El mayor productor de etanol compró la filial de Esso en Brasil

Pagó US$ 826 millones y asumió deudas
(0)
25 de abril de 2008  

RIO DE JANEIRO.- El grupo privado brasileño Cosan se quedó con la red de distribución y comercialización de combustibles y lubricantes de Esso en Brasil, mediante un desembolso de 826 millones de dólares.

Cosan, que anunció la compra mediante un comunicado, es el mayor productor brasileño de azúcar y etanol. La adquisición incluye las instalaciones de distribución y las 1500 estaciones de servicio de la marca Esso, que operan en 20 estados brasileños y comercializan el 7,2% del total del combustible en todo el país. Además, Cosan asumirá un endeudamiento financiero neto de US$ 163 millones, que figura en los balances de Esso.

Así terminó una larga negociación por los activos de la norteamericana Exxon Mobil en Brasil y en el resto de la región, que había comenzado a fines del año pasado. En la Argentina, la multinacional decidió permanecer en el mercado ante el fracaso de las negociaciones con potenciales compradores.

Sorpresa en los mercados

El cierre de la operación sorprendió a los mercados, ya que el gran favorito para quedarse con la cadena era la petrolera estatal Petrobras, que también había declarado su interés en comprar las filiales de Esso en Chile y Uruguay.

"La adquisición garantizará a Cosan una posición de liderazgo en los crecientes mercados de etanol y de distribución de combustibles en Brasil", afirmó la compañía. Considerada uno de los mayores productores mundiales de etanol y azúcar, Cosan tiene una participación de 8% en el mercado sucroalcoholero de Brasil, donde el 80% de los automóviles funcionan indistintamente con gasolina o etanol.

"Durante el período 2003-2007, el consumo de etanol alcanzó un crecimiento anual de 30,2%, contra apenas 2,8% de la gasolina. Posicionar a Cosan de forma relevante en el sector de distribución de combustibles es un paso importante en la consolidación del etanol como principal combustible del mercado brasileño", acotó la nota de la empresa.

Cosan añadió que financiará la compra con 310 millones de dólares originados en el aumento de capital de accionistas minoritarios concluido este año. Ayer, las acciones de Cosan llegaron a caer más de 8 por ciento en la Bolsa de San Pablo, a 24,82 reales, pero luego se recuperaron hasta 26,13 reales, con una pérdida final de 3,22 por ciento.

Según los analistas, el mercado castigó la operación debido a las dudas que genera de qué manera Cosan administrará este nuevo negocio.

"Para Petrobras era un negocio pequeño, pero la duda es cómo Cosan va a lidiar con el nuevo negocio, trabajar con otros productos", dijo el analista Vladimir Pinto, de Unibanco, a la agencia Reuters.

"Cosan cree que alcanzará un nuevo nivel empresarial con esta adquisición, ampliando su radio de acción y convirtiéndose en el primer actor de energía renovable que explota desde una plantación de caña de azúcar hasta la distribución y comercialización de combustibles minorista y mayorista", dijo la empresa, que en su último ejercicio facturó 2155 millones de dólares.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.