Suscriptor digital

Plan de viviendas para los militares

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Se destinará a los suboficiales
(0)
4 de julio de 2008  

Los militares fueron los rivales emblemáticos elegidos por Néstor Kirchner. Ahora Cristina Fernández de Kirchner encuentra en el ámbito castrense al único lugar alejado del conflicto con el campo. Entre denuncias públicas del ex presidente sobre campañas de desestabilización, la Casa Rosada intenta mostrarse cerca de las Fuerzas Armadas. Y ayer la Presidenta anunció un plan de construcción de 7607 viviendas destinado a suboficiales.

El proyecto costará 590 millones de pesos y Cristina Kirchner anticipó que se estudiarán alternativas para que los oficiales también accedan a casas propias.

En la Escuela de Suboficiales Sargento Cabral se armó un acto para escuchar a la Presidenta. En Campo de Mayo no hubo manifestaciones opositoras, menos escraches o cualquier clase de hostigamiento a los gobernadores peronistas Daniel Scioli (Buenos Aires), Mario Das Neves (Chubut), Celso Jaque (Mendoza), Juan Manuel Urtubey (Salta), José Luis Gioja (San Juan) y el radical Gerardo Zamora (Santiago del Estero). Fabiana Ríos (Tierra del Fuego) llegó cuando los funcionarios ya se habían retirado.

La referencia a la calma del encuentro vale en una semana de actos oficiales asediados por protestas. También porque Kirchner gritó una vez en Campo de Mayo una frase que recuerdan los militares. "No les tengo miedo", les dijo el entonces presidente, que, ayer, unas horas antes de que hablase su esposa, aseguró que el campo no hizo un golpe de Estado sólo porque los militares son democráticos. Los dichos de Kirchner fueron comentados en voz baja por los asistentes en la escuela de suboficiales.

La Presidenta llegó en automóvil al no poder utilizar el helicóptero por la niebla. Scioli hizo menos caso a las recomendaciones de seguridad y llegó por vía aérea al predio. Pero el caso aquí es que Fernández de Kirchner tuvo la visible voluntad de encabezar el acto. Hasta pidió disculpas por la demora -apenas media hora- a los mil suboficiales que la escucharon. La mandataria quiso hablar frente a la tropa antes de la comida de camaradería, tradicional cena del mando militar a la que asistirá el próximo lunes.

Además de los gobernadores, flanquearon a la Presidenta la ministra de Defensa, Nilda Garré, y el ministro de Planificación, Julio De Vido. También los cuatro principales jefes castrenses, el brigadier general Jorge Chevalier (Estado Mayor Conjunto), el teniente general Roberto Bendini (Ejército), el almirante Jorge Godoy (Armada) y el brigadier general Normando Costantino (Fuerza Aérea). Fernández de Kirchner reservadamente, pero a la vista de todos, dialogó durante 15 minutos con la ministra y los jefes. Aseguran que la Presidenta estudia números para anunciar un aumento salarial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?