Madonna, en un show para pocos

Algunos fans hicieron varios días de cola para conseguir acceder al breve pero cautivante espectáculo
(0)
2 de mayo de 2008  

NUEVA YORK.- Con un espectacular pero brevísimo show gratuito, Madonna presentó anteanoche en el Roseland Ballroom de Manhattan su nuevo álbum, Hard Candy , rodeada de miles de fans que, después de casi tres días de espera, haciendo cola en la calle, se quedaron con ganas de saborear más de su melosa mezcla de pop, rap y hip-hop.

La ex Chica Material, a punto de cumplir 50 años, apareció sobre el escenario en un inmenso trono dorado en forma de M, vestida con saco de smoking, pantalón de jogging negro y plateado y botas de cuero, escoltada por una troupe de bailarines de traje que no pararon de moverse en los 30 minutos que duró el concierto, en el que cantó sólo seis canciones, cuatro de su flamante disco. Producido por los astros del hip-hop Timbaland y Pharrell Williams, de The Neptunes, Hard Candy es el 11º álbum de Madonna y el último que grabará para la discográfica Warner Music, ya que el año pasado firmó un contrato de 120 millones de dólares con la gigante empresa promotora de conciertos Live Nation, que a partir de ahora manejará su carrera.

Sin que hicieran falta presentaciones, la diva comenzó el show con sus nuevos temas "Candy Shop", y las pegadizas "Miles Away", y "Give it 2 Me", que ya la mayoría del público se sabía de memoria, aunque el disco sólo salió al mercado un día antes. Es que casi la mitad de los presentes eran admiradores duros de Madonna que desde el lunes a la mañana acamparon en la vereda del Roseland Ballroom, en la calle 52 y Broadway, para poder conseguir entradas para este concierto gratuito.

"Es la mejor; una artista que a lo largo de los últimos 25 años ha dado clases magistrales de versatilidad y siempre se ha mantenido en la cima, un paso delante de las modas y tendencias", señaló Dana Spera, una moza de Brooklyn que, desafiando el frío y la lluvia de los últimos días, era la primera en la larga cola para ingresar a la sala. El resto de las entradas se repartieron en promociones comerciales y a través de un concurso organizado por Madonna en su página web, en el que se llamó a sus seguidores a escribir poemas de cuatro líneas sobre la Reina del Pop.

"Ustedes saben cuánto odio yo esperar y mirar hacia el pasado. Pero esta canción es para todos los que pasaron la noche durmiendo en la calle", dijo Madonna, en un gesto de agradecimiento antes de entonar, guitarra eléctrica en mano, su megahit "Hung Up". El tema, que habla sobre la agonía de la espera, fue parte de su anterior álbum, el exitosísimo Confessions on a Dance Floor , de 2005, que lleva vendidos 8,5 millones de copias en todo el mundo.

Luego llegó, tras un imperceptible cambio de vestuario y sorbos de una botella de champagne, la gran sorpresa de la noche: la aparición sobre el escenario del joven cantante Justin Timberlake, para cantar juntos el tema "4 Minutes", que en sólo una semana ya superó la marca del millón de ventas digitales. En medio de paneles móviles, Madonna y Timberlake protagonizaron una impactante coreografía electroerótica que dejó a todo el mundo boquiabierto.

"A pesar de que me parece como si hubiera grabado cien discos, cada vez que hago uno nuevo es como la primera vez, y creo que será el mejor", resaltó Madonna tras agradecer a Timberlake, Timbaland, Williams y al rappero Kanye West, con quien en Hard Candy hace a dúo "Beat Goes On".

Para el final, la cantante optó de nuevo por dar un salto al pasado reciente y, con un fondo que simulaba ser una estación de subte neoyorquino durante la década del 70, arremetió con otro anterior éxito, "Music", que en 2000 fue un infaltable en todas las discotecas del planeta. Así, con onda urbana retro, Madonna se despidió de sus fans neoyorquinos, pero la próxima semana volverá al escenario en París y Londres para ofrecer unos pequeños conciertos similares antes de anunciar su gira a mitad de año.

"Fue un show alucinante. Nunca la había visto tan de cerca y había sentido así su energía", comentó a LA NACION el argentino Eduardo Costantini hijo, quien se encontraba en el sector VIP junto al consagrado productor de cine estadounidense Harvey Weinstein (fundador de Miramax). Los dos son socios en un fondo de producción de películas de América latina, y esta semana presentaron en el Festival de Cine de Tribeca su primera obra conjunta, el film brasileño Tropa de elite , de José Padilla.

"Yo trabajé con Madonna en su documental Truth or Dare , en 1991, y es increíble cómo hoy, con casi 50 años, se ve aún mejor que entonces. Es una artista atleta", apuntó Weinstein.

  • NUEVA YORK.- El inusual concierto gratuito que Madonna ofreció anteanoche en el Roseland Ballroom fue grabado y emitido en vivo online para Estados Unidos a través de una página especial de Microsoft ( music.msn.com/inconcert ) . El resto del mundo lo podrá ver el 15 de mayo en ese mismo sitio, al que se le sumarán escenas del backstage y una entrevista exclusiva con la artista, que el próximo 16 de agosto cumple 50 años.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.