Suscriptor digital

Un conflicto sin solución

El inesperado viaje del joven Nayar a España para sumarse a Recreativo de Huelva, otro caso de la fuga a Europa por medio de la patria potestad
(0)
2 de julio de 2008  

"La situación es complicada. Los clubes no tienen muchas armas para combatir este tipo de cosas. Boca invierte mucho dinero en los juveniles y es injusto que de un día para el otro te los saquen así nomás por la patria potestad." La frase le pertenece a Pedro Pompilio; la misma podría corresponder a la actualidad, pero pertenece al 6 de enero de 2000. Aquella vez, pero desde el cargo de vicepresidente de Boca, Pompilio se refería al conflicto con Fabricio Coloccini, que tiempo después terminaría emigrando abruptamente a Milan. Ejemplo que indica que el robo de talentos de los poderosos de Europa a los clubes de países del subdesarrollo no es inédito. Por estas horas, la institución de la Ribera vuelve a estremecerse por otro caso de un precoz futbolista criado en su semillero que se aleja inesperadamente, seducido por las promesas empresariales y las mieles de una economía mucho más sólida.

Sebastián Nayar, de 20 años, nacido en Capital Federal y con sólo una presencia en la primera boquense (debutó en la 15a fecha del Clausura, en el éxito 2-1 ante Racing), se subió a un vuelo de Iberia con destino a España..., y no con fines recreativos. Ayer, mediante su sitio web oficial, Recreativo de Huelva, club donde actúa el santafecino Marco Ruben, anunció la contratación de Nayar por cuatro temporadas. La noticia hizo explotar de ira a las autoridades xeneizes. El propio Pompilio tomó la palabra y le reclamó públicamente a la AFA que "defienda" el patrimonio de los clubes de nuestro país.

"Es una locura que esto vuelva a ocurrir, los clubes tienen todas las de perder. El jugador (por Nayar) tiene contrato con Boca hasta 2012 y eso está registrado en la AFA. Cuando los españoles nos pidan el transfer se lo vamos a negar. Me gustaría hablar con los responsables del club que lo fichó para explicarles lo incómoda que es la situación, porque se trata de un caso de incumplimiento de contrato y no de patria potestad", señaló Pompilio.

Nayar, supuestamente inducido por el empresario Mariano Franco, el mismo que realizó la operación de Oscar Trejo (ver aparte) y quien ya no visita el predio de Casa Amarilla con la asiduidad de otras épocas, hizo caso omiso a la voluntad de Boca y emigró al Viejo Continente, convencido de que la ley lo beneficia. "Boca me ofreció tres mil pesos por mes y mi familia y yo no podemos vivir con eso. El tren pasa una sola vez; se me presentó esta oportunidad de jugar en el fútbol español y la tomé. No me arrepiento de nada", se defendió ayer quien era considerado el futuro reemplazante de Sebastián Battaglia. La patria potestad, se recuerda, es el conjunto de deberes y derechos que tienen los padres para decidir lo mejor para sus hijos cuando éstos aún son menores de edad.

Recreativo de Huelva le solicitará el transfer correspondiente a la AFA para poder inscribir al jugador en la Liga española y presentarlo en los próximos días, pero como el mismo no sería remitido, recurriría a la FIFA para que esta entidad destrabe el conflicto..., en su favor. En España afirman que esa cláusula a la que se refiere Pompilio no tiene ninguna validez. "Terminó su contrato el 30 de junio", puede leer en la página web de Recreativo.

En alguna oportunidad, Pompilio censuró la injerencia de Michel Platini en la fuga de talentos de América a Europa: "Con él como presidente de la UEFA será todo peor, ya que ayudará a los fallos en favor de los equipos europeos".

Nayar no llegó a completar 90 minutos en la primera de Boca; sin embargo, hace aproximadamente un mes recibió una oferta de AZ Alkmaar, de Holanda por 650 mil euros, pero el club boquense la rechazó. ¿Qué hará Boca? Una presentación ante la FIFA. Según la reglamentación, al haber jugado menos de 10 partidos en la máxima categoría, Nayar podría pasar los próximos cinco meses inactivo y luego quedar en libertad, aunque eso no indica que se cumpla.

Pompilio manifestó que realizaron una carta de intención con la Federación Española y la AFA para que no se permita más la inscripción de los futbolistas en este tipo de casos. En definitiva, casi siempre los poderosos le sacan los recursos a los más pobres. ¿Acaso, durante la gestión de Mauricio Macri, Boca no compró a casi una decena de chicos de Argentinos..., para reforzar su semillero? El embrollo promete tener varios capítulos más. Otra vez se repite una historia que parece no tener una solución definitiva.

  • Cerezo, hombre fuerte del Aleti, habló de negocio

    Enrique Cerezo, titular de Atlético de Madrid, dio su punto de vista en el programa 90 Minutos de Fútbol, de Fox Sports: "El fútbol es un negocio y esas negociaciones pueden suceder entre jugadores grandes o chicos. Ahora no recuerdo que un jugador joven, por la patria potestad, haya llegado al Atlético".
  • Federico San Millán:

    En 2007, con 13 años y ofertas de Racing e Independiente, realizó pruebas en clubes españoles y quedó en Getafe.

    Oscar Trejo:

    Los padres invocaron la patria potestad y el jugador, con 18 años, pasó a Mallorca a fines de 2006. Hubo litigio e intervención de la FIFA.

    Leandro Depetris:

    Se fue de River a Milan, con solamente 9 años; volvió a Núñez y hoy, a los 20, juega en Brescia, de Italia.

    Fernando Forestieri:

    Sus padres se lo llevaron de Boca en 2006 por la patria potestad; se asentó en Italia, pasó por Genoa y hoy está a préstamo en Siena. Jugó en el seleccionado Sub 19 de ese país.

    Germán Pacheco:

    Goleador de la categoría 91, en 2007 cambió Vélez por Atlético de Madrid, donde su padre consiguió trabajo.

    Martín Acevedo:

    En marzo de 2007, con 12 años y jugando en las infantiles de Boca, se fue a probar a Atlético de Madrid.

    Fabricio Coloccini:

    En 2000, con 17 años, tras una disputa judicial con Boca, se fue a Milan luego de que su padre utilizara la patria potestad.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?