Suscriptor digital

Cuando Maradona reivindicó las Malvinas

Argentinos e ingleses en el ´86
(0)
21 de junio de 1998  

LYON, Francia (De nuestros enviados especiales).- Alguna vez, y no hace mucho tiempo de eso, la Argentina protagonizó una situación parecida a la que hoy viven Estados Unidos e Irán. A mediados de 1986, nuestro país todavía no tenía relaciones diplomáticas con Inglaterra. La guerra de las Malvinas aún era una herida abierta, cuando el fixture del Mundial de México los enfrentó en cuartos de final.

Fue el 22 de junio del ´86, exactamente, y el resultado final 2 a 1. El día de los goles de Diego Armando Maradona, uno con la mano de Dios y el otro... Mejor que lo cuente él mismo.

Es palabra de Diego

Así lo recordó mucho tiempo después, cuando reconoció que las declaraciones de todos los integrantes de aquel seleccionado en su momento -"no mezclemos política y deporte"- eran sólo frases de ocasión.

Entonces, cuando se cumplía una década de aquella historia, dijo: "Pienso en México ´86 y la primera imagen que se me cruza por la cabeza es el gol a los ingleses. Pero no es nada nuevo, desde siempre fue así. Porque era como ganarle más que nada a un país, no a un equipo de fútbol. Si bien nosotros decíamos, antes del partido, que el fútbol no tenía nada que ver con la guerra de las Malvinas, íntimamente sabíamos que habían muerto muchos pibes argentinos, que los habían matado como pajaritos... Es cierto, públicamente se declaraba que las cosas no se mezclaban, pero era mentira. Porque inconscientemente lo teníamos bien presente. Entonces era más que ganar un partido, más que dejar fuera de la Copa del Mundo a los ingleses. Nosotros hacíamos culpables a los jugadores ingleses de todo lo que había sucedido. Sí, yo se que es una locura, pero así lo sentíamos y era más fuerte que nosotros. Nosotros estábamos defendiendo nuestra bandera, a los pibes, la verdad es ésa. Y el gol mío... el gol mío tuvo una trascendencia que... Los dos la tuvieron, es verdad. El primero fue como robarle la cartera a un inglés y el segundo tapó todo".

Suele pasar, el tiempo prescribe las causas y las cosas se cuentan tal como fueron. En una de esas, aquellos que dicen hoy que Estados Unidos e Irán es un partido más, dentro de diez años revelen lo contrario.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?