Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Espléndido concierto de apertura

Después de un 2007 quieto, la Sinfónica Nacional comenzó un año prometedor

Lunes 17 de marzo de 2008
0

Concierto inicial del ciclo 2008 de la Orquesta Sinfónica Nacional, con la dirección de Andrés Spiller, organizado por la Secretaría de Cultura de la Nación. Programa. Sinfonía N° 99 en Mi bemol mayor, de Haydn, y Scheherazade, suite sinfónica para orquesta (sobre Las mil y una noches) Op. 35, de Nicolai Rimsky Korsakov. En la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Nuestra opinión: excelente

Una nueva y elocuente evidencia del interés del público porteño por la música clásica se tuvo en el hall central de la Bolsa de Comercio de Bueno Aires, que fue colmado en el concierto inicial. Sin bien el ciclo principal de 21 conciertos está previsto para su realización en la Facultad de Derecho, los viernes, a las 20, este concierto de pretemporada y cuatro más se realizarán en la Bolsa; otros, como el del próximo miércoles 26 del actual, en el Teatro Cervantes. El promisorio anuncio de Cultura de la Nación se torna auspicioso al volver a contar la ciudad con un organismo competente de la jerarquía puesta de manifiesto en esta ocasión, no obstante algunos problemas pendientes de resolución, que en años anteriores obligaron a la Sinfónica a realizar apariciones esporádicas.

La versión ofrecida de la suite sinfónica Scheherazade , Op. 35 de Rimsky Korsakov, fue encomiable desde todo punto de vista, particularmente por ponerse de manifiesto que el brillo sonoro de la orquesta se mantiene intacto, al igual que la pujanza interpretativa de sus componentes, y la posible reverberación del amplio recinto no fue óbice para que el equilibrio sonoro del organismo conducido por Andrés Spiller lograra un óptimo resultado.

Todo el colorido y la coherencia narrativa de la suite, su vivacidad y su frescura, estuvieron presentes en cada momento de la ejecución, con intervenciones solísticas valiosas, como las asumidas por el concertino Roberto Rutkauskas, músico de definida personalidad, que supo evocar con su violín los momentos más poéticos en diferentes episodios del relato oriental.

Sin atenerse a un programa musical que siguiera estrictamente a la obra literaria en toda su extensión, la obra de Rimsky Korsakov ofrece una variedad de motivos sinfónicos, cuyo logrado entrelazamiento por parte de los intérpretes confirió permanente interés a la ejecución.

Así aconteció al comienzo con "El mar y el barco de Simbad", traspuestos los sonoros acordes iniciales a los que siguió la encantadora evocación de las maderas y la fina línea melódica del violín solista, seguido por los arpegios del arpa, evocadores de la protagonista en su incesante relato con el temible sultán Shahriar. En "La historia del Príncipe Kalender", nuevamente el tema de Scheherazade y su transformación por las maderas y las cuerdas, con significativos solos, generó un clima sonoro cambiante, al que contribuyó el colorido de las fanfarrias y la larga cadencia el clarinete.

Hubo cálido lirismo en "El joven príncipe y la joven princesa" que siguió, subrayado por el rítmico tamboril y las trompetas, y un convincente despliegue sinfónico en "Fiesta en Bagdad", con cuidados crescendos y precisos contrastes dinámicos de poderosos bronces, seguido de la inquietante sugestión de "El mar", de marcado cromatismo, hasta una eficaz percusión en "El barco naufraga...".

Este excelente rendimiento de la Sinfónica estuvo precedido de una cuidada versión de la Sinfonía N° 99 de Haydn, con adecuado sentido de los tempi , equilibrio dinámico y expresiva hondura musical.Excelente

Héctor Coda

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas