Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La situación previsional: la medida afectará a 197.000 trabajadores

Sube el aporte jubilatorio para los salarios más altos

Economía

Pagarán más quienes perciben arriba de $ 6750; se reduce el sueldo neto hasta $ 115,50 por mes

Por   | LA NACION

A partir de los salarios de marzo, 197.000 empleados verán incrementado su aporte con destino al sistema jubilatorio, lo que impactará negativamente en sus ingresos de bolsillo. Desde ese mes, el tope del sueldo bruto sobre el que se calcula el descuento, que es del 11% tanto en el sistema de reparto como en el de capitalización, se elevará de $ 6750 a $ 7256. En julio, en tanto, habrá otra suba de ese tope, que quedará entonces en $ 7800.

Esto se traduce en que el monto que se les descuenta mensualmente a los empleados con salarios brutos de más de $ 7256 subirá el mes próximo de $ 742,50 a $ 798,16, es decir, $ 55,66. En julio, el aporte se elevará a $ 858, $ 115,50 más que el actual.

Para quienes tienen salarios de entre $ 6750 y el nuevo tope, también habrá un aumento del monto descontado, aunque de menor cuantía: a diferencia de lo que ocurre ahora, que en esos casos se descuenta el 11% de $ 6750 (el tope vigente hasta este mes), desde marzo el cálculo se hará sobre el salario bruto de cada trabajador, ya que quedará fuera del alcance del nuevo máximo. Así, por ejemplo, alguien que perciba $ 7000 dejará de aportar $ 742,50 y pasará a tener un descuento de $ 770: el 11% de su propio salario bruto.

La medida está incluida en el decreto 279, publicado ayer en el Boletín Oficial, que formalizó el aumento de las jubilaciones anunciado el lunes último. De hecho, el alza de los topes salariales para aportar está en línea con esas mejoras para los pasivos: en ambos casos hay un incremento del 15%, que se efectivizará por partes iguales desde marzo y julio.

La consecuencia negativa para los bolsillos será en parte compensada por una reducción de lo que corresponde pagar por el impuesto a las ganancias. Los aportes a la seguridad social son deducidos del monto de los ingresos sobre el que se calcula cuánto se tributa por ese impuesto.

Por ejemplo, el sueldo neto de aportes (jubilación y salud) de un empleado soltero con un salario bruto de $ 7800 pasará de $ 6769,50 a $ 6713 en marzo, y a $ 6654 en julio, un 0,83 y un 1,7% menos, en cada caso. Sin embargo, el nivel de esa caída se reduciría porque se le retendrían $ 13,9 y $ 28,8 menos de Ganancias. El ejemplo es orientativo, ya que considera una cifra promedio del impuesto cuando, en rigor, no todos los meses la retención es igual y, además, la obligación tributaria también depende de las deducciones que declare cada trabajador para aliviar la carga.

Sin definir

Al alza del aporte a la jubilación podría sumarse la de los dirigidos a las obras sociales y al PAMI, que afectaría a todos los salarios superiores a los $ 4800. Según dijo un mes atrás el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, el Gobierno tiene decidido elevar el salario tope para calcular los descuentos con esos destinos de $ 4800 a $ 6750. La información fue ratificada por funcionarios del Gobierno, pero según dijeron ayer a LA NACION fuentes oficiales la norma aún espera la firma de la Presidenta, y no se descarta que se apruebe en los próximos días para que comience a regir el mes que viene.

En caso de ponerse en marcha esa modificación, el efecto sobre los bolsillos será mayor. En el caso mencionado, el empleado pagaría en julio un total de $ 232,50 más de aportes, como consecuencia de ambos cambios. Considerando una atenuación del impacto por un menor pago de Ganancias, el alza del monto de los descuentos rondaría los $ 180, con una caída del sueldo de bolsillo del 2,9 por ciento.

Los aportes a la obra social y al PAMI, hoy de $ 144 cada uno como máximo (el 3% de $ 4800), treparían, para los sueldos altos, hasta los $ 202,50, que es el 3% de $ 6750, el nuevo tope propuesto. De esta manera, a mitad de año todo asalariado con una remuneración superior a $ 7800 estará pagando $ 858 mensuales por la jubilación y $ 405 por la obra social y el PAMI.

En el caso del dinero para el sistema de salud, es muy posible que el impacto en la billetera se vea compensado por una razón particular: muchos asalariados derivan sus aportes al pago de la cuota de un plan en una empresa de medicina prepaga, a través de una obra social con convenios con el sector privado. En esos casos, cuando la suma de aportes y contribuciones no alcanza a cubrir el costo del plan, el asociado pone la diferencia de su bolsillo. Si ahora el aporte salarial es mayor, se reducirá el monto a abonar en forma directa.

El decreto publicado ayer ratifica las medidas que había anunciado el Gobierno en cuanto a la suba de jubilaciones. Con sus haberes del mes próximo, los pasivos recibirán un aumento del 7,5% y otro ajuste de igual porcentaje llegará en julio. Se eleva así la jubilación o pensión mínima a $ 655 y a $ 690 en cada uno de esos meses, y el haber máximo, a $ 4702 y a $ 5054,70, respectivamente.

La suba de los haberes mensuales y la vigencia del ingreso mínimo alcanzan a los jubilados del régimen de capitalización, en la parte de la prestación que está a cargo del sistema previsional público.

El decreto aclara que los aumentos alcanzarán a las jubilaciones "a otorgarse" luego de las fechas a partir de las cuales correrán las mejoras. Sin embargo, un artículo posterior deja en manos de una reglamentación de la Anses la forma en que las subas se aplicarán sobre los haberes iniciales de las personas que se jubilen en los próximos meses, algo que ya está ocurriendo con las últimas subas otorgadas. .

TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaCristina KirchnerLey de abastecimientoTorneo Primera División