D´Elía denunció un intento de golpe y llamó al acto de mañana

Acusó a Duhalde y al campo; acordó sus palabras con el ex presidente Kirchner
(0)
17 de junio de 2008  

Luis D´Elía tomó el micrófono y lanzó la invitación en tono de afrenta. "Convocamos a todos los argentinos a la plaza para evitar el golpe de Estado económico de Eduardo Duhalde, los ruralistas y Clarín. "

Fue ayer por la tarde, en un hotel abandonado del Once, donde el Gobierno cedió a las organizaciones sociales, horas antes de que las cacerolas tronaran en todo el país. Sus palabras, según supo LA NACION de fuentes oficiales, fueron el resultado de una charla que el piquetero mantuvo con el ex presidente Néstor Kirchner, con quien acordó la línea de la convocatoria oficial al acto en repudio al campo.

Al menos hasta anoche, aquel era el plan que la Casa Rosada urdía como principal estrategia en el conflicto que ha puesto en jaque al sistema político, y que hoy, tras las protestas de las cacerolas, quedó en revisión.

"El jefe de la conspiración es Eduardo Duhalde, conocido golpista que goza de impunidad por los privilegios que le ha dado la década del 90 en la ostentación de su poder político y económico", agregó el piquetero, con tono encendido.

LA NACION le preguntó en qué elementos se basaban esas acusaciones. "Tenemos información, pero preferimos guardarla", dijo primero. Y luego agregó: "Además, hoy [por ayer] estuvo Raúl Castells, que es un vocero encubierto de Duhalde, protestando en la Plaza de Mayo contra la política del Gobierno con el campo".

Y remató: "Y Duhalde fue quien comandó los saqueos en el conurbano en 2001 y no descartamos que ahora esté planeando saqueos en Lomas de Zamora". También acusó de "golpistas y sediciosos" a los líderes de las cuatro entidades rurales.

Horas después, Duhalde repudió las acusaciones en un comunicado en el que reclamó diálogo y cuestionó a "los que actúan con las categorías de la guerra", según las cuales "el triunfo deviene por la eliminación del que piensa diferente", el ex presidente rechazó las palabras de D Elía.

"El ex presidente Eduardo Duhalde no responderá a las agresiones, pues ello sólo serviría a los fines de quienes pretenden generar una escalada de violencia y el peor favor que podemos hacerles a nuestra democracia y a nuestras instituciones es entrar en el juego de la provocación", señala el comunicado, enviado por el vocero de Duhalde, Luis Verdi.

"El doctor Duhalde ha reclamado desde un principio la apertura del diálogo y la resolución en paz de este problema que afecta a todos los sectores de la producción y del trabajo. Y sostiene que sólo los que actúan con las categorías de la guerra pueden creer que el triunfo deviene por la eliminación del que piensa diferente", culmina el texto.

Las palabras de D Elía, una de las únicas voces del oficialismo que se hicieron públicas ayer, evidenciaron que el clima en torno de la movilización de mañana era de extrema tensión. En los hechos, en él depositó la Casa Rosada la convocatoria para participar del acto convocado en la Plaza de Mayo por el oficialismo en repudio al paro agropecuario, lo que provocó una fuerte tensión en el PJ (de lo que se informa por separado).

Las palabras de D Elía se potenciaron con el silencio de otras voces oficiales. Y contrastaron con la propuesta del vicepresidente Julio Cobos para propiciar un debate en torno de las retenciones.

La del diputado Carlos Kunkel fue la otra palabra oficial que se hizo pública ayer. Kunkel respaldó la invitación de D Elía. "Queremos que la ciudadanía pueda expresarse en defensa de la democracia", dijo.

Poco después, sonaron las cacerolas. Y comenzaron los replanteos.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.