Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por la energía, el Gobierno reflota el vínculo con Chávez

Cristina Kirchner brindará apoyo al presidente venezolano a cambio de combustible

Miércoles 27 de febrero de 2008
SEGUIR
LA NACION
0

La presidenta Cristina Kirchner decidió relanzar la relación con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para cerrar “la ecuación energética” después del fracaso de la cumbre con los presidentes de Brasil y de Bolivia, el sábado, que dejó a la Argentina ante el peligro de la falta de gas natural cuando baje la temperatura.

La Presidenta lo anunció en un mensaje pronunciado en la Casa Rosada, donde señaló, luego de formular duras críticas a la prensa, que “no faltará energía” en el invierno.

Cristina Kirchner viajará el 5 del mes próximo a Venezuela para reunirse con Chávez. Según confiaron ayer a LA NACION en la Casa de Gobierno, la Presidenta ofrecerá apoyo político para su debilitado colega y alimentos que contribuyan a paliar el desabastecimiento en Venezuela. A cambio, gestionará mayores envíos de gasoil y fueloil para reemplazar parte del gas faltante.

Poco antes de las palabras de Cristina Kirchner, el gobierno de Bolivia había adelantado que deberá renegociar el contrato firmado en 2006 con Néstor Kirchner. Y declaró que no podrá cumplir con el compromiso de exportar 27,7 millones de metros cúbicos diarios desde 2010 debido a la falta de inversiones en su país.

Más allá de las negativas de la Presidenta, el asunto preocupa en la Casa Rosada. Su par de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, le dejó claro el sábado último en Olivos que su país no cederá "una molécula" de los 30 millones de metros cúbicos diarios de gas que importa desde Bolivia.

Y el mandatario boliviano, Evo Morales, le aseguró a Cristina Kirchner que su país no puede producir más de los 3 millones de metros cúbicos de ese fluido que hoy envía por día a la Argentina. Sin embargo, el contrato de 2006 estipula que debe enviar 7,7 millones diarios. Brasil también se ampara en su convenio y en la imposibilidad de desabastecer de gas a la poderosa industria de San Pablo.

Analistas privados consultados por LA NACION aseguraron que faltará gas en el invierno. No bastarían los 200 megavatios de energía eléctrica -equivalentes a un millón de metros de gas- que Brasil se comprometió a enviar en el invierno.

"Si faltan 3 millones de metros de gas, ello equivale a 600 megavatios. Con 200 megavatios, habrá cortes en la industria o deberán importar gasoil o fueloil, más caro que el gas", dijo a LA NACION el experto Jorge Lapeña. Ello fue confirmado a este diario por fuentes oficiales. Cristina Kirchner negociará la provisión de esos combustibles alternativos con el gobierno bolivariano en su visita a Chávez, el 5 de marzo próximo, en Caracas.

"Nunca fue tan necesario Chávez como ahora. Cristina lo puso en blanco sobre negro, para que no haya malas interpretaciones, ahora que se recompone la relación con los Estados Unidos", dijeron fuentes de Balcarce 50. "Alimentos para la crisis venezolana y apoyo político al Chávez débil, a cambio de energía", resumían cerca de la Presidenta.

Empero, no es un hecho que el gasoil y el fueloil terminen de solucionar la escasez de gas natural. Pueden reemplazar al gas para las generadoras eléctricas, pero no para otros sectores: la industria, la petroquímica o la siderurgia. Por ello, la energía eléctrica de Brasil, el gasoil y el fueloil podrían liberar gas para la producción industrial y el consumo domiciliario, el que más preocupa a la Casa Rosada.

Igualmente, varios analistas opinaron en forma reservada que sí habría recortes en el sector industrial. Con este cuadro, en un acto sobre desagües, en la Casa Rosada, Cristina Kirchner buscó despejar cuestionamientos por su acercamiento a Chávez. "Hemos bregado por el ingreso de Venezuela en el Mercosur. Lo dije en todas las tribunas internacionales posibles", señaló.

"Algunos creyeron que era en defensa del presidente de ese país. Pero es pura racionalidad y está basada en la ecuación energética regional. La región está creciendo: la demanda y la producción de energía se vuelven necesarias", se defendió.

Contraataque

Y cuestionó a quienes calificaron de "fracaso" la cumbre tripartita de Olivos con Lula y con Evo Morales. "Nos reunimos para crear una comisión reguladora para buscar soluciones", dijo. Esa comisión se reunirá en diez días en La Paz, Bolivia.

Para agregar preocupaciones, el vicepresidente boliviano, Alvaro García, adelantó ayer que su país deberá renegociar su contrato de gas con la Argentina porque no podrá cumplir con el suministro comprometido desde 2010. "Les dimos un golpe a las petroleras (LA NACIONalización de 2006) y ellas nos boicotearon. Las petroleras se defendieron dejando de invertir", admitió. No habrá, ergo, mayor producción gasífera.

El Ministerio de Planificación llamó a licitación de Enarsa para la construcción del Gasoducto del Noreste, que debería traer el gas que Bolivia dice que no podrá producir.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas