Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El desafío de una "balsera virtual"

Yoani Sánchez, una cubana de 32 años, critica el sistema en su blog, sin escudarse en el anonimato

Domingo 24 de febrero de 2008

Es una celebridad en La Habana, donde la gente, y especialmente los jóvenes, la paran por la calle para expresarle su admiración o, a veces, para reprocharle sus duras críticas al régimen comunista cubano.

No obstante, Yoani Sánchez, la única blogger que escribe desde Cuba con su nombre y apellido un blog contestatario, dice que no aspira a la fama. Más bien, esta joven, autora del sitio Generación Y ( www.desdecuba.com/generaciony ), ansía que pronto llegue el día que los cubanos puedan dar a conocer sus opiniones libremente por Internet y que eso haga que su blog sea apenas uno más de tantos otros.

Mientras tanto, la joven -compañera de generación de Eliécer Avila, aquel estudiante que arrinconó hace unos días con sus preguntas al jefe del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón-, no duda en colarse en los hoteles para actualizar su página dos veces por semana y en criticar abiertamente, y una por una, todas las falencias del régimen: desde la doble moneda, el desabastecimiento de alimentos, la falta de libertad de expresión, la educación y un largo etcétera. El tono irónico, desprejuiciado y cálido de sus escritos tuvo efectos inmediatos: para la envidia muchos ciberescritores, Yoani consigue... ¡hasta 857 comentarios de lectores por post !

Su filosa pluma entraña, sin embargo, un riesgo candente: sufrir represalias del aparato represivo cubano. "Miente el que dice que no tiene miedo", admitió a LA NACION esta filóloga cubana de 32 años en un diálogo telefónico desde La Habana.

-¿Cómo mantenés tu blog?

-Esa es la gran aventura. El acceso a Internet es muy complicado, casi imposible; los limitados accesos públicos son bastante caros. Eso me obliga a trabajar off line y estar conectada apenas unos minutos. Voy a los pocos sitios públicos, a los hoteles, economizo mis minutos, me conecto y actualizo el blog, y eso marca el ritmo de Generación Y. Apenas puedo actualizarlo una o dos veces por semana.

-¿Cómo es el acceso a la Red?

-Sólo es posible para extranjeros en algunos hoteles y para funcionarios en su casa. Es casi imposible para los cubanos de a pie. En la Universidad de Informática hay, pero es muy limitada, y hay centros de trabajo en los funciona a medias con muchos filtros. En los centros públicos para extranjeros, Internet cuesta cinco y siete pesos convertibles una hora; entre seis y ocho dólares. Los cubanos que tienen un trabajo oficial cobran por mes entre 10 y 15 pesos convertibles.

-¿Sufriste presiones o amenazas del gobierno?

-Hasta ahora no he sufrido ninguna amenaza ni represión directa. La técnica usada hasta ahora es el boicot electrónico: "matar al mensajero". En vez de debatir, muchos se dedican a atacarme personalmente en el blog. También tuve intentos de hackeo. Yo manejo las estadísticas internas del blog y sé que algunos se hacen sistemáticamente desde dentro de Cuba.

-Otros bloggers cubanos optan por los seudónimos. ¿No tenés miedo de usar tu propio nombre?

-Miente el que dice que no siente miedo. Yo no recomendaría públicamente a nadie que diera la cara. Tal vez, una mezcla de irresponsabilidad y temeridad me ha llevado a hacerlo. Los cubanos nos sentimos observados por personas que no dan la cara. Quiero romper ese ciclo. Al poner mi nombre, mi intención es traer a visibilidad a los muchachos del aparato, la Stasi, el Armageddon, como los llamamos.

-Con la renuncia de Fidel, ¿va a haber reformas?

-Sólo cambios cosméticos. El sistema va a ajustarse para mantenerse.

-¿Qué reformas se necesitan?

-Son tan profundas que implican el desmantelamiento del sistema actual. Está caduco; tiene un discurso momificado de beligerancia y de división interna de los cubanos. El país tiene que pasar por un proceso de sanación nacional. Tiene que haber libertad de expresión. Si no escuchamos a todos los que tienen una propuesta, independientemente de sus ideas políticas, no vamos a encontrar las grandes soluciones que necesita Cuba.

-¿Por qué creés que el gobierno dificulta el acceso a Internet?

-Porque supone el acceso a información que un sistema como el cubano, que se basa en el adoctrinamiento y en el paternalismo, no puede resistir. Si la población pudiera acceder a los informes sobre violaciones de derechos humanos en Cuba o la caída del Muro de Berlín, sería nefasto para el sistema. Igualmente, son cada vez más inútiles los controles: los cubanos desarrollamos nuestra "balsa virtual", y encontramos las grietas del muro. Cada cubano que ingresa a Internet, distribuye la información a más de 20 a través de memory sticks. Y Cuba es el tercer país desde el cual recibo visitas en mi blog.

-Entonces sos una celebridad...

-Me paran en la calle jóvenes que me dicen que me leen: algunos no están de acuerdo; otros lo copian y lo difunden. Mi vida real sigue igual. De tanto en tanto, me llegan los ecos de mi otra vida, la virtual. Lo que yo desearía es que cada día haya cinco personas más en Cuba que pongan sus opiniones con su nombre en Internet y que mi blog quede en el olvido. Eso me haría muy feliz.

-Con lo que lograste, ¿te sentís realmente libre?

-Trato de actuar cada día como si lo fuera.

Perfil

Sánchez trabaja de guía turística y traductora de alemán.

Abrió el blog en abril pasado. Se enteró de la existencia de los blogs a través de bloggers extranjeros y cubanos que utilizan seudónimos.

Su blog se llama Generación Y por la abundancia de nombres con esa letra en Cuba a partir de los 60, como reacción a los más tradicionales nombres castizos o rusos.

Gracias a lectores que no conoce personalmente y le envían traducciones, logró poner en línea versiones del blog en alemán e inglés.

Por Leandro Uría De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.