Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Congreso investigará a los brigadieres Juliá y Crespo

Citación: los ex jefes de la Fuerza Aérea fueron convocados por la comisión antimafia; el Gobierno negó haber beneficiado al empresario muerto.

Viernes 05 de junio de 1998

La comisión antimafia de la Cámara de Diputados citó para el jueves próximo a los ex jefes de la Fuerza Aérea Ernesto Crespo y José Juliá, con el fin de indagarlos por presuntas irregularidades en las actividades aeroportuarias vinculadas con Alfredo Yabrán.

Anteayer, el brigadier (R) Crespo causó un cimbronazo político al responsabilizar al Gobierno, a Antonio Erman González y al brigadier (R) José Juliá, su sucesor, por el crecimiento de los negocios aeroportuarios de Yabrán, a quien dijo no conocer, al igual que al traficante sirio de armas Monzer Al Kassar.

La Fuerza Aérea analiza esas declaraciones de Crespo, hechas al diario Clarín, para evaluar si le corresponde una sanción disciplinaria.

En tanto, el abogado Franco Caviglia, cercano a Domingo Cavallo, denunció ayer ante la jueza federal María Servini de Cubría que Crespo, Yabrán y Al Kassar mantuvieron reuniones por el proyecto Cóndor II.

Desmentidas del Gobierno

Desde el Gobierno se negaron las afirmaciones de Crespo y se aclaró que éste dijo en una carta a Menem que nunca se refirió al ministro de Trabajo, Antonio Erman González, ni al Presidente. El titular de la cartera laboral desmintió haber participado de las operaciones por las cuales se conformaron Edcadassa, Intercargo e Interbaires, las concesiones aeroportuarias que se adjudicaban a Yabrán hasta que fueron compradas por The Exxel Group.

La comisión antimafia de Diputados, que preside César Arias (PJ-Buenos Aires), tomó la decisión de convocar a Crespo y a Juliá a una reunión a puertas cerradas. El organismo también acordó postergar una definición sobre el pedido del Frepaso de citar a Al Kassar por sus vinculaciones con el comercio de armas y por presuntas conexiones con Yabrán.

En una causa por venta ilegal de armas, el juez federal de Río Cuarto, Luis Martínez, citó al ex ministro de Defensa Oscar Camilión para que declare sobre la explosión en 1995 en la Fábrica Militar de Río Tercero.

Ex jefes aeronáuticos, en la mira

La conducción de la aviación militar quiere despegarse de Crespo y de Juliá; analizan si corresponde aplicar sanciones

El extraño suicidio del controvertido empresario postal Alfredo Yabrán y la misteriosa reaparición del traficante de armas sirio Monzer Al Kassar quitaron el velo que cubría una antigua sospecha pública: la Fuerza Aérea edificó durante años una confusa relación con el fallecido magnate postal y dejó que se inflara como un globo la idea de la existencia de una "mafia de brigadieres".

La aparición del brigadier (R) Ernesto Crespo (jefe de la Fuerza Aérea durante el último gobierno radical), en un intento por despegarse del vínculo de su gestión con Yabrán, dejó ayer al descubierto a su sucesor, cuando asumió la administración Carlos Menem: el brigadier (R) José Juliá.

"No queremos escuchar más eso de Ôla mafia de los brigadieres´, creemos que pertenece al pasado y nada tiene que ver con la actualidad de la Fuerza Aérea", dijo ayer a La Nación un alto jefe aeronáutico.

"Como institución no podemos obligar (a los brigadieres cuestionados) a que hablen, pero nos ayuda que lo hagan para poder aclarar cómo fueron las cosas", admitió un aviador con despacho en el edificio Cóndor. "Ahora es Juliá el que debería explicar", reflexionó.

En fuentes confiables, La Nación pudo saber que en la Fuerza Aérea estudiarán los declaraciones públicas de Crespo para determinar si alcanzan a comprometer a la institución.

En ese caso podría ponerse en marcha algún mecanismo interno (sumario), a partir del cual el ex jefe aeronáutico puede ser sancionado.

"Yo no pertenecí a ninguna mafia. Eso comenzó después. A mí me acusaron de muchas cosas. Pero yo me presenté voluntariamente ante el juez Gustavo Literas para responder a todo", dijo ayer Crespo a La Nación .

El ex jefe de la Fuerza Aérea rechazó una vez más que conociera a Yabrán o que se hubiera reunido con Al Kassar alguna vez.

"Creo que a la larga se va a aclarar como son las cosas. Eso va a ser muy bueno para algunos, pero para otros puede ser muy malo", dijo Crespo, dejando entrever que una parte de la historia permanece oculta.

