Lousteau padre, un liberal que defiende las ideas de su hijo

"Lo criticaron [por las retenciones] no siempre con razón", dijo
(0)
6 de abril de 2008  

MIAMI (De un enviado especial).- Aunque se autodefine como liberal, Guillermo Lousteau Heguy está orgulloso de su hijo Martín, el ministro de Economía de Cristina Fernández de Kirchner. "No porque él sea ministro, sino porque tiene una personalidad muy auténtica, muy firme en sus convicciones y valiente", aclara en el modesto bar del centro de convenciones donde se realiza la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Antes de reunirse con su hijo, que recién había aterrizado en Miami, Lousteau Heguy se dispuso a dialogar ayer por la mañana con LA NACION sobre diversos temas, aunque cuidándose de no criticar al Gobierno "por cuestiones obvias". Así y todo, el padre del ministro de Economía, que preside el centro cultural argentino en Miami y dirige la maestría en Ciencias Políticas de la Universidad Internacional de Florida, recordó que la semana pasada estuvo en el seminario de la Fundación Atlas en Rosario, donde empresarios y académicos liberales discutieron bastante sobre el complicado inicio del gobierno de Cristina Kirchner y cuestionaron a su hijo, en medio del conflicto con el campo por el nuevo esquema de retenciones móviles para el agro.

"En Rosario, mis amigos liberales lo criticaron mucho, no siempre con razón: creo que es muy difícil defender las ideas en un gobierno que tiene estas características", afirmó Lousteau Heguy, que vive en Miami desde 2000 luego de jubilarse, a los 65 años, como profesor de derecho constitucional en la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Ex funcionario de la Secretaría de Turismo entre 1980 y 1982, durante el último gobierno militar, admite que su exposición pública quedó bastante limitada desde que su hijo es funcionario nacional. "Ya no voy a programas de televisión ni a foros políticos. Pero cuando todavía iba explicaba que Kirchner no es lo mismo que Chávez y que la Argentina no es Venezuela, porque acá, en particular a la comunidad cubana, todos les parecen lo mismo si tienen alguna raíz de izquierda", indicó con un tono sereno. Con su exposición pública acotada, ha colocado una mayor energía en el centro que fundó en 2003 con el periodista y dramaturgo Mario Diament y el pintor Pérez Celis, entre otros.

Cambio de apellido

"Los Estados Unidos se están transformando en un centro bicultural y la Argentina no puede estar ausente de este cambio. También nos dimos cuenta de que, además de ser un espacio para brindar información, el centro ayudaba al encuentro de los argentinos que viven en esta ciudad", explicó. Según sus cálculos, hay unos 130.000 compatriotas que viven aquí.

"Y a diferencia de otras comunidades latinas -se lamenta- es muy difícil reunirnos. Tratamos de armar recitales, pero somos una organización sin fines de lucro y dependemos de la buena voluntad de nuestros asociados. De hecho, Nito Mestre tocó hace poco, pero porque vive en Miami", detalló. Según aclaró, en los últimos dos años "muchos argentinos están comenzando a volver al país, porque la situación mejoró desde 2002 y porque acá la situación no es tan fácil, sobre todo para los que vinieron a conseguir una visa".

Su caso es diferente: "Yo tuve mucha suerte: dirijo una maestría, estoy dedicado al centro y ya publiqué dos trabajos de investigación desde mi llegada, más que en toda mi vida académica previa", se sinceró.

De inmediato se levanta para despedirse, pero antes aclara que su segundo apellido, Heguy, proviene de su madre. "Tenía tantas diferencias con mi padre, que fue periodista, que un día él me pidió que me cambiara el apellido, así que decidí agregarme el de ella", concluye, antes de partir para encontrarse con su hijo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?