Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Venezuela completó el envío de tropas a la frontera

El ministro de Defensa, Gustavo Rangel, aseguró que su país respetará la soberanía de Colombia, y exigirá el mismo respeto; Correa continúa buscando apoyo

Miércoles 05 de marzo de 2008 • 13:17
0

En medio de la escalada de acusaciones, el ministro venezolano de Defensa, Gustavo Rangel, ratificó hoy que el movimiento de tropas hacia la frontera con Colombia sólo persigue resguardar la soberanía del territorio y en ningún momento incursionar en territorio del país vecino.

"Jamás nosotros por vocación histórica traspasaremos nuestras fronteras en persecuciones de nadie, persecuciones en caliente, nunca haremos eso", enfatizó el jefe militar durante una conferencia de prensa.

En tanto, el ministro aseguró que el despliegue militar responde a las ansias "expansionistas del imperio" de Estados Unidos e insistió en que las "verdaderas amenazas para nuestros pueblos son el Plan Colombia y el Plan Patriota.

Rangel añadió que Venezuela respeta la soberanía de los países y exige el mismo respeto, por lo que las tropas movilizadas defenderán cualquier violación territorial, haciendo cumplir la leyes vigentes que reglamentan ese aspecto.

"Cualquiera aquí que viole nuestra frontera estará bajo el imperio de nuestras leyes. Si alguien pasa a nuestro territorio y viola principios de portar arma sin permiso, usa insignias o uniformes militares de otros países están violando la ley", aclaró el funcionario castrense.

En este marco, Rangel comunicó que ya habían sido desplazadas esta mañana más del 85% de las tropas y equipos destinados a reforzar las zonas limítrofes con Colombia ya se encuentran en los lugares asignados y que durante las primeras horas de la tarde se había completado, aunque evitó precisar detalles de su composición ni del material de apoyo que los respalda.

Rangel señaló asimismo que los militares no recibieron instrucciones de cerrar la frontera, desmintiendo las palabras del ministro venezolano de Agricultura, Elías Jaua, quien ayer dijo que se había ordenado la clausura del paso limítrofe, aunque, como se pudo comprobar en el día, solo afectó al transporte comercial.

El general Jesús González, jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO) y director de la movilización de las tropas, indicó que no se darán más detalles de la operación porque se trata de un asunto confidencial. Confirmó, sin embargo, que se "han movilizado unidades blindadas" tal como el pasado domingo lo ordenó el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Asimismo, dijo que esas tropas adicionales proporcionarán "apoyo a las unidades ya acantonadas en esas zonas" con el fin de "fortalecer" la seguridad de Venezuela y ayudar en las "tareas regulares que cumplen" los efectivos habitualmente destacados allí.

En una sorpresiva respuesta a una pregunta de una periodista, el general González también expresó que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) son un "enemigo de Colombia".

En respuesta a la pregunta de una periodista si las FARC son considerados enemigos para los militares venezolanos, el general González dijo: "No solo las FARC, quien quiera que sea, (que) ponga un pie en territorio venezolano portando armas, y que no traiga otro propósito que no sea el trabajo, que no sea la paz, que no sea aportar al crecimiento de nuestro estado venezolano, es enemigo de la fuerza armada bolivariana´´.

Tanto González como Rangel criticaron que algunos medios venezolanos hayan tratado de informar en detalle sobre esa movilización por considerar que "es hacerle el trabajo de inteligencia a la otra parte".

Sin embargo, en la conferencia, los altos mandos militares afirmaron asimismo que no tienen "proyecciones de cruzar la frontera" y terminaron su intervención con un "voto por la paz y por la soberanía".

Más acusaciones. El vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, afirmó hoy que "el gobierno colombiano está mintiendo" ante la Organización de Estados Americanos (OEA), y afirmó que "la guerra está a la distancia que el Gobierno de Colombia quiera".

Al rechazar las argumentaciones sobre la destrucción del campamento de las FARC que el sábado provocó la muerte de 19 guerrilleros, el vicepresidente afirmó que "la intención de Colombia es regionalizar la guerra".

Ante la escalada registrada en medios diplomáticos y con la militarización de las fronteras, Moreno dijo en declaraciones realizadas esta mañana a las radios Global y Mitre, que "la guerra está a la distancia que el gobierno colombiano quiera" y reafirmó la "vocación de paz del pueblo ecuatoriano".

Sobre la reacción del presidente venezolano Hugo Chávez de movilizar tropas hacia la frontera con Colombia, el vicepresidente ecuatoriano consideró que "está previniendo que le ocurra lo mismo. Si el gobierno colombiano pretende regionalizar la guerra entiendo que los países vecinos se preocupen".

Moreno insistió en que los episodios que culminaron con la muerte del segundo de las FARC Raúl Reyes fue "una violación a la intangibilidad de la soberanía del territorio" y Ecuador "reaccionó dignamente esperando una disculpa y la promesa formal ante los pueblos de América que esto no va a volver a ocurrir".

"El gobierno colombiano está mintiendo", aseveró Moreno al manifestar su asombro por las afirmaciones colombianas en la OEA de "que el bombardeo haya sido desde su territorio. Es muy fácil comprobar porque los árboles están caídos en sentido sur-norte, e indica que el bombardeo fue realizado desde suelo ecuatoriano".

Reunión en Brasil. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se reunió poco después del mediodía con el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

Correa recibió de su par brasileño su "solidaridad" y una condena a la incursión de tropas colombianas en territorio ecuatoriano, poco antes de continuar la gira regional que impulsa en busca de apoyo internacional.

Lula le manifestó a Correa "su solidaridad frente a una violación de la integridad territorial, que es algo que Brasil no acepta", dijo al término de la reunión de los presidentes el canciller brasileño, Celso Amorim.

El presidente de Brasil también "enfatizó mucho su disposición a continuar contribuyendo para el diálogo y a una solución pacífica" a la crisis generada por la incursión de tropas colombianas en territorio ecuatoriano.

Correa "quiso dejar claro que jamás tuvo ningún tipo de tolerancia o connivencia con las FARC", dijo Amorim, en referencia a que Bogotá denunció una supuesta implicación del gobierno ecuatoriano con la guerrilla.

Al término de la reunión de una hora y media con Lula, Correa agradeció a Brasil "porque sin amagues, sin medias tintas ni doble moral, ha sabido condenar de forma frontal y directa la agresión a la soberanía de un país.

Correa se encontró con Lula en la segunda etapa de una gira que lo llevó ayer a Perú y que incluye escalas en Venezuela mañana, y posteriormente en Panamá, posiblemente Nicaragua y, finalmente, República Dominicana, donde participará el viernes de la Cumbre del Grupo de Rio.

Agencias EFE, ANSA, DPA, AFP y Reuters

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas