El adiós a una actriz pícara

Se fue una de las cómicas más prolíficas del cine y la TV durante cinco décadas
(0)
1 de junio de 2008  

Prototipo de actriz cómica y picaresca Nelly Láinez, que falleció ayer, a los 88 años, en un sanatorio de Mataderos como consecuencia de una infección urinaria, poseía una larga trayectoria tanto en el cine como en la radio y en la televisión. Nació en Buenos Aires en 1920 y desde muy joven se sintió atraída por componer, en escenarios barriales, esos personajes alocados que, con el tiempo, fue puliendo hasta transformarlos en su sello de distinción.

Ya convertida en profesional, intervino en numerosos programas radiales en los que compuso, con auténtica gracia, a esas solteronas feas y rechazadas que eran blanco de todo tipo de bromas. La televisión la convocó en sus inicios y participó en el exitoso programa El consultorio de Berta , que la lanzó de inmediato a la popularidad. A su vez, el cine vio en ella a una actriz de notable carisma y, en 1949, intervino en Fascinación , de Carlos Schliepper, su primer film, al que siguieron Cinco locos en la pista ; Cinco grandes y una chica , ambos acompañando a Los Cinco Grandes del Buen Humor; Cuidado con las mujeres ; La mejor del colegio ; Canario rojo ; La vida color de rosa, y cerca de treinta títulos más que la convirtieron en una de las actrices más prolíficas de la pantalla grande de las décadas del cuarenta al setenta.

Fue soporte de figuras importantes como Juan Carlos Thorry, Lolita Torres, Tilda Thamar y José Marrone, entre otras, con quienes intervino en numerosas películas y audiciones radiales. Aunque su belleza no se adecuaba a los rígidos parámetros estéticos, Nelly Láinez supo potenciar su intelecto y su picardía para instalarse en un espacio artístico del que nunca pudo ser desplazada.

Su labor en la televisión, a partir de 1960, se fue multiplicando y se destacó por su personaje de Isolina en La tuerca . Motivos de salud la fueron alejando del ámbito artístico -su última actuación en la TV fue en el programa El mundo de Antonio Gasalla - y ahora, con su lamentada desaparición, quedará el recuerdo de su simpatía puesta al servicio de innumerables y caricaturescos personajes teñidos de esa gracia que sólo ella podía imponerles.

Sus restos recibirán sepultura hoy, a las 10, en el panteón de la Asociación Argentina de Actores, en la Chacarita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.