Suscriptor digital

Mapa de la irracionalidad

(0)
14 de junio de 2008  

El fascismo en el siglo XX. Una historia comparada

Por Cristian Buchrucker

Emecé/270 páginas/$ 49

Aunque define la bibliografía sobre el tema como un "océano impreso", el historiador argentino Cristian Buchrucker se atreve a trazar en El fascismo en el siglo XX. Una historia comparada un curso de navegación que reconoce escalas precisas en el desarrollo de su libro: la Italia de Mussolini, la Alemania de Hitler, la Europa de entreguerras y la América latina de la posguerra.

El texto de Buchrucker procura atenerse con exactitud a esa hoja de ruta que presenta desde el comienzo. Examina primero las condiciones del retraso político social y cultural en un contexto de violento crecimiento productivo y económico que caracterizó a Italia en las primeras décadas de su existencia como Estado. Una Italia que, tras su participación en la Primera Guerra Mundial, salió herida tanto en el plano diplomático como en el económico y el generacional. El mito de la nación vigorosa traicionada desde dentro e injustamente acosada desde el exterior sirvió también a los fines de la propaganda intolerante, autoritaria y ultranacionalista de los partidos de la derecha alemana derrotada en la guerra, aunque habría que esperar al crack financiero y moral de los años treinta para que ese discurso cuajara en el surgimiento del flamante nacionalsocialismo de Adolf Hitler. La incertidumbre económica y la inestabilidad política, que comenzaron a florecer con la primera posguerra, alcanzaron su punto culminante con la crisis de 1929 y se prolongaron en la amenaza de una expansión revolucionaria soviética después de 1945. El período central del siglo XX fue un semillero para que el fascismo brotara en otros escenarios: Europa Occidental, Europa oriental, América latina e incluso el Lejano Oriente. Es esa consistencia en las causas de su aparición lo que vuelve tan pertinente el análisis comparativo de Buchrucker.

El recurso a la "solución fascista", que entre las clases propietarias y sectores conservadores pareció al principio un medio legítimo para contener la oleada revolucionaria, se mostró al final costoso, peligroso y finalmente suicida: su culto de la prepotencia, su sujeción sin límite a caudillos carismáticos e histriónicos y su apología machacona del derecho del más fuerte concluyó en el estallido bélico más sangriento de la historia, y desató tensiones y persecuciones que provocaron, además de millones de víctimas humanas, pérdidas irreparables de bienes materiales y espirituales sobre los cuales cimentar una vida colectiva de convivencia y respeto. El penetrante texto de Buchrucker brinda un panorama ejemplar y sintético de esa aventura irracional del mundo moderno junto al que revivieron espectros que se consideraban sepultados entre los recuerdos más tenebrosos de la historia de la especie.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?