Suscriptor digital

Viajar al trabajo... 20 mil kilómetrosen avión

Este año cerca de 5000 jóvenes argentinos volarán a Estados Unidos para desempeñarse en centros invernales, un 25% más que el año último, gracias a los llamados programasWork &Travel. Conozca destinos, ofertas y tendencias de una modalidad que no para de crecer
(0)
29 de junio de 2008  

Un viaje es en sí mismo una experiencia que alegra la vida. Y si, encima, se puede ir a trabajar por unos meses a un destino interesante y divertido, ya sea un centro de esquí o una ciudad hermosa al borde del mar, y solventar todos los gastos con ese esfuerzo, entonces la ecuación cierra por todos lados.

En eso consisten, básicamente, los programas de Work & Travel, que apuntan a jóvenes de menos de 30 y que cada año reclutan más gente. De hecho, se estima que en diciembre próximo viajarán cerca de 5000 personas a trabajar en centros vacacionales de Estados Unidos. Esto representa un 25% de aumento en relación con los más de 4000 chicos que partieron durante la temporada última por medio de esta modalidad.

Ximena Elordi es una adolescente argentina que pasó sus últimas vacaciones como ayudante de cocina en el geriátrico The Kalama Heights, en la isla de Oahu, Hawai. "Durmiendo con seis amigas en un departamento alquilado", según cuenta. Ella, como los tantos jóvenes que participan de la experiencia del Work & Travel, pagó por esta aventura unos 2500 dólares, entre pasaje, alojamiento y costo del programa, que recuperó con su propio salario en este siempre soleado hogar de ancianos hawaianos.

Hoy existen varias agencias que se dedican a ofrecer esta clase de viajes, pero el mercado se ha concentrado en seis jugadores fuertes en el nivel local. Estos son: Weusa, Asatej, TIJE, Welcome Abroad, Ciudad Universitaria y Startravel.

Sin duda, Estados Unidos es el país en el que casi todos los alumnos argentinos quieren aterrizar. En comparación, los otros destinos son menos masivos ya que apenas unos 1500 jóvenes en total prefieren buscar empleo, o combinar trabajo y estudio en países como Canadá, Sudáfrica, Irlanda, Inglaterra, Nueva Zelanda y Australia.

Aunque parezca un fenómeno consolidado desde hace mucho, el Work & Travel es un producto relativamente nuevo en la Argentina, con exactamente doce años en el mercado. En su primera temporada (1997-1998) convocó apenas a 18 argentinos; el verano siguiente partieron 100, y en 2000 ya eran 1000 los que viajaban al exterior con la excusa de ganar un sueldo lejos de casa. Es decir, el volumen del Work & Travel se multiplicó por cinco en los últimos ocho años.

Entrevistas previas

Las agencias de viaje más importantes en este rubro organizan todos los años las llamadas ferias de trabajo . Para estos eventos, que se llevan adelante entre fines de julio y mediados de septiembre, se convoca a una veintena de empleadores y gerentes de personal de centros de esquí y grandes resorts hoteleros de Estados Unidos. Los directivos vienen especialmente a la Argentina a entrevistar a los jóvenes que trabajarán para ellos de diciembre a marzo. En esos meses, la temporada invernal arde allá arriba y la gasolina que necesita la proveen decenas, sino cientos de adolescentes dedicados a atender mostradores, bares, cocinas o, en el mejor de los casos, como instructores de esquí.

Las ferias no sólo se realizan en Capital Federal, sino que ahora están llegando a las principales ciudades del interior, como Mendoza y Córdoba. Es un buen dato para los candidatos del interior, que hasta el año pasado debían viajar a Buenos Aires para entrevistarse con los empleadores.

"El programa de Estados Unidos apunta a alumnos universitarios o terciarios, menores de 30, que acrediten su condición de estudiantes y que tengan un nivel de inglés que les permita sostener una charla informal", explica Gilda Mussano, a cargo del área de Educación de Asatej.

La mayoría de los programas cuesta entre 800 y 900 dólares, a los que hay que sumar otros 1000 de pasaje, los 131 del visado al país del Tío Sam y los 500 que exige la embajada de Estados Unidos para llevar en concepto de "dinero de bolsillo".

Parece mucho, pero casi todos los estudiantes recuperan ese dinero sin problemas y hasta hacen una diferencia si se esfuerzan al máximo. Les pagan 7 dólares la hora, que a un promedio de 40 horas semanales suman unos 280. Ese es el piso, pero hay quienes consiguen varios empleos y multiplican por dos su ingreso.