Entre las cuestiones que aún cubre el misterio se encuentra la muerte del ex titular de Aduanas brigadier Rodolfo Etchegoyen.

"No sé a qué se debió su muerte. El fue a ocupar su último cargo sin consultar a la Fuerza Aérea. Creo que se metió en un lugar que no debía, era un hombre demasiado bueno", sostuvo Crespo.

Muerto Alfredo Nallib Yabrán, los vínculos que ató con las antiguas cúpulas de la Fuerza Aérea no dejan de causar asombro.

Tras la aparición del brigadier (R) Crespo, el ex diputado Franco Caviglia reiteró ayer la denuncia que había presentado ante la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, en 1991, como se informa en la página 8.

Allí se refería a la asociación de Yabrán con un grupo de oficiales de la Fuerza Aérea para el manejo de los servicios aeroportuarios.

Relación estrecha

Esos jefes aeronáuticos (que habrían sido el germen de las sospechas) ocuparon cargos en las empresas manejadas por el magnate que se suicidó y hoy vuelven a estar en la ruta de las investigaciones judiciales junto a Crespo y a Juliá.

En el edificio Cóndor señalan, entre otros, al brigadier José Angel Gutiérrez (que actuó como vicepresidente de Edcadassa); al brigadier Alejandro Pedro Juan Segurado (que formó parte del directorio de la misma empresa); al comodoro Alberto Abelardo Cano (miembro del directorio de Intercargo); a los brigadieres Juan Carlos Cuadrado y Ricardo Augusto Peña, y al comodoro Raúl Alberto Mujica.

En esos primeros años del gobierno menemista figuraba como director titular de Edcadassa Andrés Gigena. Este ejecutivo era, junto a Héctor Colella, uno de los hombres de mayor confianza de Yabrán.

En 1995, ambos se convirtieron en accionistas de Inversiones y Servicios SA, la empresa que constituyó Yabrán para conglomerar todos sus negocios.

Fuentes vinculadas con la Fuerza Aérea dijeron ayer a La Nación que el mismísimo brigadier (R) Juliá formó parte del círculo de hombres de confianza de Yabrán. "Cuando dejó la Fuerza Aérea se vinculó a Lanolec (la empresa de aviones reconocida por Yabrán como de su propiedad), y más tarde formó su propia firma de servicios aéreos", dijo una fuente calificada.

Según esas fuentes cercanas al propio Juliá, el ex jefe de la Fuerza Aérea constituyó su propia empresa de aviones "con ayuda de Yabrán". Como se sabe, el principal auxilio con que contaba el empresario postal para brindar a quien lo necesitara era el económico.

La firma se denominó Medical Jet SA, y desde hace algún tiempo se dedica al servicio médico sanitario en la Argentina y en países vecinos.

Por medio del ex ministro de Defensa y actual de Trabajo, Antonio Erman González, Juliá habría logrado una férrea relación con el presidente Menem y fue considerado por años un "intocable".

Juan Castro Olivera

Rectificación vía telefónica

Durante la reunión de gabinete de ayer, el presidente Carlos Menem atendió un llamado telefónico del ex jefe de la Fuerza Aérea brigadier Ernesto Crespo, quien le informó que ponía a su disposición la grabación de la entrevista (publicada ayer por Clarín) y dejaba en claro que nunca había mencionado al Presidente ni al ahora ministro de Trabajo, Antonio Erman González, como piezas clave en el rápido crecimiento económico de Yabrán.

En la Casa de Gobierno anoche no pudo confirmarse si Crespo se comunicó con la residencia de Olivos por iniciativa propia o si el mandatario había instruido a algún colaborador para que lo conectara con el militar.

Lo cierto es que, según explicó al periodismo el ministro de Defensa, Jorge Domínguez, "llegó una comunicación directa del brigadier Crespo, por medio de uno de los funcionarios, diciendo que en ningún momento había mencionado en el reportaje ni a la persona del señor presidente, ni la del ex ministro de Defensa Erman González, ya que, durante los hechos referidos, González no ocupaba ese cargo". También informó el ministro que Crespo tenía grabada la entrevista.

Domínguez, vocero oficial del encuentro (de lo que se informa en la página 10), dijo que, luego de la conversación entre Menem y Crespo,"se decidió dar a conocer públicamente (la grabación de la entrevista), de manera tal que en el día de hoy (por ayer) va a haber una rectificación".

Aparentemente, no es la primera vez que el aviador acepta dar un reportaje en el que graba para sí sus declaraciones. Hace pocas semanas, al comenzar una entrevista para la revista trespuntos, Crespo pidió disculpas: "Por las dudas, no lo tome a mal -dijo al periodista-, yo también voy a grabar".

Te puede interesar