Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Calentamiento global / Gran Bretaña

Gramos de carbono por kilómetro que emite un barco y un avión

Comercio exterior

Por Adrián Sack
Para LA NACION

 
 

LONDRES.- Los intentos de reducir las emisiones de dióxido de carbono han promovido en Gran Bretaña cambios de hábito y planes integrales con metas firmes y precisas. Pero, también, están dando lugar a polémicas antes impensadas, como la feroz lucha entre los medios de transporte marítimo y aéreo por demostrar cuál de ellos es menos contaminante.

Aunque los informes oficiales de diversos organismos en los últimos años ratificaron en forma sucesiva una clara ventaja en favor de los más "verdes" buques cargueros, esta postura ha sido desafiada recientemente.

De acuerdo con un artículo publicado por el diario progresista The Guardian, un borrador de un estudio de las Naciones Unidas que fue "filtrado" a ese medio daba cuenta, por primera vez, de una mayor producción de emisiones por parte de las grandes embarcaciones de carga (4,5% del total de las emanaciones en la Tierra) en comparación con las aeronaves que desempeñan la misma función: "Tan sólo" un 2%, la mitad de lo que contaminarían las refinerías de petróleo.

Este dato, que fue utilizado como el arma más poderosa de un ataque que buscó demoler el "mito" del menor impacto ambiental del transporte marítimo provocó una airada reacción por parte de las asociaciones de flotas mercantes de Gran Bretaña, donde el comercio internacional mediante buques representa el 92% del flujo total (el promedio en el resto del mundo ronda el 80%).

"Ese argumento es totalmente absurdo e inexacto, ya que trasladar una tonelada de carga en una determinada distancia por aire produce hasta 100 veces más de dióxido de carbono que si se lo hiciera por mar", explicó a LA NACION John Stevens, un representante de la Cámara Británica de Comercio Marítimo. "Además -agregó- las embarcaciones modernas emiten sólo 5 gramos de dióxido de carbono por tonelada-kilómetro, que es mucho menos que los 540 gramos por tonelada-kilómetro que produce un avión moderno e, incluso, menos también que los 50 gramos despedidos por un camión pesado."

La denuncia realizada por el matutino británico se basó en que el inmenso volumen de barcos de gran porte circulantes, que triplicó al existente en 1970, no había sido "debidamente considerado" por los gobiernos de países que dependen fuertemente de esta vía de comercio, como China, los Estados Unidos y la propia Gran Bretaña, que habían colocado a los aviones de carga al tope de la lista de productores de emanaciones de dióxido de carbono.

"En este país -señala el artículo de The Guardian- las emisiones de los barcos no han sido incluidas en la ley en la que Gran Bretaña se compromete a reducir en un 60% las emisiones de dióxido de carbono en 2050, y no existe un plan para controlarlas (.). Las emanaciones de los barcos tampoco fueron incluidas en el esquema de reducción de contaminación de la Unión Europea que sí, en cambio, contempla las emisiones de los autos y las centrales de energía".

No obstante, para Stevens un virtual reemplazo total de los barcos por los aviones sería "físicamente imposible" ya que, por el nivel de contaminación producido por cada avión, la polución total se cuadruplicaría. "Esto no quiere decir que nos conforme los niveles actuales de emisiones de dióxido de carbono que aún seguimos produciendo.

Hay que seguir avanzando en esta materia, aunque ya la industria naviera ha conseguido mucho en estos últimos 30 años. Y esto, más allá también de que el nivel de emisiones sea verdaderamente muy difícil de controlar a escala global, dado el gigantesco volumen de barcos que operan a diario", concluyó Stevens. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCongreso 2014Impuesto a las GananciasNarcotráficoLa muerte de Marisol OyhanartCopa del Rey