"Se escucha de todo, desde chicos que se trajeron 5000 dólares ahorrados hasta los que se gastan todo lo que ganaron viajando por Estados Unidos, porque esta clase de visado, J1, les permite quedarse hasta 25 días más para recorrer el país", destaca Mussano. Hay que aclarar que el programa asegura un mínimo de horas de trabajo para cubrir el costo del alojamiento, las comidas y tener un resto en el bolsillo.

Justamente, en TIJE hicieron una encuesta sobre 50 jóvenes que partieron el año pasado a hacer una experiencia de trabajo en el exterior y sólo dos no lograron recuperar el dinero. "El que va a ganar plata o al menos a cubrir gastos se prepara muy bien antes del viaje: elige el destino, el empleador, y tiene una perspectiva bastante clara de los ingresos que quiere obtener", comenta Jimena Del Mazo, gerente del departamento de Educación, Trabajo y Voluntariado de TIJE.

La clave del éxito

Los programas de Work & Travel ofrecen dos alternativas muy definidas: la primera es que los jóvenes tengan una entrevista con la agencia de viajes, en la que se les informa acerca de las distintas ofertas de trabajo disponibles y la perspectiva de ingresos para cada destino. La agencia hace una preselección de candidatos y, cuando llega el día de la feria, se encarga de presentarlos a los empleadores, que llegan desde centros de esquí de Colorado y Montana, entre otros sitios. Los gerentes de personal entrevistan a los jóvenes y el fichaje se hace ahí mismo.

"Cada vez contratan más argentinos porque, en general, acreditan un buen nivel de inglés, cultura general, flexibilidad para desempeñarse en cualquier posición y una personalidad expansiva", asegura Del Mazo.

La otra posibilidad es partir como independant , es decir, sin haber sido fichado por un empleador, pero con los contactos suficientes como para conseguir un empleo sin despeinarse más de la cuenta. La tendencia de los últimos años ha sido el crecimiento de esta modalidad.

"Las ferias siguen convocando un buen número de gente, pero los independants son cada vez más. Antes, los candidatos necesitaban tener el trabajo asegurado, tal vez por desconocimiento de estos programas, pero ahora que ya conocen de qué se trata aprendieron a buscar por las suyas una vez que están allá", comenta Pablo Aquino, encargado de Relaciones Institucionales de Weusa.

Por ejemplo, Hawai es un destino que no está tan desarrollado en la modalidad del Work &Travel; de hecho no hay empleadores de ese lugar que vengan a las ferias en Buenos Aires, y por eso muchos argentinos se van allá como independientes con una visa de tipo H2B. Esta clase de visado extiende a cinco meses el tiempo de estada y amplía de 18 a 40 años la franja de edad de los candidatos, a los que tampoco se les pide que sean estudiantes. La exigencia más dura es que tienen como máximo dos semanas para conseguir trabajo. "Los que se van con la H2B son chicos que ya viajaron antes con programas de Work &Travel, conocen el paño y quieren volver a un destino para trabajar por un período más prolongado y tal vez hacer una diferencia mayor que cuando se fueron la primera vez", afirma Del Mazo.

Otros rumbos

Aunque Estados Unidos es el destino por excelencia para trabajar entre diciembre y marzo, existen otros países que también son atractivos en este aspecto. Sergio Allegro, director de Ciudad Universitaria, una empresa que se dedica exclusivamente al Work & Travel, afirma que tienen un producto único para Europa. "Nosotros ofrecemos Andorra como alternativa; el año pasado enviamos a 56 personas que realmente disfrutaron mucho la experiencia de trabajar allí", sostiene. El costo del programa en este caso es de 900 euros, más el aéreo.

Las otras agencias también ofrecen destinos variados de Work & Travel y Work & Study, un mix de trabajo y estudio. Por ejemplo, Weusa tiene un programa a Inglaterra por 1500 libras y a Irlanda por 1300 euros, a los que hay que sumar el precio del aéreo en ambos casos.

Pero en estos ejemplos hay que ser claro: en Europa el tiempo de recupero de la inversión es más largo, porque el costo de vida en euros es más alto que en Estados Unidos, además del pasaje. "Nosotros proponemos un mínimo de seis meses, pero lo mejor para cubrir gastos y salir ganando en Europa es ir como mínimo por un año", analiza Aquino. Además, existen programas como el Au pair , para cuidar niños en Francia, Holanda y Bélgica, como países alternativos a Estados Unidos.

