Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La voz de la experiencia

Algunas empresas recurren al consejo de expertos seniors ya jubilados para capitalizar sus valiosos conocimientos

Domingo 16 de marzo de 2008
0

Aprovechar la sabiduría de la experiencia. Esta parece ser la premisa de algunas organizaciones que convocan a jubilados de la compañía para que aporten su mirada y expertise. De esta manera las empresas recuperan el conocimiento que estas personas acumularon durante años de trabajo. Es la contraola del fenómeno que se dio en los últimos años: escuchar sólo a jóvenes que parecen saberlo todo.

Hoy la juventud es un divino tesoro que se prolonga muchas veces varios años más allá de la jubilación. En este caso, los mayores son los mentores del siglo XXI y sus recomendaciones, valen. Especialmente a la hora de formar a las nuevas generaciones. Es una variante del consejo de ancianos de la Antigua Grecia y de la gerusía espartana.

Según un artículo reciente publicado en el New York Times , en Estados Unidos se está expandiendo esta modalidad: las compañías llaman a jubilados como consultores externos, trabajadores temporarios o con horario parcial. En el ámbito de la tecnología, por ejemplo, las empresas con más años en el mercado procuran aprovecharlos como un bien valioso del que carecen otras organizaciones más jóvenes.

Una de estas empresas es Hewlett-Packard. Según el artículo del NYT, la compañía busca convertir a sus jubilados en un ejército auxiliar de expertos en marketing y de vendedores que trabajan por amor a la compañía. Una fidelidad prolongada excepcional en un ámbito como el del Silicon Valley, donde los profesionales cambian constantemente de puesto y de empleador.

Por ahora obtuvo una buena respuesta: algunos pueden estar toda la tarde de un sábado alabando en un negocio las computadoras portátiles de la compañía. ¿Qué reciben a cambio?

Hace pocos días, Chuck Ernst, de 91 años, y Frank Musso, de 75, asistieron a una reunión de jubilados y expresaron: "La compañía quiere que estemos conectados con ellos. Hacen todo para mantener ese vínculo".

Los senior locales

Distintos tipos de organizaciones convocan a profesionales que están a punto de retirarse o que ya cuentan con su jubilación para desempeñarse como consultores.

Jorge tiene 60 años, es bioquímico y dirige un laboratorio en una clínica de la zona sur del Gran Buenos Aires. Y, desde hace tiempo, decidió combinar su experiencia (que se mide en décadas) con la continua formación: hizo cursos para mejorar la gestión y una carrera de especialización en calidad y auditoría bioquímica. ¿Los resultados de esta combinación? En la clínica es el referente en temas de calidad y fue convocado como consultor para certificar las normas ISO en una clínica del interior.

En la consultora Deloitte buscan identificar a aquellos profesionales con experiencia y reconocidos en el mercado. "En el tipo de servicios que brindamos a nuestros clientes, el capital intelectual es esencial: el conocimiento de los profesionales es nuestro valor agregado", comenta Fabiana Gadow, directora de Recursos Humanos para América Latina.

Otras organizaciones reconocen la experiencia de sus expertos seniors mostrándoles cuán útiles son y dejando las puertas siempre abiertas para ellos. Es el caso de un editor de un diario de primera línea al que, una vez jubilado, le ofrecieron que mantuviera su oficina y siguiera escribiendo las notas que él quisiera. Actualmente, su puerta está abierta para que los jóvenes profesionales le consulten sobre temas éticos, políticos, sociales, históricos, sociológicos, y su palabra es siempre la justa. Es que los referentes, hoy, son oro en polvo.

El tercer sector

En Europa, los jubilados o prejubilados ofrecen, sin fines de lucro, su know how sobre gestión empresarial para compañías e instituciones con infraestructura financiera débil.

La Confederación de Servicios de Seniors Expertos Europeos (Ceses, por sus iniciales en inglés) agrupa a casi la cuarta parte de millón de personas de países miembros de la Unión Europea y a 25 organizaciones dedicadas a estas breves intervenciones de consultoría.

En nuestro país, el Ministerio de Producción de la provincia de Buenos Aires desarrolla el programa Experiencia Pyme. Esta iniciativa valora la experiencia y promueve el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas. Les ofrece una base de datos de profesionales de más de 50 años (todos ex jefes, gerentes y directores de empresas de primera línea) y se hace cargo de sus honorarios, para que las pymes puedan recibir el asesoramiento técnico de estos expertos.

Claves para ser un mentor

En el terreno de las relaciones interpersonales dentro de la organización, el mentoring es un privilegio al que acceden unos pocos. Es una expectativa que sólo algunos poseen y una oferta que aún menos realizan. Sin embargo, si desde una mirada sistémica acordamos en la definición de una organización como red de relaciones de calidad, el mentoring debería estar formalizado e implementado como una práctica de alto valor para la mayoría de las compañías.

Probablemente nos hemos encontrado con más bibliografía sobre el encuadre y el espíritu de este vínculo laboral y menos acerca de qué aspectos del ser de cada uno se pone a disposición del otro.

Se da, de hecho, una complementariedad intrínseca que involucra la expectativa del mentée (o pupilo) acerca de su porvenir y, por otro lado, las certezas de un entorno consolidado por parte del mentor.

¿Qué se necesita para ser un buen mentor? La percepción de autosatisfacción que emana un líder habla de la interpretación del trabajo que ha tenido durante su carrera. En la autosatisfacción no hay resignación ni temas pendientes. Aunque puede haber muchos relatos de situaciones que podrían haber sido mejores, y hasta fracasos que son fáciles de evitar cuando uno los mira en retrospectiva.

La relación con nuestro yo y con nuestra propia historia es fundante para la buena relación con el otro. No quiere decir recordar sólo los éxitos, sino poder hacerse cargo de quién he sido cuando fui un factor de decisión en la compañía, qué valores honré. La aceptación de su momento vital por parte del mentor será la vía regia de conexión con su mentée.

Quienes puedan identificar en su curva de crecimiento aquel punto de inflexión que los ha hecho pasar del rol de tomador al de dador, y quienes hayan asumido el liderazgo como un ejercicio de amor al prójimo en el contexto laboral estarán más cerca de ser buenos mentores.

Por Susana von der Heide Para LA NACION

La autora es consultora de Recursos Humanos

Ana Moreno

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas