Poesía para el sueño bolchevique

(0)
25 de abril de 2008  

Cielo rojo , con textos de Ajmatova y Maiakovski. Dirección: Helena Tritek. Con: Victoria Almeida, Eduardo Bello, Teresa Cura, Silvia Docampo, Dalia Elnecavé, Macarena García, Luis Gritti, Esteban Meloni, Emiliano Méndez, Charo Moreno, Alexia Moyano, Josefina Villa, Gipsy Bonafina y Gabriel Magni. En Timbre 4, Boedo 640. Viernes, a las 21. Duración: 75 minutos.

Nuestra opinión: muy buena

Las palabras de Teresa Cura, una militante comunista cordobesa que obtuvo su carnet de afiliación siendo poco más que una adolescente durante los años 50, zambullen al espectador en un mundo de nostalgias y sueños revolucionarios. Sus recuerdos son una suerte de invitación a entrar en las bellas imágenes que creó Helena Tritek a partir de la obra poética de Anna Ajmatova y de Vladimir Maiakovsky. Un salto en el tiempo y en el espacio llevan al público del aquí y ahora a la lejana Moscú de los años prerrevolucionarios, precisamente a las tertulias poéticas y literarias de La Linterna Roja, donde bullía el pensamiento y, sobre todo, el sentimiento que se plasmaría luego en lo que definió una nueva era.

Mucha lana, telas gruesas y pesadas, guantes hasta para escribir, frío en un ambiente empobrecido pero que vive febrilmente el sentir popular y lo traduce en poesía. Los textos que salen a vestir la escena son tan efectivos como las increíbles canciones rusas que sabe hacer degustar Gipsy Bonafina.

La propuesta de Helena Tritek tiene un pie puesto en los hechos históricos, pero los trata suavemente, los recorre con la poesía de la palabra y la de las imágenes. El resultado es una vorágine de emociones y sensaciones que es claro que depende no sólo de lo que viene desde el escenario sino también desde dónde parta la mirada de quien juegue como espectador.

Independientemente de cualquier subjetividad, Cielo rojo se apoya en una fina idea, en una muy prolija realización -con un particular planteo estético- y sobre todo en un elenco compacto que cuenta con confiables pilares, como se dijo, en el trabajo de Bonafina y también en el de Esteban Meloni, quien se mete en la piel de Maiacokvsky para vivir sus sueños y desengaños.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.