludó cuando ingresó al recinto.

Berthier, que en 1987 participó de los levantamientos carapintadas, se desempeñaba como jefe de inteligencia con grado de teniente al momento del secuestro. Es el único de los tres acusados detenido. Desde Abuelas de Plaza de Mayo se quejaron por el "régimen flexible y privilegiado" que le permitió a Berthier realizar más de siete visitas al odontólogo.

El matrimonio acusado estuvo detenido con prisión preventiva hasta 2006.

"Estamos conformes porque la Justicia, aunque llega tarde, llega", dijo a LA NACIÓN la vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Rosa Roisinblit.

Mirta Barragán y Leonardo Sampallo, los padres de María Eugenia, fueron secuestrados el 6 de diciembre de 1977. Mirta, embarazada de seis meses al momento de su desaparición, estaba junto a su hijo de tres años de un matrimonio anterior que fue liberado días después.

"Les damos el privilegio que nuestros hijos no tuvieron, que la Justicia los juzgue", reflexionó Roisinblit.

María Eugenia Sampallo Barragán, hoy de 30 años, se acercó por voluntad propia a la Comisión Nacional de Derechos por el Derecho a la Identidad (Conadi) en 2000. Un año después, los resultados del examen de ADN le permitieron conocer su verdadera identidad.

Esta es la nieta número 72 recuperada por las Abuelas de Plaza de Mayo.

La causa llegó a juicio oral después de cinco años de trámites judiciales. En 2006 cuando casi estaban dadas las condiciones la defensa de Berthier presentó un pedido para que María Eugenia se hiciera un nuevo ADN.

El Tribunal Oral Federal 5 es el que condenó a "el turco Julián" a 25 años de prisión por delitos de lesa humanidad y el mismo que tenía a su cargo el juicio contra Héctor Febres, el ex prefecto que apareció muerto en la celda.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas