Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno prohibirá las lamparitas comunes

Proyecto de ley de la Presidenta para fomentar el ahorro

Jueves 13 de marzo de 2008
SEGUIR
LA NACION
0

El Gobierno prohibirá a partir de 2010 la importación, producción y comercialización de lámparas incandescentes en toda la Argentina. De esta manera, busca ponerle un tiempo límite al recambio voluntario de las populares bombitas por las de bajo consumo, que actualmente son siete veces más caras.

La presidenta Cristina Kirchner firmó ayer en Casa de Gobierno un proyecto de ley que dispone que dentro de dos años y nueve meses las lamparitas desaparezcan del territorio argentino. La iniciativa debe ser debatida por ambas cámaras del Congreso, aunque la rúbrica de la mandataria en este proyecto allanaría el camino hacia la aprobación.

El argumento principal del proyecto, que hace tiempo se evalúa en el Gobierno, es que las lámparas normales consumen un 80 por ciento más de energía que las de bajo consumo y duran seis veces menos.

El ahorro, entonces, no sería poco. Según datos de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (Cadieel), el consumo de energía en los hogares argentinos representa el 36% del total del país y el 12% de esa cifra, según indicaron, corresponde a iluminación.

La iniciativa parlamentaria impulsada por el Poder Ejecutivo parecería, a grandes rasgos, hecha a medida del reclamo de Greenpeace, que pedía la prohibición de las lámparas incandescentes a partir de 2010. Esta organización ambientalista hizo, incluso, una fuerte campaña en los últimos meses con carteles en la vía pública en toda la ciudad de Buenos Aires con la frase: "Maldita bombita".

Además, realizó acciones en edificios públicos para reemplazar lámparas tradicionales por otras de bajo consumo. "Nos parece muy positivo que el Gobierno adopte esta decisión, ya que está en la misma dirección de nuestra campaña para lograr la eliminación de las bombitas", señaló la coordinadora de la campaña contra el cambio climático, Rosario Espina.

El anuncio surgió durante la presentación en la Casa de Gobierno de la adhesión al plan oficial de ahorro de energía de municipios bonaerenses para avanzar -hogar por hogar- con el recambio de lámparas incandescentes por las de bajo consumo. La idea del plan, que no incluía este proyecto de prohibición, es alcanzar la sustitución de 5 millones de lámparas durante este año y llegar a un total de 20 millones. Todo financiado por el Gobierno.

Como parte del proyecto, se modificó el huso horario en el país (que volverá a la normalidad este domingo). A pesar de esta medida, aumentó la demanda de energía durante el verano.

Poco tiempo

En la Argentina sólo la empresa Osram fabrica lámparas incandescentes. Hasta hace poco también Philips producía en el país, pero mudó su planta a Brasil. "Es positivo porque atiende al problema del uso irracional de la energía, pero el plazo es muy corto", dijo ayer a LA NACION, el presidente de Cadieel, Ramiro Prodán. "Tengo entendido que Osram tenía un plan de sustitución de la producción para fabricar lámparas de bajo consumo", aclaró.

El debate por la sustitución de las lamparitas no es un invento argentino. Algunos Estados americanos ya tomaron la decisión de prohibir las comunes y, en Europa, Gran Bretaña y España analizan medidas similares. Todo apunta a mejorar la ecuación en el uso de la energía para lograr una reducción de las emisiones de dióxido de carbono y de otros gases de efecto invernadero, principales causas del calentamiento global.

Sin embargo, existen cuestionamientos respecto de la conveniencia de comprar por iniciativa propia lámparas de bajo consumo para cambiar las incandescentes. El más ponderable es que cuestan unos 12 pesos -las más económicas- contra los $ 2 de las comunes. La amortización de ese mayor gasto a través del ahorro sólo se lograría a los tres años de uso intensivo de la lámpara de bajo consumo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas