Suscriptor digital

La "Conquista del Desierto" al óleo

Se inauguró en La Plata la exposición "La Guerra al Malón", que muestra la mirada que Carlos Alonso tuvo sobre la sangrienta campaña de Roca, plasmada en casi cincuenta pinturas
(0)
18 de abril de 2008  • 15:49

"La Guerra al Malón", la famosa serie de 45 obras que el pintor Carlos Alonso realizó en 1962 para ilustrar el libro homónimo del Comandante Prado sobre la llamada "Conquista del Desierto", quedó inaugurada este jueves en la ciudad de La Plata.

Organizada por el Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, la muestra quedó abierta a partir de las 19 en la Sala Pettoruti del Centro de las Artes Teatro Argentino, de la avenida 51. En la ceremonia de apertura estuvieron presentes el presidente del Instituto Cultural de la provincia de Buenos Aires, Lic. Juan Carlos D´Amico, el escritor Pacho O´Donnell, el secretario de Relaciones Institucionales de la Facultad de Bellas Artes, Ricardo Cohen; y el crítico de arte Raúl Santana, entre otras personalidades de la cultura.

La serie que se exhibe está integrada por obras en acuarelas, tintas y collages donde se pueden observar, a través de la particular mirada de Alonso, las extremas y conflictivas condiciones en que se dio la llamada conquista del desierto.

La muestra se complementa con documentación de la época y objetos utilizados por los militares y aborígenes –indumentaria, utensilios, armas, fotografías -pertenecientes al Archivo Histórico de la Provincia "Dr. Ricardo Levene" y al Complejo Museográfico "Enrique Udaondo" de Luján, dependientes de la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural.

La exhibición culminará el domingo 18 de mayo, y puede ser visitada de martes a domingo entre las 10 y las 20 horas. La entrada es libre y gratuita y se realizarán visitas guiadas.

La historia de "La Guerra al Malón" es tan apasionante como la de la campaña que retratan los cuadros: Alonso ya era un pintor consagrado cuando una editorial le ofreció ilustrar una reimpresión de la crónica que el comandante Prado escribió en 1907 sobre la vida y la muerte de los "milicos" y los "indios" durante la avanzada del general Julio A. Roca para asegurar a sangre y fuego la posesión del sur del país para el hombre blanco.

Esta propuesta fue aceptada por el artista, quien se mudó a General Villegas, una pequeña ciudad del Noroeste de la provincia de Buenos Aires que, a fines del siglo XIX, marcaba el límite entre la "civilización" y el "desierto".

Durante su estadía en la localidad, Alonso reconoció y experimentó la soledad de la frontera y caminó los campos traviesa de la zona que supieron ser escenarios de sangrientas batallas. Largos días de andanzas y reflexiones, entonces, inspiraron y nutrieron al pintor para llevar adelante esta magnífica obra de ilustraciones para el libro.

La mirada de Alonso en estas pinturas denota su sensibilidad y empatía ante el sufrimiento no sólo de los indios, quienes en desventaja armamentística afrontaron lo que podría entenderse como una masacre, sino que también logra representar el dolor de los soldados, que muchas veces aparecen en andrajos y con los ojos desorbitados por el dolor y el abandono.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?