Suscriptor digital

Falleció el obispo Jorge Kemerer

(0)
29 de junio de 1998  

POSADAS.- A los 89 años falleció en esta ciudad monseñor Jorge Kemerer, el primer obispo que tuvo la diócesis de Misiones. Ordenado sacerdote en Roma, en 1932, a lo largo de 60 años extendió en el país su labor pastoral y sus obras en favor del bien común, tanto en lo espiritual como en la asistencia material a los más necesitados.

Actuó como obispo de Posadas entre junio de 1957 y junio de 1986, año en que se retiró por razones de edad y pasó a ser obispo emérito.

En sus casi 30 años de gobierno episcopal realizó una fecunda e intensa labor pastoral. Su primera década al frente de la diócesis coincidió con la convocatoria y la realización del Concilio Vaticano II y supo desarrollar, después, un mancomunado trabajo posconciliar con el clero y los laicos.

Entre sus logros se cuentan la creación de numerosas parroquias, la instalación de comunidades religiosas, la fundación del seminario eclesiástico y la atención de las comunidades aborígenes, además de la promoción escolar.

Kemerer había nacido, en 1908, en la localidad entrerriana de San Rafael, en el seno de una familia de ascendencia alemana. Ingresó a los 12 años en la Congregación del Verbo Divino.

Ya sacerdote, a mediados de la década del 30 se trasladó a Misiones, donde creó un colegio secundario que llevó el nombre de Roque González de Santa Cruz, el jesuita paraguayo fundador de pueblos en el país guaraní, en la Argentina y Brasil.

Entre 1951 y 1957 fue párroco de Nuestra Señora de Guadalupe, en Buenos Aires, donde desplegó una activa misión pastoral, con la adhesión de la feligresía, que aún lo recuerda.

Durante el régimen militar, entre 1976 y 1983, monseñor Kemerer visitó a presos políticos en su diócesis y llegó hasta las cárceles de Resistencia, Villa Devoto, La Plata y Rawson. Asistió a sus familiares y gestionó personalmente su liberación o la salida del país en condición de exiliados.

En diciembre de 1983, con 75 años cumplidos, presentó su renuncia ante el Papa, que fue aceptada dos años y medio después.

Retirado de la jefatura de la diócesis de Posadas, Kemerer prosiguió su trabajo en favor de los ciegos y de los últimos aborígenes misioneros.Una cruel enfermedad provocó su muerte, sumamente sentida en esta comunidad.

Sus restos son velados en la iglesia catedral de Posadas. Hoy, a las 11, se celebrará una misa exequial y los restos serán inhumados en la iglesia mayor de la ciudad.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?