Suscriptor digital

Algo del espíritu de Vladimir Maiakovski

Subiottoy otra apuesta a la poesía
(0)
2 de julio de 2008  

El círculo de Maiakovski. Texto y dirección: Marcelo Subiotto. Con: Jimena Anganuzzi, Oscar Albrieu Roca, Julián Bloch, Ornella Galeotta, Julieta Graziani, Fernando Llosa y Marcelo Subiotto. Iluminación: Sergio Costessich. Escenografía: Alejandro Bracchi. Vestuario: Mercedes Arturo y Julieta Sandez. Puerta Roja, Lavalle 3636 (4867-4689). Sábados, a las 20.30. Duración: 55 minutos.

Nuestra opinión: Regular

Marcelo Subiotto vuelve a escena en el triple rol de dramaturgo, director y actor, y lo hace con toda la sensibilidad a la que ya tiene acostumbrados a los seguidores de su entrañable Amadeo, el personaje de Amores metafísicos y Coplas del cartonero masón que supo cosechar buena cantidad de seguidores. Ya no en ese rol, Subiotto indaga en la obra y en la vida de otro poeta -el ruso Vladimir Maiakovski-, para transformarla en material dramático.

Un grupo de revolucionarios se reúne para llevar a cabo un extraño rito que tiene como objetivo traer el espíritu de Maiakovski. Según han entendido en alguno de los escritos del poeta, él mismo dejó las instrucciones para realizar esta tarea y lograr reorganizar una revuelta popular. Las trabas son muchas, pero vencen todas y Maiakovski aparece, pero no habla ya de revolución sino de su amor por Lili.

La idea es buena y pone en primer plano la figura de un ser de sensibilidad exquisita y de fuerza arrasadora, pero dramatúrgicamente la pieza tiene problemas, algunas trabas que no la dejan fluir con naturalidad. Hay algo seco en la propuesta que choca contra la poesía y la rompe. Y deja al descubierto una trama algo desprolija, con innumerables entradas y salidas que no terminan de justificarse. El trabajo de iluminación tiene deficiencias que no ayudan.

A pesar de eso, Subiotto, sabe rodearse de buenos actores a los que dirige con precisión, lo que permite que se luzcan, por ejemplo, Jimena Anganuzzi y, sobre todo, Fernando Llosa, que compone a un viejo adorable al que es difícil no querer ver en escena.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?