Recomendado teatro: Tortonese, Dios y Twitter

Humberto Tortonese protagoniza una exitosa obra made in Broadway donde Dios reedita los 10 mandamientos porque considera que los tradicionales están pasados de moda.
(0)
29 de diciembre de 2016  • 16:34

Por Alejandro Lingenti

En junio de este año, Humberto Tortonese anunció que se iba a vivir a los Estados Unidos. La idea, contó en su cuenta de Twitter, era acompañar a su novio, el joven Nicolás Miloro (25 años), que quería probar suerte como chef en un restaurante de primer nivel en San Francisco. Todos los medios levantaron la noticia, pero muy pronto se supo que Tortonese no hablaba en serio. Se trataba de una humorada más del gran comediante iniciado en la década del 80 en el mítico Parakultural, como él mismo aclaró divertido en Black and Toc, el programa de la FM Radio con Vos donde acompaña diariamente a Elizabeth Vernaci. Ahora Tortonese dice que vuelve al teatro para hacer de Dios. Y esto sí que no es broma, aunque pueda parecerlo.

El proyecto nació a partir de una oferta de Lino Patalano, entusiasmado con llevar al Maipo una versión local de Obra de Dios (An Act of God), estrenada en Broadway en mayo de 2015 con Jim Parsons (Sheldon Cooper en The Big Bang Theory), posteriormente en Los Ángeles y nuevamente en Broadway, en marzo de este año, interpretada en esa oportunidad por Sean Hayes (Will & Grace). La excelente respuesta de taquilla en los Estados Unidos fue lo que convenció a Patalano de convocar a Elio Marchi para trabajar en una adaptación que ya tiene fecha de estreno (el 6 de este mes) y elenco confirmado (Tortonese como protagonista, acompañado por dos “ángeles”: Roberto Peloni, como el arcángel Miguel, y Agustín Corsi, como el arcángel Gabriel. Dirige la puesta Gustavo Zajac (Aplausos, El hombre de La Mancha).

La obra tiene un origen curioso: aprovechando la enorme popularidad de una cuenta de Twitter que él mismo creó

(@thetweetOfGod), el guionista de New Jersey David Javerbaum ideó una comedia teatral donde Dios reedita los 10 mandamientos porque considera que los tradicionales están pasados de moda. Reencarna, entonces, en un ser humano –en este caso, el propio Humberto Tortonese– que devela misterios de la creación del mundo y algunos supuestos errores de traducción que contendría La Biblia. “Obviamente, todo tiene un tono paródico, pero también hay partes serias”, aclara Tortonese. “Creo que la obra se irá armando con el correr de las funciones, a partir de las devoluciones que vayamos percibiendo del público”.

Después de su explosiva aparición en la escena under porteña al lado del recordado Batato Barea, Humberto Tortonese se lució trabajando con otro gran actor ya fallecido, Alejandro Urdapilleta, en el ciclo televisivo de Antonio Gasalla, a principios de los 90. El humor irreverente que caracterizaba a esa desopilante sociedad ha desaparecido de la televisión argentina. “Me parece que increíblemente hemos involucionado en términos de libertad, sobre todo en los medios públicos. Cualquier cosa que digas puede armar un gran quilombo. Nosotros nos metíamos con temas complicados, como el de las mujeres golpeadas. Hoy, eso sería imposible. Para mí, el humor tiene que ser completamente libre. Creo que por eso extraño tanto los 80, una época totalmente creativa. Nos juntábamos con Batato y Urdapilleta, nos tomábamos unas copas y armábamos tres obras de teatro en una tarde. Todos teníamos algo para decir. Ahora parecería más bien que la gente tiene algo para copiar”.

Obra de Dios. Jueves, viernes, sábados y domingos de enero, febrero y marzo. En el teatro Maipo, Esmeralda 443. A las 21.

Tortonese radial

“Ya hace como 20 años que hago radio gracias a la Negra Vernaci, a quien se le ocurrió la idea. Ella me dio mucha libertad para trabajar y pude entrar en ese mundo que para mí era completamente desconocido”, cuenta Humberto. “Después aprendés solo. O al menos eso es lo que me pasó a mí. Creo que las cosas me resultaron más fáciles por estar, justamente, al lado de alguien con tanta experiencia en este medio. Siento que tenemos un grupo de trabajo genial, que me acompañan y me entienden. Todo fluye porque hay química entre nosotros”.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?