Respecto de los destinos que más han crecido en los últimos años, Eugenia Cutrone, a cargo de los programas de intercambio de Startravel, cuenta que Nueva Zelanda dio apenas 100 visas de Working Holydays en 2005 y que para este año otorgó 1000. "Los cupos se lanzaron en diciembre y en febrero de 2008 ya estaban agotados", asegura.

Algunas agencias de viaje también ofrecen pasantías rentadas, por un período más largo que los tres meses del Work & Travel, y que en este caso apuntan a graduados universitarios y terciarios. Como el paquete que vende Welcome Abroad para los alumnos recibidos en escuelas de gastronomía argentinas, a los que se da la posibilidad de viajar a Estados Unidos para demostrar sus habilidades en las majestuosas cocinas de hoteles de Las Vegas, Connecticut y Lake Tahoa, según informa Daniela Abelson, del departamento de Trabajo en el Exterior de esta agencia.

A fin de cuentas, dicen los que alguna vez pasaron por un programa de Work &Travel, los que viajan no buscan tanto hacer una diferencia económica, sino más bien vivir una experiencia afuera, con un trabajo real, valerse por sí solos, lejos del calentito y umbilical café con leche que prepara mamá cada mañana. Porque viajar es, también, uno de los primeros hitos de crecimiento de la vida adulta.

Nueva Zelanda, paraíso del dólar 2 a 1

Marcelo Erijimovich tiene 20 años y el verano pasado se fue con amigos a Nueva Zelanda. Pagó un pasaje de 2000 dólares y estuvo allá tres meses, trabajando por períodos de dos semanas en los oficios más diversos: desde pelar y exprimir naranjas para una confitería que servía jugos hasta cosechar guindas, servir de mozo y lavar autos. Junto con sus compañeros de aventura, se compró allá una camioneta por US$ 3000 y, al irse de ese país, la vendió al mismo precio. Se alojó en un hostel de Auckland llamado Fat Camel, parada obligada de muchos argentinos, por US$ 20 la noche. "Fueron los mejores días de mi vida", dice hoy, con una melancolía demasiado tanguera para su edad.

Nueva Zelanda es un destino que seduce cada vez más a los jóvenes argentinos, no sólo porque la vida es más económica que en Estados Unidos y Europa, allí el dólar neozelandés está en una relación de 2 a 1 con el peso, sino también porque la visa de trabajo y vacaciones (Working Holyday Visa) permite quedarse hasta 12 meses. Además, las posibilidades laborales son muy variadas, porque hay playas, centros de esquí y, según cuenta Marcelo: "Los productores agrícolas se desesperan para que coseches sus frutas porque si no pierden el negocio". Otra de las curiosidades de este destino es que, para cobrar un sueldo, hay que abrir una cuenta bancaria, ya que todo se paga en forma electrónica.

Este año, cerca de 1000 argentinos elegirán Nueva Zelanda para trabajar y disfrutar, según informaron a LA NACION fuentes de la embajada de ese país, y adelantaron que ya funciona en Buenos Aires el llamado Club Transpolar Argentino, cuyo objetivo es vincular a aquellas personas que estuvieron de viaje en esas tierras, famosas por tener más ovejas que gente. "También se busca asesorar a los que se están yendo a Nueva Zelanda y necesitan algunos consejos", explicaron en la embajada. Para quienes quieran hacer una consulta, la dirección del club en Internet es: www.clubtranspolar.com.ar .

Datos útiles

La agenda del Work & Travel

Asatej

4114-7585

E-mail: work@asatej.com.ar

Web: www.asatej.com

Próxima feria de Work & Travel: 24 de agosto

Weusa

4773-7327/28

E-mail: info@weusa.com.ar

Web: www.weusa.com.ar

Próximas ferias de Work &;Travel: 11 y 24 de julio

Ciudad Universitaria

5031-1775

E-mail: work@ciudaduniversitaria.com

Web: www.ciudaduniversitaria.com

Próximas ferias de Work & Travel: 5 y 15 de agosto, 3 de septiembre

TIJE

5272-8438

E-mail: trabajo@tije.com

Web: www.tije.com.ar

Próximas ferias de Work & Travel: 26 de julio y 9 de agosto, en Buenos Aires; 11 de agosto, en Mendoza

Welcome Abroad

4322-6639

E-mail: daniela@welcomeabroad.com.ar

Web: www.welcomeabroad.com.ar

Próximas ferias de Work & Travel: 9 de julio y 14 de agosto

Startravel

5199-4445/48

E-mail: eugenia.cutrone@startravel.com.ar

Web: www.startravel.com.ar

Próximas ferias de Work & Travel: 11 de julio; 15 y 24 de agosto; 5 de septiembre; 6 y 26 de septiembre

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?