Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Avances en el caso Sampallo

Viernes 29 de febrero de 2008

(Télam).- La defensa del capitán de Ejército Enrique Berthier, que está siendo juzgado por el robo de una beba durante la dictadura, sufrió ayer un duro traspié cuando una vecina confirmó que María Eugenia Sampallo Barragán había sido entregada a sus apropiadores por un militar.

"Cristina contó en el edificio que a esa bebita se la había dado un militar", relató María del Carmen Seoane, refiriéndose a Cristina Gómez Pinto, también acusada por inscribir a la nena como propia con un certificado de nacimiento falso. Esa afirmación causó sorpresa en la sala y en el propio abogado del militar, que la había propuesto como testigo de su parte para contraponerlo al de otra vecina del edificio de la calle Luis Sáenz Peña 1010, del barrio porteño de Constitución.

En ese lugar vivió durante años Gómez Pinto con su entonces pareja, Osvaldo Rivas, junto con la pequeña Sampallo Barragán, que ahora tiene treinta años, recuperó su identidad hace seis y es querellante de sus apropiadores.

Ayer, otra vecina del edificio, Olga González, aseveró haber escuchado de boca de la propia Gómez la información de que la nena había sido dada por Berthier y el ya fallecido médico militar Julio César Cáceres Monier, quien firmó el documento de nacimiento falso. Lejos de desmentirla, la testigo de la defensa corroboró la versión y motivó que el defensor de Berthier, Alejandro Mazzeo, dejara de hacerle preguntas.

González había declarado que escuchó cómo la apropiadora recriminaba a la chica: "Hija de guerrilleros debías ser para ser tan rebelde".

También declaró el coronel Eduardo José María de Casas -fue superior de Berthier-, quien desconoció el hecho. El juicio ingresará en su última semana, en la que comparecerán los últimos seis testigos previstos.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.